#Seguridad y responsabilidad social: Armando Zúñiga Salinas


Seguridad y responsabilidad social: Armando Zúñiga Salinas

Tras un camino de preparación y pasión por la seguridad, las ventas y la sustentabilidad, el director general de Grupo IPS de México ha logrado alcanzar sus metas y continuar en el camino del éxito

Después de una carrera dentro de las ventas en diferentes rubros, Armando Zúñiga se encontró con el sector de la seguridad privada en el año de la crisis en México, 1994, y a pesar de tener que emplearse en una empresa que correspondía a este industria, afirmó, en entrevista exclusiva con Seguridad en América (SEA), que convirtió esa crisis en una oportunidad.

Por tanto, aun incursionando en la seguridad por azares del destino, Armando encontró en ésta un área que actualmente es su pasión y en la cual encontró otros dos intereses: la responsabilidad social y el tema empresarial.

Encontrando oportunidades 

“Llegué a la seguridad por una crisis, jamás pensé en trabajar en una empresa así, sino que en el 94, me quedé sin trabajo y era difícil encontrar una oportunidad y me emplee en la compañía de mi tío político. Al empezar a laborar con él, me di cuenta que los procesos que tenían realmente eran muy pobres: llegaba la gente y se uniformaba, muchas veces hasta se les daba un arma sin tener la capacitación adecuada, no había forma de garantizar la confiabilidad de los guardias ya que únicamente dejaban sus documentos y se les daba el uniforme y se iban a trabajar. En esa época así era porque había muy pocas empresas y en realidad no había exigencias.

Entonces me di cuenta que en el sector hacía falta mucha formación en los empresarios, dirección, gerencia, supervisión y guardias; en todo había oportunidad de profesionalización y yo creo que fue lo que me llamó la atención”, aseguró.

Después de trabajar en la empresa de su tío, Armando creó su propia compañía de seguridad y a pesar de que tenía pocos recursos y no tenía la especialización en el tema, siempre buscó que las personas que contrataba fueran confiables, por lo que recurrió a especialistas para que aplicarán pruebas psicométricas a los guardias que reclutaba.

Sin embargo, Armando tenía la inquietud de prepararse y formarse, por lo que cuando tuvo la oportunidad se inscribió al diplomado de la Universidad del Valle de México (UVM) donde, aseguró, fue un cambio total puesto que comenzó a conocer realmente lo que era la seguridad y el papel de ésta en las empresas, es decir pudo entender al cliente y lo que espera éste de los servicios.

“Hacer ese diplomado me dejó mucho, después cursé el de Dirección de Seguridad en Empresas de la Universidad de Comillas, que me enriqueció profesionalmente y además conocí muchas amistades que me ayudaron a crecer como empresa y persona. De hecho actualmente sigo viendo a muchos de mis compañeros como don Camilo García Marcos, que fue un honor que estuviera conmigo en la generación.

Tiempo después tomé la preparación para ser CPP de ASIS Internacional, lo logré; me costó mucho trabajo y eso lo apreció mucho porque a mí me ha costado siempre el inglés, es mi ‘talón de Aquiles’, y tenía que leer como 16 libros en ese idioma; ¡imagínate! Me tardaba como 10 minutos por hoja o tenía que ver que me tradujeran, entonces fueron seis meses muy intensos, finalmente lo pasé y es algo de lo que siento mucho orgullo porque lo que más te cuesta es lo que más satisfacción te da.

Hasta ahora llevo 10 años de conservar la certificación CPP y bueno he ido a otros cursos, por ejemplo un diplomado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de Seguridad, lo triste es que sólo hubo tres generaciones, yo fui de la primera generación, pero ya no se imparte más”, comentó.

Presencia en la seguridad 

Armando no solamente tiene presencia en el sector de la seguridad por contar con su empresa, sino que también ha sido una persona que ha tenido participación activa, por ejemplo, fue presidente de ASIS Capítulo México, en donde uno de sus logros fue consolidar el diplomado que esta asociación ofrece a sus afiliados actualmente. 

“Tuve la oportunidad de ser presidente de ASIS Capítulo México hace ya cuatro años, esta etapa también ha sido muy satisfactoria ya que pude contribuir y servir a mis colegas de seguridad, además pude conocer a mucha gente. Hoy en día, ¡amo a ASIS! porque es donde me siento como en casa; llego y saludo a muchos amigos. Aquí encuentras personas que te dan un consejo o con quien generar un negocio.

Uno de los legados que dejé a mis compañeros fue el diplomado de ASIS; como tal ya había uno, pero se hacía con el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP). Ese año desafortunadamente no había presupuesto y por lo tanto no había participación de personal de gobierno y los costos eran muy altos. Por ello, ASIS Capítulo México desarrolló el suyo, el cual continúa impartiéndose hasta ahora”, relató.

Actualmente, Armando se encuentra participando en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nacional y Ciudad de México, en donde es consejero y dirigente de la subcomisión de Robo a Transporte y está al frente de la Comisión de Seguridad Pública, respectivamente.

“En Coparmex, me di cuenta que había una buena oportunidad en cuanto al tema de seguridad; no se estaba haciendo nada, por lo que me han abierto las puertas y hemos trabajado con las autoridades y se ha logrado crear una Comisión de Robo a Transporte.

Llegué a la confederación por recomendación de un amigo puesto que un día estábamos en un restaurante y de repente saludó a una persona y me dijo: ‘Oye, él es el presidente de Coparmex Ciudad de México’. Después de eso me invitó a colaborar y me llamó mucho la atención porque me platicó a grandes rasgos lo que hacía esta organización y desde hace tres o cuatro años me asocié”, comentó.

Responsabilidad social y sentido empresarial 

Tras cursar ya diferentes diplomados y cursos relacionados a la seguridad, Armando nos comentó que en su ímpetu de seguir aprendiendo comenzó a desarrollarse también en el tema empresarial ya que cursó el programa de Alta Dirección del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

“En el IPADE tuve el honor de calificar para dueños, éramos 65 empresarios; yo era de los más jóvenes, entonces imagínate, todo lo que pude aprender de personas que ya tenían bastante experiencia en el tema y estaban consolidados. Además de que los programas que tiene el IPADE son muy buenos, enriquecen mucho porque todos son método y caso.

Actualmente me sigo reuniendo con mis compañeros de generación, esta experiencia también me marcó mucho, ya no como profesional de seguridad, sino como responsable de un negocio. Este tipo de conocimientos te cambian puesto que empiezas a pensar más como empresario.

La parte empresarial también es muy importante porque ya te vuelves consciente de muchas cosas; por ejemplo, a mí me gusta hacer muchos programas y beneficios para mi gente, pero aprendí que si no hago buenos negocios y no genero utilidades, no podría seguir haciéndolos. Esa parte se va entendiendo y de alguna forma cambia tu visión y te hace mejor empresario”, indicó.

Asimismo, Armando señaló que tras varios años de tener su propia empresa, ha aprendiendo de los errores, lo cual considera que es una de sus mayores virtudes, por tanto la responsabilidad social entró en su panorama ya que se puede hacer algo por las personas que trabajan para ti, la sociedad y el medio ambiente, a través de temas como la ética en los negocios.

“Este cambio que se viene impulsando por una tendencia cada vez cobra fuerza y yo creo que está muy bien porque así puedo contribuir a través de lo que yo hago. Por ejemplo la seguridad puede contribuir; nosotros creamos programas para los jóvenes en donde promovemos el deporte, así como damos pláticas de bullying en las escuelas, entre otras actividades.

Por el lado medioambiental, hoy en día se vive un problema grave como el calentamiento global y yo creo que tenemos que ser conscientes y ayudar a generar conciencia entre las personas en cuanto al cuidado del agua y de los recursos naturales en general.

‘Las tres grandes patas’, llamadas así en la responsabilidad social, son la parte ética, de recomponer a la sociedad y combatir la corrupción en los negocios. Hacer negocios éticos y sustentables al servicio de la sociedad son los objetivos principales en este tema”, explicó.

Planes a futuro

Todavía falta mucho por hacer, por lo que el futuro está lleno de planes y proyectos para Armando ya que nos comentó que desea continuar trabajando, por ejemplo en el área de la educación ya que quiere coadyuvar para que se realice la primera licenciatura en Seguridad Privada; en la parte empresarial continuar colaborando en la Coparmex, y en su negocio trabajar para implementar un consejo administrativo.

“Quiero seguir conociendo la parte empresarial, me encanta lo que hago en Coparmex, tal vez en poco tiempo tome otro cargo ya no llevar una comisión sino tal vez una delegación; eso sí, voy a seguir como consejero. También me gustaría crear un consejo de administración con el cual pueda dar el salto de una empresa familiar a una formal. En el proceso debo encontrar un director general que pueda reportar a ese consejo donde yo sería el presidente. Logrando esto, me permitiría, primero, desligarme de la empresa y, segundo, garantizar que ésta subsista y sea un legado que deje para mi familia y ¿por qué no?, hasta para la misma sociedad, es decir, que sea algo que me trascienda y genere beneficios en general.

Creo que hay oportunidad de hacer más diplomados y generar más docencia en seguridad; uno de mis sueños tal vez en algún momento sería poder contribuir a que se desarrolle una licenciatura en Seguridad Privada, porque hoy en día hay en Seguridad Pública, pero no hay nada de la privada. Me encantaría”, afirmó.

Agregó que al concretar el asunto del consejo de administración, él podrá encontrar más tiempo para dedicarse a las actividades que hace en la Coparmex, en ASIS o en contribuir más a la sociedad; esta transición, indicó, la proyecta a cinco años ya que está trabajando en eso.

Finalmente, compartió algunas recomendaciones para los empresarios de seguridad como no dejar nunca de prepararse y de continuar haciendo y moviéndose ya que, afirmó, “si te quedas estático en este mundo en el que hoy vivimos, tarde o temprano va a llegar alguien y te va a quitar tu negocio”.

“Lo que este año te dio resultado, el siguiente ya es obsoleto. Obviamente la formación es muy importante, pero también la parte de innovar y buscar cosas nuevas. Yo estoy convencido que en lo que hagas siempre puedes innovar, buscar hacer las cosas diferentes y eso es lo que te va a ir sacando adelante sobre tu competencia”, concluyó.

Fuente: www.seguridadenamerica.com.mx

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s