Fraudes con tarjetas de crédito (clonación)


La guerra de los clones

Los fraudes con tarjetas de crédito o débito están aumentando exponencialmente. Del total de las reclamaciones a los bancos, el 70 por ciento es por estafas de este tipo. Las pérdidas para clientes, bancos y comercios son millonarias.

La situación de las tarjetas de crédito y débito en México es precaria.

Por si no fuera suficiente lo complicado que es tener acceso a una, y las altísimas tasas de interés cobradas por los bancos, se suman las acusaciones de fraude.

Las tarjetas de crédito son seguidas como el producto financiero con mayores incidencias de supuesto fraude
Las instituciones financieras están obligadas a regresar el dinero a sus clientes por el monto de aquellos cargos que no conozcan
El país que tiene el récord con la mayor cantidad de denuncias es Estados Unidos. De todos los fraudes, el 47 por ciento ocurre en EU

Del total de las reclamaciones a los bancos, el 70.3 por ciento corresponde a fraude por  uso de las tarjetas de crédito.

Además, la banca pierde aproximadamente 100 millones de dólares anuales debido a la clonación de tarjetas.

Pero aún más preocupante es que una proporción cada vez mayor de las reclamaciones de fraude concluyen con que no se requiere la presencia física de la tarjeta de crédito, que es clonada de manera electrónica sin que su titular se percate hasta que llegan los cargos a su estado de cuenta.

A esto hay que agregar que, aunque una gran proporción de las reclamaciones se resuelve a favor de  los usuarios, solo poco más de la mitad del monto total reclamado es recuperado.

Esta información es de acuerdo a un análisis de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en base a información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CBNV).

Este reporte contiene datos recaudados durante el primer semestre del 2013 y cubre las actividades de 27 instituciones financieras.

Dentro de las reclamaciones por fraude de tarjeta de crédito, el 28 por ciento corresponde a supuestos fraudes que ocurrieron sin la presencia física de la tarjeta. El 71 por ciento corresponde a fraudes que se dieron en transacciones de terminal, y solo 1 por ciento a fraudes realizados en cajeros automáticos.

La alta proporción de estafas virtuales quizá no debería de sorprender, ya que datos de la empresa de seguridad Symantec apuntan que México es uno de los países con mayor presencia y crecimiento de cibercrimen, solo por debajo de China y Sudáfrica.

Cabe apuntar que el monto total reclamado por fraudes de tarjetas de crédito fue de mil 729 millones de pesos, de los cuales el 52 por ciento fue devuelto debido a que el 84 por ciento de las reclamaciones fueron resueltas a favor de los usuarios.

Ante esta situación, la Condusef recomienda a las instituciones financieras limitar el número de intentos posibles en la sección de transacciones de sus páginas de Internet, así como extender el uso del chip en los plásticos.

En cuanto a los usuarios, la Condusef recomienda resguardar los datos personales y los de la tarjeta de crédito, además de verificar la autenticidad del sitio donde se está intentando realizar una transacción.

Para los negocios la única, pero importante recomendación, es asegurar la identidad de la persona antes de cerrar una venta.

¿Cómo funciona el fraude?

Para que un fraude de tarjeta de crédito o débito pueda funcionar, el ladrón necesita obtener y utilizar la información real de algún usuario.

Los datos necesarios son el nombre del usuario, número de la tarjeta, emisor, número de seguridad y fecha de expiración.

Esto puede realizarse tanto de forma física como virtual.

El robo de esta información puede darse sustrayendo la tarjeta físicamente, pero también puede obtenerse su información electrónica a través de terminales de venta y cajeros fraudulentos.

Esta información puede después usarse virtualmente para hacer transferencias o compras por Internet, o puede usarse insertándola en una tarjeta vacía.

Virtualmente, sin embargo, el ladrón no requiere obtener la información desde el plástico en sí. La información se encuentra atacando las bases de datos de instituciones financieras o de comerciantes.

Esto permite robar la información de millones de usuarios a la vez, sin la necesidad de sustraer sus tarjetas físicamente. Esos datos después pueden ser usados para cometer fraudes o puede ser vendida para que otros lo hagan.

Fraudes gigantes

Recientemente los robos virtuales de información han vuelto a las noticias debido a que en 2013,  tres casos de gran escala fueron revelados en Estados Unidos.

Dos de ellos involucraron las bases de datos de Target y de Neiman-Marcus.

El tercero fue el robo de datos de más de una docena de empresas estadounidenses y multinacionales, e involucró la obtención ilegal de más de 160 millones de números de tarjetas.

El reporte de la Condusef indica que durante el periodo de estudio hubo 2.2 millones de reclamaciones monetarias, de las cuales más del 67 por ciento (es decir, más de 1.4 millones) tuvieron origen en un posible fraude por robo, extravío, falsificación, comercio electrónico o transferencias.

La cifra representa un aumento de 10 por ciento contra lo reportado en el mismo periodo en 2012.

Se muestra además que las tarjetas de crédito son seguidas como el producto financiero con mayores incidencias de supuesto fraude por las tarjetas de débito, con más del 26.6 por ciento de las reclamaciones, y por los depósitos a la vista, con más de 2.7 por ciento de las reclamaciones.

De las instituciones analizadas por la Condusef, 20 observaron aumentos en su nivel de reclamaciones, dos se mantuvieron igual, y cinco mostraron bajas.

Banco Azteca, Afirme, Actinver, Banco Ahorro Famsa e Invex son quienes encabezan la lista de aumento de reclamaciones.

Dentro de las tarjetas de crédito, el principal motivo de reclamación (con 96 por ciento de las quejas) son los cargos no reconocidos por consumos no efectuados, seguidos por los productos no reconocidos, retiros no reconocidos, e inconformidad por alteración de pagarés.

Las clonaciones de plásticos es una práctica común en México por lo que las autoridades recomiendan cuidar la información clave de las tarjetas

Si al momento de revisar tu estado de cuenta de la tarjeta te das cuenta que no reconoces algún cargo, lo más probable es que hayas sido víctima de clonación.

Cuando un delincuente tiene en su poder el número de la tarjeta, el código de seguridad al reverso y el nombre del titular, es muy fácil que realice cargos en diferentes tiendas departamentales.

Esto puede efectuarse clonando un plástico, lo que generalmente hacen bandas delincuenciales, o pagando por internet, lo que puede hacer cualquier persona sin mayores complicaciones. Por ello se recomienda mantener estos datos fuera de cualquier peligro.

Si esto sucede, las instituciones financieras están obligadas a regresar el dinero a sus clientes por el monto de aquellos cargos que no conozcan. Sin embargo, no siempre sucede.

En el caso de tarjetas con chip, esto será siempre y cuando la compra no haya sido autorizada con el chip de la tarjeta, entonces las personas tienen el derecho de reclamar el dinero de los cargos que no reconocen.

Tanto el Banco de México como la Condusef protegen a los consumidores y garantizan la devolución del dinero dentro de los cuatro días siguientes al reclamo.

De nuevo, esto no siempre sucede y así surgen las reclamaciones a la Conducef, que puede proceder o no tener éxito.

La comodidad de las tarjetas de crédito, la opción a financiamiento instantáneo, en estos tiempos puede significar un riesgo importante para los usuarios, por lo que se recomienda tomar precauciones y sobre todo, cuidar sus datos.

Pagar sin sacar la cartera

Por la sofisticación que han logrado los smartphones y el acceso a Internet en muchos lugares, ya es posible dejar el dinero y las tarjetas de crédito seguras en casa a la hora de salir a gastar.

La empresa global PayPal ofrece el nuevo PayPal Mobil Kit, que puede ser integrado a la aplicación móvil de cualquier negocio para que sus clientes paguen sin arriesgar los datos de su tarjeta.

Por medio de un dispositivo móvil, como una tableta o teléfono inteligente con acceso a Internet, se puede pagar fácilmente la cuenta de restaurantes, bares, cafés y tiendas.

La primera vez hay que bajar la aplicación de un comercio afiliado con PayPal al smartphone, relacionar la cuenta PayPal y relacionar dicha aplicación para pagar sin sacar la cartera.

Este proceso es más sencillo de lo que parece, y solo se tiene que hacer la primera vez que se usa la app. Después de eso, comprar está a un solo click.

PayPal ya tiene más de 143 millones de cuentas activas y procesa 9 millones de pagos diarios.

En México está volviéndose popular la aplicación e-pago que permite liquidar la cuenta de los restaurantes afiliados sin utilizar físicamente, y arriesgar, la tarjeta.

¿Qué pasa en otros países?

Los fraudes de tarjetas de crédito ocurren alrededor de todo el mundo.

Los últimos publicados por The Nilson Report sobre robos en tarjetas durante el 2012 afirma que más de 11 mil 300 millones de dólares fueron recaudados por delincuentes que se dedican a hacer estos delitos.

El país que tiene el récord con la mayor cantidad de denuncias es Estados Unidos. De todos los fraudes registrados, el 47 por ciento ocurre en territorio estadounidense.

Entre los más afectados, después de los tarjetahabientes, se encuentran los emisores de tarjetas, que perdieron 3 mil 400 millones de dólares en el 2012, seguidos por los comerciantes que registraron una pérdida de 1 mil 900 millones de dólares.

También es importante destacar que este tipo de robos se encuentran a la alza.

El último año del que se tienen cifras oficiales, establece un incremento del 15 por ciento de fraudes con respecto al año inmediato anterior.

De manera reciente, la tienda Target fue colocada en los reflectores por ser víctima de un ataque de hackers que robaron la información de más de 40 millones de tarjetahabientes que realizaron compras en alguna de sus sucursales. De manera similar, hace unos meses se robaron los datos 152 millones de clientes de Adobe Systems.

Que este tipo de fraudes ocurran sobre todo en Estados Unidos va de la mano con el hecho de que es el país que tiene más tarjetas de débito y crédito (1 mil 200 millones en el último conteo del 2013). Sin embargo, los europeos también destacan por ser los que más caen víctimas al robo de datos personales.

En caso de clonación, actuar rápido 

A pesar de que en la práctica puedan surgir muchas dificultades y la aplicación de la ley nunca es exacta, a continuación te presentamos los pasos que las autoridades recomiendan seguir una vez que se identificas la clonación de una tarjeta:

1. Cancela la tarjeta. Inmediatamente después de percatarte de un cargo desconocido, te debes comunicar al banco para reportar el delito y cancelar la tarjeta. Esto evitará que los ladrones continúen robando mientras se investiga el caso.

2. Presenta tu queja. Las víctimas de clonación cuentan con plazo de 90 días naturales contados a partir de la fecha de corte para presentar una solicitud formal de reclamación. El escrito puede ser presentado directamente en el banco o de manera electrónica.

3. Llena el formato. Las instituciones financieras tienen formatos especiales para interponer las devoluciones. Es importante que como cliente te asegures de recibir el acuse de recibo que contiene el número de folio, fecha y hora de recepción de la solicitud.

4. Declaración de hechos. Además del formato de aclaración, se debe relatar de manera sencilla la experiencia de haber sido despojado de tus fondos. Este es un documento clave para conseguir una resolución favorable.

5. Apoyo en las autoridades. Los fraudes de tarjetas suelen ser complicados y los bancos pueden llegar a abusar de sus clientes. Es importante que te apoyes de la Condusef y otras autoridades competentes para defender tus derechos.

> 70%

De las reclamaciones de fraude en México corresponden a tarjetas de crédito

> 100 mdd

Es la pérdida de la Banca al año por clonación de tarjetas

> 28%

De fraudes de tarjeta de crédito ocurren sin la presencia del plástico

> 1% fraudes

De tarjeta de crédito son realizados en cajeros automáticos

> 1,729 mdp

Monto reclamado en tarjetas de crédito en el primer semestre de 2013

> 26.6%

Reclamaciones de fraude corresponden a tarjetas de débito

> 11,300 mdd

Son recaudados por delincuentes que se dedican a estos delitos

> 47%

De fraudes ocurren en EU. Es el país con la mayor cantidad de denuncias

> 40 millones

De datos de tarjetahabientes fueron robados de la tienda Target en EU

> 152 millones

De clientes de Adobe Systems en EU sufrieron robo de datos

> 3,400 mdd

Lo que perdieron los emisores de tarjetas

en 2012

> 1,900 mdd

lo que perdieron los comerciantes en EU por estos fraudes, en 2012

> 15%

Es el incremento de fraudes del último año, según cifras oficiales, con respecto al año anterior

Fuente: http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/la-guerra-de-los-clones

Saludos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s