Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II


Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II

CICAPP Consultoría

Consultoría y Capacitación en Investigación, Prevención y Protección

Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II

Traducido Junio 3,2014

Introducción

En el tip anterior, ofrecimos recomendaciones sobre cómo iniciar una entrevista telefónica. Al comienzo de una entrevista por teléfono, los objetivos del investigador son:

1) Obtener el compromiso del sujeto a ser entrevistado por un periodo de tiempo razonable.

2) Dialogar con el sujeto en un ambiente privado.

3) Presentar la entrevista de una manera que aliente la honestidad.

Una vez que estas metas se hayan alcanzado, el investigador buscará información sobre el aspirante mediante las debidas preguntas.

La correcta redacción de las preguntas

Debido a la falta de posibilidad de evaluar el lenguaje no verbal durante una entrevista telefónica, es especialmente importante el redactar apropiadamente las preguntas. Un principio fundamental sobre la formulación de preguntas es que un investigador jamás debe de frasear una pregunta de una manera que busque provocar que el sujeto revele voluntariamente información negativa sobre el aspirante. Hacerlo es ir en contra de todos los dogmas de la naturaleza humana. Aún y cuando se esté entrevistando a una persona que sea muy honesta y veraz, el investigador debe reconocer que es difícil ofrecer información negativa sobre un conocido que está siendo sujeto de una investigación sobre sus antecedentes. Por ende, las preguntas de la entrevista deben ser redactadas no solamente para inspirar veracidad, sino también para impedir las mentiras. La manera apropiada de la redacción de preguntas durante una entrevista se puede reducir a los siguientes lineamientos:

No hacer preguntas negativas

Durante una entrevista telefónica reciente en la cual fui contactado para proveer información de antecedentes sobre un conocido, el investigador me preguntó “¿Usted no sabe de ningún tipo de problemas que (aspirante) tuvo con drogas, alcohol o comportamiento delictivo, o sí?” A esto se le llama pregunta negativa, la cual está expresada de una manera en la que se predice o se espera concordancia. Preguntas negativas como “¿Usted nunca ha sido testigo de algún abuso de alcohol por parte de (aspirante), o sí?” o “El aspirante es patriota, ¿o no?” inspiran a la mentira y hasta para la persona más honesta es bastante improbable que conteste “De hecho, usted se equivoca. El aspirante es miembro de un grupo terrorista.”

No haga preguntas compuestas.

Una pregunta compuesta hace referencia a múltiples comportamientos dentro de la misma. Considere la pregunta del apartado anterior “¿Usted no sabe de ningún tipo de problemas que (aspirante) tuvo con drogas, alcohol o comportamiento delictivo, o sí?” como ejemplo de una pregunta compuesta. Cuando yo contesté “No” a esta pregunta, ¿me estaba refiriendo al abuso de alcohol, al uso de drogas o al comportamiento delictivo? – El investigador no tiene ni la menor idea. Un sujeto engañoso se enfocará psicológicamente en las partes de la pregunta compuesta en las que está diciendo la verdad. Esto hace que la detección de las mentiras sea muy difícil. Estos tres aspectos del comportamiento (uso de alcohol, uso de drogas o comportamiento criminal) deben de ser abordados de manera separada durante la entrevista (a cada comportamiento le corresponde su propia pregunta).

No utilice frases que se presten a interpretación durante una entrevista.

Una frase subjetiva permite que el sujeto entrevistado asigne su propio significado e interpretación a una palabra en específico en la pregunta. En el ejemplo anterior, el investigador me preguntó si el aspirante tenía “problemas” con el alcohol, drogas o delitos. Considere que yo sé que este aspirante en particular fuma marihuana los fines de semana y se toma ocho bebidas por noche. Dependiendo de cómo defina yo “problemas”, puedo fácilmente justificar mi respuesta negativa a la pregunta. Las preguntas de una entrevista deben buscar información objetiva que no se preste al criterio del sujeto. Preguntas como “¿Le ha dicho alguna vez el aspirante que ha experimentado con drogas ilegales?” o “¿Alguna vez ha cometido un delito el aspirante?” dan cabida solamente para una respuesta veraz, y cuando no se da dicha respuesta veraz es fácilmente detectable, como en el siguiente caso: “…nunca me ha dicho que haya experimentado con ninguna droga pesada”, a lo cual debemos continuar con la pregunta de seguimiento, “¿Qué drogas sociales le ha dicho que ha experimentado?”

No utilice calificadores inapropiados durante una pregunta de la entrevista.

Durante mi entrevista telefónica me preguntó, “¿Sabe usted de algún riesgo de seguridad que (aspirante) presente?” Esta pregunta contiene la frase calificativa de “Sabe usted”. Esta pregunta debió de haberse expresado simplemente, “¿(Aspirante) presenta algún riesgo para la seguridad de nuestro país?” Otra frase calificativa que debe ser evitada cuando se están realizando preguntas de una entrevista son, “Usted recuerda…”, “Usted piensa…”, “De casualidad usted…”

Cuando puede que un sujeto no tenga una respuesta exacta para la pregunta, es apropiado usar frases calificativas. Por ejemplo, “De casualidad, ¿usted sabe cuándo (aspirante) viajó por última vez al extranjero?” No obstante, cuando se busca información específica, tal como si el aspirante ha sido o no sujeto de una investigación criminal, la pregunta no requiere ningún tipo de estimación del sujeto. Una de dos, o el sujeto conoce dicha información o no la conoce. Entonces, la pregunta “De casualidad, ¿sabe si (aspirante) ha sido sujeto de una investigación criminal en los últimos dos años?” invita a una respuesta falsa.

Utilice las preguntas de opinión apropiadamente.

Tal como el nombre lo sugiere, las preguntas de opinión buscan una evaluación cualitativa por parte del sujeto. Algunos ejemplos de preguntas de opinión son, “En una escala del 1 al 10, ¿cómo evaluaría usted el patriotismo de (aspirante)?” o “¿Cómo describiría usted el temperamento de (aspirante)?” Las preguntas de opinión no están diseñadas para substraer información que incrimine al aspirante, sino para evaluar la posible información que el sujeto entrevistado tenga sobre un aspecto en particular del aspirante. Considere que un sujeto describió el temperamento del aspirante así: “Como todos, él pierde los estribos de vez en cuando, pero nunca ha tenido un problema de ese estilo conmigo.” Esta respuesta sugiere varias preguntas de seguimiento que podrían lograr obtener información objetiva e importante. Por ejemplo:

“¿Cuándo fue la última vez que ha visto a (aspirante) perder los estribos?”

“¿Qué causó que los perdiera?”

“¿El problema se volvió físico?”

“¿Cuántas veces por semana o por mes (aspirante) pierde los estribos?”

“¿Qué es lo peor que ha visto a (aspirante) hacer cuando pierde los estribos?”

“¿Por qué cree que (aspirante) nunca ha perdido los estribos con usted?”

Un error común de los investigadores es que cuando hacen preguntas de opinión es que no las hacen en el momento en el que la opinión del sujeto es favorable o necesaria. Por ejemplo, si yo califiqué el patriotismo del aspirante con un “10”, el entrevistador debió haberme pedido que mencionara ejemplos para fundamentar por qué le di una calificación tan alta al patriotismo del aspirante.

Es inapropiado usar preguntas de opinión para obtener información específica sobre los antecedentes o idoneidad de un aspirante. Por ejemplo, una respuesta negativa para la pregunta de opinión “¿Usted considera al aspirante como una amenaza a este país?” no ofrece ningún tipo de seguridad sobre la posible amenaza que el aspirante represente para los Estados Unidos. Las preguntas de entrevista que buscan una opinión, no deben ser usadas como la base para la decisión de si se contrata o no se contrata al aspirante, sino deben ser usadas como la introducción para información más objetiva.

Haga preguntas basadas en el comportamiento.

El propósito esencial de realizar una investigación de antecedentes es obtener información objetiva sobre un aspirante que refleje las cualidades que tiene para desarrollarse propiamente en determinado puesto. El investigador necesita establecer información específica sobre lo que el aspirante ha o no ha hecho en áreas relevantes. Esto requiere de la realización de preguntas basadas en el comportamiento.

El primer paso para planear una investigación de antecedentes, es identificar los temas que se necesitan discutir. Para un aspirante en particular, el investigador puede llegar a tener la siguiente lista:

  • Experiencia militar
  • Relaciones familiares
  • Educación
  • Uso de alcohol
  • Uso de drogas ilegales
  • Comportamiento delictivo
  • Ofrecer o recibir sobornos

Una vez que las temáticas de la entrevista se hayan identificado, el investigador debe desarrollar un subconjunto de preguntas que refieran a cada uno de los temas. Estas preguntas adicionales harán que se gaste más tiempo en la entrevista, no se puede sobre sobre-enfatizar la importancia de realizar preguntas que refieran a comportamientos específicos. Un principio fundamental para la detección de mentiras es que es mucho más fácil mentir a una pregunta abierta que a una que refiera específicamente a un comportamiento que seguramente el sujeto ha realizado. Un cajero de banco que ha robado dinero sobrante de su cajón de efectivo experimentará poca ansiedad cuando dé una respuesta negativa a la pregunta “¿Alguna vez ha usted robado dinero del banco?” Empero, este mismo cajero experimentará un nivel de ansiedad considerable si se le pregunta “¿Alguna vez ha tenido dinero sobrante en su cajón?” Un investigador competente debe hacer preguntas que estimulen el mayor nivel de ansiedad si el sujeto decide mentir a la pregunta.

Además, al desarrollar preguntas específicas, el tema debe ser introducido con preguntas que no sean amenazantes para que se le permita al sujeto hacer admisiones menores. Esto se hace para establecer un patrón en que el sujeto que información a cada pregunta. Las preguntas deben eventualmente de dirigirse a áreas más relevantes. El siguiente cuestionamiento debería ser efectivo en la búsqueda de información específica sobre el uso de alcohol un aspirante:

¿Qué tipo de bebidas alcohólicas toma (aspirante)?”

¿Qué tantas veces a la semana toma usted bebidas alcohólicas con (aspirante)?

¿Qué tantas veces por semana (aspirante) consume alcohol?

¿Cuál es el mayor número de bebidas alcohólicas que ha visto a (aspirante) ingerir?

¿Alguna vez (aspirante) ha conducido después de consumir más de seis bebidas?

¿Alguna vez (aspirante) ha consumido alcohol antes de la hora de la comida?

¿Alguna vez han discutido sus amigos o compañeros de trabajo el uso de alcohol de (aspirante)?

En conclusión, ciertamente es posible conducir una investigación efectiva de antecedentes por teléfono. Las diferentes áreas de la entrevista deben ser tratadas por separado el investigador necesita estar consciente de la correcta redacción de las preguntas de la entrevista para provocar respuestas veraces. Cuando se detecte un posible engaño, es importante hacer preguntas de seguimiento para evaluar mejor la respuesta o provocar una admisión.

This Investigator Tip was developed by John E. Reid and Associates Inc. 800-255-5747 http://www.reid.com

Los invitamos a nuestro próximo curso de “La Técnica Reid de Entrevistas de Contratación”

Marzo 13, 2015

Centro Comercial Antara

Edificio Ernest & Young

Colonia Polanco

Cd. de México

Informes con:

Graciela Diaz

CICAPP Consultoría

info.cicapp@gmail.com

www.cicapp.net

Saludos

@MarioMeneses_

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s