Gerardo Laveaga Rendón fue nombrado por el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, como director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe)


Ciudad de México, 4 de enero 2017.- La Procuraduría General de la República informó que Gerardo Laveaga Rendón fue nombrado por el presidente de la República Enrique Peña Nieto, como director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

Haciendo un poco de memoria….

Laveaga y sus mentiras

Aupado por el presidente Calderón y el secretario de Gobernación, Gerardo Laveaga fue elegido en el IFAI a pesar de no cumplir con los requisitos. Los senadores prefirieron mirar para el costado y dejar que su designación corra.

ALFREDO JOYNER Y MARÍA IDALIA GÓMEZ

En agosto de 2001 Gerardo Laveaga Rendón fue designado director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), aunque no cubría los requisitos, pero en su currículum hizo parecer que así era.
Ocho años después, en 2009, cuando ya terminaba su segundo periodo al frente del INACIPE, logró ser ratificado para un tercero, a pesar de que el Estatuto Orgánico de ese organismo no lo permitía.
Aunque actualmente en los currículum vitae de Laveaga Rendón, que aparecen en Internet, varían algunos detalles, dependiendo si son para un libro, una conferencia o algún cargo público u honorífico, en varios de ellos oficiales presume que cuenta con dos maestrías cursadas en la Universidad Iberoamericana (UIA), la primera en Derecho y la segunda en Derechos Humanos. Sin embargo, estudió una sola.

Con todos estos antecedentes, Gerardo Laveaga se convertió el miércoles en consejero del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), promovido por el presidente Felipe Calderón, su antiguo compañero de la Escuela Libre de Derecho, y el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré.

Un nuevo cargo que obtuvo gracias a la omisión de los senadores, a pesar de su trayectoria y de la oposición de organismos no gubernamentales.

De cargo en cargo
En el círculo de juristas a Gerardo Laveaga se le considera como un abogado de derecha, con una carrera ascendente a partir de la llegada del PAN al poder.
Tras recibirse de abogado en 1986, con mención honorífica, de la Escuela Libre de Derecho, en donde coincidió con Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, inició estudios de posgrado en la Universidad de Londres, donde cursó algunas materias durante casi un año, entre 1989 y 1990, pero no obtuvo algún título oficial.
Su primer cargo público destacado fue como director general de Relaciones Institucionales del entonces Departamento del Distrito Federal, cuando era regente Manuel Camacho Solís. En ese cargo apenas permaneció un año entre 1991 y 1992.

Entre 1992 y 1996 transitó por las direcciones generales del Ministerio Público en lo Familiar y Civil de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), por la de prevención del Delito y Servicios a la Comunidad de la Procuraduría General de la República (PGR) y por la de Prevención del Delito de la PGJDF. En cada dirección estuvo un año en promedio.
Para 1996 saltó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación como Director General de Comunicación Social, por invitación del ministro Vicente Aguinaco, cargo que ocupó hasta el año 2000 y al año siguiente se mantuvo dentro del Poder Judicial de la Federación como Director General de Publicaciones y Divulgación de la Cultura Jurídica.

El INACIPE
El 9 de abril de 1996, el presidente Ernesto Zedillo, firmó el decreto que creaba el INACIPE, el cual se publicaría dos días después en el Diario Oficial. La intención de revivir este órgano fue contar con una institución que de forma seria y permanente profesionalizara y actualizara, principalmente, a los funcionarios encargados de la procuración de justicia en México.
El Decreto especifica, en su artículo noveno, que el director general del Instituto será designado por el presidente o a indicación de éste a través del coordinador de sector, en este caso el titular de PGR, y debe cumplir tres condiciones, una de ellas, ser mexicano y las otras dos:

“Poseer grado académico superior al de licenciatura que implique conocimiento especializado en alguna de las disciplinas penales. Haberse distinguido en alguna de las áreas relacionadas con las Ciencias Penales, en la labor docente o en la investigación, y tener obra escrita de reconocida calidad científica”.
Ninguno de estos dos requisitos cumplía Gerardo Laveaga, porque no tenía distinción alguna por su labor docente, de investigación u obra reconocida. Para entonces sólo había sido profesor de asignatura en la Universidad La Salle, con la materia de Teoría del Estado, y en la Universidad Iberoamericana, en la materia Sociología Jurídica.

En cuanto las obras publicadas hasta entonces eran tres y en las dos primeras sólo fue coordinador: Juventud en la paz, editada por el CREA en 1986, Entre abogados te veas, editada por EDAMEX, y La cultura de la legalidad, editada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas.
Pero tampoco cumplía los requisitos porque Laveaga Rendón no contaba con “un grado académico superior al de licenciatura”, como exigía el decreto del INACIPE. Ayer la Universidad Iberoamericana confirmó a un diario mexicano que cuando cursó la maestría en Derecho, entre 1994 y 1996, se le otorgó un diploma, pero “los estudios no eran reconocidos oficialmente por la Secretaría de Educación Pública”, especificó la UIA.
Fue hasta el 29 de junio de 2005, cuando Gerardo Laveaga recibió de esa Universidad el diploma de grado por esa misma maestría, pero ahora con el nombre de Derechos Humanos, porque con ese nombre fue incorporada ante la SEP. Precisamente en esas fechas, Laveaga Rendón logró su reelección al frente del INACIPE.
En una breve entrevista con este diario, Laveaga Rendón comentó: “cursé la maestría en la UIA y me dieron el título. Posteriormente, la UIA registró esa maestría, pero con otro nombre, y me expidieron otro. Tengo una maestría y dos títulos válidos”

“La legalidad y validez de un título depende de la institución que lo emite. En este caso, la Ibero. Tan fue legal que la SEP lo avaló”, añadió el director del INACIPE.

Su nombramiento como director de ese Instituto, sin cumplir los requisitos, se debió al entonces presidente Vicente Fox y, principalmente, al apoyo que recibió del entonces titular de la PGR, Rafael Macedo de la Concha, a quien dos años después, en noviembre de 2003, el INACIPE otorgó el doctorado honoris causa.

Tercera reelección
A mediados de 2009, Gerardo Laveaga debía abandonar su cargo como director del INACIPE, porque de acuerdo al Estatuto Orgánico, en su artículo 23, sólo podía reelegirse una vez y eso ya había ocurrido:
“El director general es la autoridad administrativa de mayor jerarquía del Instituto, su representante legal y presidente del Consejo Académico. Durará en su cargo cuatro años y podrá ser designado por un nuevo periodo”.
Sin embargo, Laveaga Rendón tuvo el apoyo de Felipe Calderón y de Marisela Morales, entonces subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR, además de otros funcionarios e integrantes de la Junta de Gobierno del Instituto, por lo que fue reelecto para un tercer periodo que concluirá hasta 2013. La explicación: no era preciso el artículo 23 y se prestaba a distintas interpretaciones.
En 2010, el Estatuto Orgánico del INACIPE sufrió una modificación en varios de sus apartados y actualmente se lee en su artículo 30: El director general es la autoridad administrativa de mayor jerarquía del Instituto. Durará en su cargo cuatro años y podrá ser reelecto por una sola vez”.

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

Un pensamiento en “Gerardo Laveaga Rendón fue nombrado por el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, como director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe)”

  1. Es una pena que en México habiendo tantos penalistas de gran calado -Ricardo Franco Guzmán, Juan Manuel Carlos Daza Gómez, Moisés Moreno Hernández, Javier Jiménez Martínez, Rodolfo Felix Cárdenas, Miguel Ontiveros Alonso, entre muchos otros- que pudieran darle nuevos aires a ese instituto, se vuelva a nombrar al mismo de siembre, a quien estando en ese cargo por más de diez años solo se preocupó por su círculo de amigos, soslayando la formación ni el nivel académico de los profesores.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s