ENTREVISTA A FERMÍN CRISÓSTOMO ORTEGA | @XtremSecure


fcofoto1

En el “Mundo de la Seguridad” es un honor encontrarse con verdaderos maestros en el tema; en esta ocasión logramos entrevistar a Fermín Crisóstomo además de ser un experto en temas de seguridad, es una persona que sabe conducirse con respeto, amable y de fácil trato.

¿Quién es Fermín Crisóstomo Ortega?

Soy una persona dedicada al estudio de la incertidumbre en las organizaciones. He tenido el privilegio de participar en movimientos por la seguridad del comercio internacional, como BASC, C-TPAT, PBIP, que me han permitido un acercamiento al tema del crimen organizado transnacional, sus efectos en las organizaciones de negocios y las soluciones globales basadas en sistemas de gestión estandarizados. La oportunidad de implementar sistemas de gestión, me ha llevado a impulsar la certificación del talento de las personas y la capacitación orientada a la productividad como las mejores prácticas para incrementar la competitividad de las organizaciones, la estabilidad de las economías.

Otro fenómeno que atrapa mi interés, es la seguridad informática, por su inherente carácter global y por el despliegue de poder, que exhiben los grupos cibercriminales, los hacktivistas y los aparatos de espionaje gubernamentales. Si tuviera que definirme: diría que soy alguien con más preguntas que respuestas.

Háblenos de la Seguridad Privada en México, ¿a qué retos se enfrenta actualmente?

Creo que el primer reto, y tal vez el más importante, es de definiciones; permíteme una analogía: La educación es un derecho universal reconocido, incluso, en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Nuestra Constitución consigna ese derecho en su Artículo 3 y, obliga al Estado a proveer educación gratuita; gratuidad que debemos entender como una educación financiada, a través, de los mecanismos de acción colectiva del Estado. La educación privada, hoy, es una realidad que, en términos generales, se desempeña satisfactoriamente, incluso, se discute sobre la superioridad de su calidad respecto de la educación pública.

La seguridad también es un derecho universal, reconocido en nuestra Constitución en su Artículo 21 como función a cargo del Estado; la seguridad, al igual que la educación, es financiada a través de los mecanismos de acción colectiva del Estado. Pero, a diferencia de la educación privada, la seguridad privada se antoja como una realidad descafeinada, que se desempeña precariamente en el ámbito de la vigilancia, con una discutible calidad.

Así que, el reto principal: es definir si los empresarios y profesionales de la seguridad, podrán acreditar ante el Estado y ante el Mercado, como se hace en la educación privada, su capacidad de participar, más allá de la vigilancia, en el aumento de la certidumbre para vivir en comunidad y para hacer negocios, o pugnarán por preservar el precario confort de sus actuales empresas.

¿La seguridad privada es una extensión de la seguridad pública, o al revés?

Tu pregunta me hace recordar la frase de Teodoro Levitt que dice: “La gente no quiere comprar un taladro de un cuarto de pulgada, quiere un agujero de un cuarto de pulgada”.

Gustave de Molinari, a mediados del siglo XIX, publicó “De la production de la securité”; en su texto, Molinari plantea que el objeto de la sociedad, es la más completa satisfacción de las necesidades del hombre y que, entre todas las necesidades, la necesidad de seguridad, juega un papel muy importante; de ella se desprende la creación de estructuras cuyo objeto es garantizar la preservación de la persona y de los frutos de su trabajo. Ahora bien, Molinari también nos recuerda que hay una verdad bien establecida en la economía política: que la libertad de comercio tiene como resultado la mejor relación costo-beneficio para el consumidor, por lo cual, concluye que la producción de la seguridad debería permanecer sujeta a la libre competencia.

A pesar de que lo dicho por Molinari pueda parecer radical y utópico, vale la pena llamar la atención sobre el tema y provocar una discusión sobre los límites de los particulares en la producción y comercialización de los bienes públicos, como la seguridad.

Lo único que me queda claro es que necesitamos Seguridad para todos, financiada a través de los mecanismos de acción colectiva del Estado, pero, no necesariamente provista (o impuesta) por instituciones públicas.

¿Cuál es su opinión respecto a la venta de servicios privados de seguridad por parte de la seguridad pública?

Una de las funciones principales del Estado es el establecimiento y el mantenimiento de la garantía de igualdad de los ciudadanos. En otras palabras, debe garantizar un piso parejo, al menos en cuanto al acceso a los bienes públicos. Dado que la seguridad pública es financiada a través de los mecanismos de acción colectiva del Estado, este desplegará su capacidad de protegernos, dentro de los límites de los recursos de que disponga.

Para algunos individuos esa capacidad de protección puede resultar insuficiente, por lo que debe posibilitarse que accedan a un incremento de la capacidad, financiada por ellos mismos, es decir, seguridad privada, en tanto esa capacidad no resulte en afectaciones a la seguridad de otros ciudadanos.

Pero, es difícil aceptar que los recursos, y principalmente las facultades, de la seguridad pública, financiada por todos, sea utilizada para generar condiciones de desigualdad en la protección de los ciudadanos.

 ¿Qué es el Consejo Nacional De Normalización Y Certificación De Competencias Laborales (CONOCER)           y para qué sirve?

El talento es la moneda más segura en las economías modernas; los recursos naturales sin talento no producen bienestar; el talento es, simple y llanamente, la habilidad para hacer bien algo que produce bienestar. Pero, de muy poco sirve el talento latente; ese talento que no hemos logrado identificar ni desarrollar de acuerdo a las necesidades del mercado.

El CONOCER es el organismo que, en México, se encarga de: identificar las necesidades de talento del mercado laboral, transformándolas en estándares de competencia; fomentar el desarrollo del talento, mediante la capacitación basada en los estándares identificados y, reconocer el talento mediante procesos de evaluación y certificación del “Saber Hacer”.

Es un instrumento de gobierno que pretende mejorar la competitividad de nuestra economía, aumentando la productividad de las empresas, basándose en el desarrollo y certificación del talento.

La seguridad privada, siendo un sector de empleo intensivo de mano de obra, participa en los esfuerzos del CONOCER, a través del Comité de Gestión por Competencias. Hoy, es posible que las personas que desempeñan funciones laborales en este sector reciban un certificado, expedido por la Secretaría de Educación Pública (SEP), que acredita que hacen bien lo que el mercado laboral les demanda.

Para las empresas de seguridad privada, más allá del ineludible cumplimiento de sus obligaciones legales, la certificación de su personal puede ser un verdadero diferenciador de mercado, que brinde confianza a sus clientes.

¿Está de acuerdo en la creación de una Cámara de Seguridad Privada en México?

Siendo la seguridad, como se ha demostrado, factor de confianza para la inversión, y siendo la seguridad privada un sector que contribuye al aumento de la certidumbre en los negocios, la integración de este sector como órgano de consulta y colaboración del Estado se antoja indispensable. No obstante, me parece que los esfuerzos de integración no han logrado comunicar adecuadamente la visión, se habla más de la distribución de privilegios que del privilegio de contribuir al crecimiento de nuestra economía.

¿Cuál es su visión sobre la seguridad privada en 10 años, en México?

Hoy, la seguridad privada es un sector generador intensivo de empleos de mala calidad; en diez años, si bien se reducirá el número de empleados, la calidad de los empleos mejorará enormemente con la aplicación de tecnologías de disuasión, detección, alertamiento y control.

Hoy, es difícil arrancarle un peso, a muchos empresarios del sector, para inversión en talento; en diez años las condiciones de mercado provocarán que este sector invierta en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, como una condición de supervivencia.

Hoy, la principal aportación de la seguridad privada se limita al control de accesos y a la vigilancia por rondines; en diez años, la seguridad privada se transformará en el principal impulsor de los esfuerzos ciudadanos para la prevención mediante la reducción de la violencia en las comunidades.

¿Algo más que desee agregar?

Nada, solamente agradecer la oportunidad de compartir y el privilegio de servir.

Muchas gracias por su tiempo y su apoyo.

Fuente: http://xtremsecure.com.mx/?p=6348

Saludos

Mario Meneses
Seguridad Personal y Profesional.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s