¿Que es una estrategia de #Seguridad Nacional? por el Instituto Español de Estudios Estratégicos, el gran think tank del ministerio de Defensa.


 

General Ballesteros: “La seguridad es lo primero que nos une a todos”

, Madrid

15/10/2016 00:09 | Actualizado a 15/10/2016 14:39

El General de Brigada, Miguel Ángel Ballesteros Martín, es el director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, el gran think tank del ministerio de Defensa. Su última obra, “En busca de una estrategia de Seguridad Nacional”, presentada en sociedad por el director del CNI, Félix Sanz Roldán, se configura como un manual imprescindible para tener un “método” en el análisis y el estudio de un asunto tan delicado. Ballesteros reclama a la población que esté al caso de lo que pasa en el mundo, compromisos presupuestarios a largo plazo para garantizar la mayor seguridad y tener claro que no estamos inmunizados al terrorismo yihadista. Y un aviso a navegantes:la unidad y el fraccionamiento da la seguridad.

¿Que es una estrategia de seguridad nacional?

Es aquella estrategia mediante la que se dirigen y coordinan todas las energías y fuerzas de la nación para proteger los intereses nacionales, allá donde se encuentren, y cumplir con los compromisos de las organizaciones internacionales de las que formamos parte como la UE, ONU o la OTAN. Organizaciones a las que hoy ayudas tú y mañana te ayudan a ti.

Su libro es un manual, una especie de método… ¿Por qué necesita un método la seguridad?

Primero hay que tener en cuenta que hay muy pocos países que tengan una Estrategia de Seguridad Nacional. Personalmente he vivido las dificultades con las que se encuentran los equipos encargados de su elaboración a partir de un papel en blanco y un bolígrafo.

Una tarea difícil

Precisamente, ese miedo escénico que genera el papel en blanco, es lo que he pretendido quitar con una metodología que va describiendo qué es lo que hay que analizar, estudiar y qué es lo que hay que escribir. El contenido será distinto para cada país. Pero en estos temas tan complejos, propios de un mundo globalizado y muy cambiante, conviene tener una metodología que te ayude y te evite irte por las ramas. Es un libro de utilidad para estudiantes de Ciencias Políticas o Relaciones Internacionales y para aquellos países que antes o después van a verse abocados a elaborar una estrategia de seguridad nacional.

-¿En qué se diferencia una estrategia de una estrategia de seguridad nacional?

En que en esta última se establecen líneas de acción frente a riesgos y amenazas que aprovechan todas las capacidades de la nación: las públicas del Estado y las privadas, como son las grandes empresas que gestionan infraestructuras críticas. Siempre en un ambiente de colaboración. Y sin olvidar el importante papel que hoy en día juegan los ciudadanos.

-¿Qué rol tienen?

Marcan las políticas. Especialmente la política exterior. La política interior la definen las élites. Pero en la mayoría de países democráticos las decisiones en política exterior se toman teniendo en cuenta la opinión pública.

-¿Un ejemplo sería Irak? 

Por ejemplo. Si se hubiera prestado más atención a la opinión pública probablemente se hubiera adoptado otra política o estrategia.

-¿Hasta qué punto se imbrican en una estrategia de seguridad nacional la división clásica entre seguridad interior y exterior?

Con el final de la Guerra Fría desapareció la fractura entre los dos bloques, lo que permitió la libre circulación de personas, mercancías y capitales entre países que hasta ese momento eran antagónicos. A esto se añade el papel de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación que favorecen el intercambio de conocimiento. La conjunción de estos factores da lugar a una progresiva globalización. Un fenómeno positivo en términos generales, pero que también es aprovechado por grupos terroristas y de crimen organizado en su beneficio. Y así, el 11 de Setiembre de 2001, Al Qaeda se mostró al mundo como un grupo terrorista global capaz de llevar a cabo mega atentados en cualquier parte del mundo, demostrando que los límites entre seguridad interior y exterior estaban desapareciendo. 

-Allí empezó todo

Los gobiernos toman conciencia de que es necesario articular una estrategia de seguridad nacional que aproveche todos los instrumentos del Estado: policías, Fuerzas armadas, tecnología, acuerdos internacionales, control financiero, etc. para luchar contra amenazas como el terrorismo global. Estrategias que promuevan la colaboración público-privada para proteger los intereses nacionales. Una estrategia capaz de prevenir y de preparar las capacidades que vamos a necesitar mañana para hacer frente a los nuevos riesgos y amenazas.

-¿Hay presupuesto para todo esto?

Los presupuestos siempre son escasos. La seguridad absoluta no existe; la seguridad es gradual, porcentual, comparativa… Así que hay que definir muy bien los intereses a proteger y priorizarlos. No es lo mismo proteger la vida de un individuo que de 33.0000 que fueron los fallecidos y afectados por los atentados del 11 S. Cada interés hay que clasificarlo y priorizarlo, y decidir qué recursos se dedican pero esto ya es política. El Gobierno dará prioridad a qué intereses proteger. Pero hay que tener en cuenta que no somos inmunes.

-La seguridad total no existe

Debemos conocer qué es lo que puede dañar nuestros intereses para evitarlo. Aunque la seguridad absoluta no existe, por muy eficaz que sean las fuerzas policiales, por mucha información que tenga el CNI, y por muy bien que trabajen nuestras Fuerzas Armadas dentro y fuera de nuestras fronteras, las 24 horas del día, los 365 días del año, siempre es posible recibir un atentado. Hay que saber asumirlo psicológicamente y ser capaces de resistir y de sobreponerse lo antes posible, es lo que se conoce con el nombre de resiliencia, uno de los pilares de la seguridad nacional.

-Habla de peligro, riesgo y daño. ¿Puede especificarlos?

Es lo que llamo “cadena estratégica”. El riesgo es aquello que sabemos que puede ocurrir pero no tenemos conocimiento cierto de que se pueda producir pero hay que poner los medios para evitarlo. Para entendernos, Al Qaeda siempre ha querido tener armas químicas pero no tenemos noticias de que las tenga. Eso es un riesgo. En cambio el DAESH o el mal llamado Estado Islámico sí sabemos que las tiene y que las ha utilizado. En este caso no se trata de una posibilidad sino de una certeza. El riesgo ha pasado a ser un peligro. Esas armas químicas procedentes de Siria, podrían llegar a utilizarse en Europa lo que constituye un peligro. Un peligro al que hay que hacer frente con planes adecuados y las capacidades necesarias para llevarlos a cabo.

-¿Cómo continúa la cadena? 

Si un enemigo utiliza sus armas para intentar doblegarnos nos encontramos en otro eslabón de la cadena, la amenaza. Y el daño, es el final de la cadena, se produce cuando se materializa la amenaza. La cadena hay que cortarla cuanto antes mejor y esto requiere planes y capacidades para afrontar los riesgos, los peligros y las amenazas. Sabemos que el DAESH a llevado ataques en Siria con armas químicas, deberíamos ser conscientes del peligro, como cualquier ciudadano es consciente del peligro cuando se entera que los ladrones han entrado en la casa del vecino, lo que le llevará a reflexionar si la seguridad de su casa debe ser reforzada.

-¿Hablando de vecinos, como intervienen nuestro entorno en esta estrategia?

Hay intereses comunes a varios países y en este caso lo lógico es desarrollar una seguridad colectiva. Obama ya lo dijo en un discurso en West Point durante su primer mandato: “La seguridad es lo que nos une”. La seguridad es más barata y mucho más fuerte y eficaz cuando estamos unidos.

-Volvemos al presupuesto…

España dispone de Estrategia de Seguridad Nacional y el Ministerio de Defensa ha desarrollado un sistema de planeamiento para determinar las capacidades que se necesitan. Esto nos sitúa a la cabeza de los países más avanzados en el planeamiento militar, lo que permitirá sacar el máximo rendimiento a los recursos humanos y materiales que los ciudadanos ponen en manos de sus Fuerzas Armadas. Pero no es suficiente con disponer de un sistema de planeamiento avanzado que nos permite definir las capacidades imprescindibles para hacer frente a los riesgos y amenazas, si no contamos con un compromiso presupuestario de las principales fuerzas políticas para los próximos años que permita llevar a cabo la fase de ejecución de capacidades que implican medios y personas preparadas y entrenadas para manejarlos.

Aunque estamos en una situación de crisis, esto no debería ser un problema para establecerse el compromiso presupuestario porque de otra manera no se puede llevar a cabo el planeamiento militar. Por otro lado es imprescindible una mayor implicación de los ciudadanos en la cultura de seguridad y defensa a través de un mejor conocimiento de lo que ocurre fuera de nuestras fronteras pero que nos afecta muy directamente.

-¿El conocimiento de lo que ocurre en el mundo?

Si, de esa manera tendrá criterio bien formado sobre el papel que España debe realizar en cada escenario internacional, en función de nuestros intereses y del compromiso adquirido por nuestra pertenencia a organizaciones internacionales, como la UE.

Dos ejemplos. Somos un país dependiente en un 70% de las importaciones de petróleo y gas procedentes de zonas concretas y ese petróleo y la mayor parte del gas nos llega a través de rutas marítimas que deben ser seguras para garantizar nuestro suministro energético. Otro más evidente, nuestra primera fuente de ingresos es el turismo internacional que depende de la capacidad económica de los países emisores y de otros factores como son las amenazas sobre mercados como Egipto o Túnez. Un atentado como el sufrido por Francia el 13 de noviembre pasado cometido por terroristas de DAESH entrenados en Siria ha dañado el turismo en Paris. La economía española es de las más abiertas del mundo. Nuestro estado del bienestar se basa en esa economía, por eso el español debería prestar más atención a lo que ocurre en el mundo.

-Póngame un ejemplo

Es muy difícil que la opinión pública tome conciencia de que habría que haber puesto más interés en el inicio de la crisis de Siria, porque había desconocimiento e incluso falta de interés sobre un tema que no parecía afectar a los europeos. Pero la llegada a las costas europeas de cientos de miles de refugiados procedentes de Siria se convirtió en un problema para la UE.

-Un desconocimiento que se añade a la queja general que no hay cultura de defensa

Sin duda. Al no tener esa cultura de defensa no es fácil adoptar medidas en las primeras etapas de la crisis, que por otro lado serían medidas de bajo perfil militar, con un mayor componente civil y bajo coste lo que permitiría cortar la cadena estratégica evitando que el riesgo se convierta en un peligro. Si no se adoptan las medidas adecuadas es fácil que se produzca una escalada en el conflicto, lo que requerirá soluciones más complejas y más costosas. A nadie le gusta enviar tropas con la posibilidad de tener que hacer uso de sus armas y a los que menos, a los militares. Cuando los militares entramos en una zona de conflicto bélico tenemos la sensación que alguien ha fracasado por acción o por omisión en las etapas anteriores.

-¿Ha habido algún caso de medida barata?

Sí, por ejemplo la operación Artemis de la UE, que se realizó en la República del Congo, en la zona de Bunia en 2003. Allí había cascos azules para garantizar la estabilidad de una región con gran cantidad de refugiados que huyeron de las matanza de 1994 en Ruanda Burundi. Cuando empezó a desestabilizarse la zona y con la memoria de la matanza de Hutus a manos de los Tutsis, la ONU aprobó rápidamente una resolución solicitando la intervención internacional y en 23 días, algo excepcional, se organizó una operación con 1800 efectivos militares de Francia a la cabeza y de otros nueve países de la UE, que con expertos en administración civil, negociadores y recursos económicos, llevaron a cabo una operación que apenas duró tres meses, hasta la retirada de las fuerzas que no tuvieron que emplear sus armas y resolvieron la crisis. En cambio, las fuerzas internacionales llevan más de 20 años en Bosnia y aún no es posible retirar las fuerzas. Allí el conflicto belico se logró detener cuando ya se había cobrado más de 100.000 muertos.

-Usted define la estrategia de seguridad nacional como un elemento de cohesión territorial

Sí, se lo explicaré con un ejemplo. Uno de los doce riesgos y amenazas de la ESN de 2013 son las emergencias y catástrofes, como los incendios forestales. Si cada provincia tuviera su sistema de extinción propio sin compartirlo, tal vez podría tener un avión contraincendios, lo que resulta insuficiente en un incendio de mediana entidad, pero si se hace una estrategia a nivel español, podemos tener decenas de aviones y una Unidad Militar de Emergencias que unidos a los medios locales, si serán suficientes para atacar cualquier fuego, e incluso podremos llegan a acuerdos con Francia o Portugal porque tenemos una fuerza contraincendios capaz de ayudar a nuestros vecinos y ellos de ayudarnos a nosotros. Esto es un sistema más barato que la división de los recursos. Por otro lado la compartimentación hace inviable la seguridad. Insisto, la seguridad es lo primero que nos une. Vamos hacia una integración de Europa por una cuestión de seguridad y competitividad.

-Hasta qué punto se integran en la ESN las autonomías, especialmente, en aquellas como Catalunya que tienen policía propia

Tiene todo el sentido que arrimen el hombro. Hay que contar con las comunidades autónomas porque forman parte de ese sistema de seguridad no sólo porque, como pasa en Catalunya, están los Mossos, sino por infraestructuras que hay ubicadas como centrales nucleares. No podemos dejar ninguna puerta sin cerradura. El sistema de seguridad debe ser global, de todos y para todos.

Portada del libro En Busca de una Estrategia de Seguridad Nacional

Fuente: http://www.lavanguardia.com

 Saludos

mariomenesessp@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s