Archivo de la categoría: Delincuencia

Exigen evitar ingreso ilegal de armas a México desde EU


La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades revisar las aduanas para evitar el ingreso ilegal de armas de fuego. Foto: Freepik

La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades revisar las aduanas para evitar el ingreso ilegal de armas de fuego

04/11/2017 17:56  HÉCTOR GONZÁLEZ ANTONIO

Ciudad Victoria, TAMAULIPAS

La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades federales y estatales revisar las aduanas, a fin de evitar el ingreso ilegal de armas de fuego.

El presidente del organismo que aglutina a por lo menos 14 cámaras locales, Julio Almanza, afirmó que éste se suma a la propuesta del gobernador Francisco García, consistente en impulsar acciones para erradicar la entrada de armamento, hecho que facilita un equipamiento desmedido de grupos delincuenciales.

Lamentablemente, para Estados Unidos el tema de producción de armas es altamente redituable y que genera sumas millonarias para el vecinos país”, lamentó.

“Sin embargo, se deben plantear acciones bilaterales para reducir la violencia en los Estados de la República Mexicana entre ellos, Tamaulipas”.

Señaló hechos violentos acontecidos en EU, como la masacre perpetrada en un festival musical en Las Vegas, donde un sujeto asesinó e hirió a decenas de personas desde un hotel, hecho que demuestra que facilitar la posesión de armas genera violencia.

“Esos hechos demuestran que también para los Estados Unidos representa un serio problema la facilidad con que una persona puede adquirir un número incontable de armas de fuego y cometer ilícitos”, indicó.

No obstante, también reconoció que entidades, entre éstas Nuevo León, y algunos organismos privados en localidades como Río Bravo, en Tamaulipas, han propuesto que los ciudadanos se armen para proteger sus patrimonios, lo cual resulta paradójico.

“Sí hemos visto esas propuestas y, en algunos estados, se han aprobado, en un principio por la preocupación de sectores productivos y sociedad en general de tener una mayor seguridad para su patrimonio y sus familias.

“Creemos que la verdadera acción a realizar es lograr la paz y tranquilidad que la ciudadanía exige y merece”, detalló.

Almanza recordó que, aunque por ley en México cualquier ciudadano puede contar con un arma de fuego para defensa propia, las autoridades responsables deben brindar seguridad para evitar que la de este país sea una sociedad armada.

Fuente. excelsior

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

Descarga gratis Libro de Victimología Forense


VICTIMOLOGÍA FORENSE
COORDINADORes:
FAUSTINA SANCHEZ RODRIGUEZ
EMILIO JOSE GARCIA MERCADER

AUTORES:
WAEL HIKAL
MARIA DE LOS ANGELES MIÑARRO GARRIDO
JUANA TERESA JIMENEZ
EMILIO JOSE GARCIA MERCADER
FAUSTINA SANCHEZ RODRIGUEZ
AURELIO LUNA MALDONADO
MARIA DEL MAR ROBLEDO ACINAS
ALFONSO C. ALIAGA CASANOVA
IZASKUN ORBEGOZO ORONOZ
MARIA DOLORES FUENTES BERMEJO
CARMEN TORRES SANCHEZ
SYRA BALANZAT ALONSO
JULIO SANCHEZ MECA
ANA I. ROSA ALCAZAR
CONCEPCION LOPEZ SOLER
JOSE ANTONIO SANCHEZ SANCHEZ
JUAN CARLOS CHACON CANOVAS
DIEGO MARTINEZ TORTOSA

Victimologia-Forense

 

Empleo: antídoto contra la #Violencia juvenil.


¡No inventemos el hilo negro! Podemos adaptar buenas prácticas en otros contextos del país y así ampliar las oportunidades de desarrollo personal y profesional de nuestros jóvenes. Salir de la espiral de la violencia es posible.

Alan López (@alanfabian07/ Animal Político

Los jóvenes son uno de los grupos más afectados por la crisis de violencia e inseguridad que vive el país. De 2004 a 2016, una de cada tres personas asesinadas en el país tenía entre 15 y 29 años. De éstas, el 88.8% eran hombres[1].

Además, el 50% de los jóvenes ha presenciado situaciones de conflicto en su hogar, el 66.5% ha sufrido actos de maltrato en su escuela y el 12% ha cometido un acto de vandalismo o ha tenido problemas con la policía, según datos de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2014.

Esta situación se agudiza cuando viven en zonas marginadas y con carencias sociales. La deserción escolar, el desempleo y la precariedad laboral son factores de riesgo relacionados con la delincuencia y violencia juvenil[2].

¿Qué podemos hacer para atender este problema?

A nivel internacional, algunos programas de prevención de la violencia y delincuencia se han enfocado en brindar a jóvenes oportunidades de realizar actividades productivas, incrementar su capital social y fomentar habilidades sociales y profesionales, al considerar que estas actividades pueden ayudar a reducir los comportamientos de riesgo y fortalecer sus factores de protección[3].

En esta línea, desde 2013, el gobierno municipal de Zapopan, Jalisco ha implementado el programa Jóvenes con Provenir, que ofrece becas para que jóvenes que han dejado de estudiar asistan a cursos de entrenamiento vocacional, independientemente de su condición laboral. Su premisa es que, al tener mejores empleos o continuar con su educación formal, los beneficiarios particularmente, aquellos que habitan en colonias con altos índices delictivos, tendrán menores riesgos de involucrarse en pandillas o con la delincuencia organizada[4].

La oferta de capacitación comprende una amplia gama de temas: tecnología digital e informática, entrenamiento físico, salud, idiomas, gastronomía, administración y finanzas, cultura y arte, oficios[5] y otros. Estos cursos se imparten en universidades públicas y privadas, institutos, academias y centros de capacitación.

Al concluir los cursos, los jóvenes deben prestar un servicio social comunitario. De esta forma, pueden aplicar los conocimientos adquiridos para mejorar aspectos de su comunidad.

En México Evalúa, publicamos recientemente un estudio realizado por investigadores de Stanford que analiza el impacto de este programa en la vida personal y profesional de los jóvenes de Zapopan. Específicamente, se evaluaron los efectos sobre su situación laboral y educativa, la transformación de su capital social mediante el acceso a redes profesionales, el incremento de sus expectativas académicas y laborales y, finalmente, la desvinculación de pandillas y grupos delictivos.

La evaluación comparó los efectos de un grupo de jóvenes residentes de Zapopan que recibieron el programa (grupo de tratamiento) y de un grupo de jóvenes que vivía fuera del municipio y que por razones ajenas no pudieron participar en los cursos (grupo de control). Se utilizó una metodología de aparejamiento (matching)[6] para identificar a los jóvenes de ambos grupos con características similares[7].

Los principales resultados del programa sobre el grupo de beneficiarios, en comparación con el grupo de control, fueron:

  • Más empleos: incrementó en 13 puntos porcentuales la probabilidad de obtener un empleo en aquellos jóvenes menores a 23 años.
  • Mejores salarios: mejoró en 14 puntos porcentuales el ingreso salarial de los jóvenes varones de menos de 23 años y que residían en colonias marginadas.
  • Mayor tiempo de trabajo: el número de horas laboradas a la semana aumentó entre 6 y 10 horas.
  • Más redes profesionales: incrementó en 22 puntos porcentuales la probabilidad de conocer a alguien con un título profesional.
  • Mayor optimismo sobre su futuro: incrementó en 7 puntos porcentuales la probabilidad de sentirse “muy bien” con respecto a su futuro.
  • Desvinculación de grupos delictivos: disminuyó en 22 puntos porcentuales la probabilidad de contar con amigos asociados a pandillas entre los jóvenes menores de 23 años que residen en zonas de alta marginación.

Este programa es un ejemplo exitoso de cómo realizar intervenciones focalizadas basadas en diagnósticos locales y evidencia empírica. Además, demuestra que la colaboración entre autoridades municipales, académicos y sociedad civil organizada es clave para la reducción de la violencia y la delincuencia.

¡No inventemos el hilo negro! Podemos adaptar estas buenas prácticas en otros contextos del país y así ampliar las oportunidades de desarrollo personal y profesional de nuestros jóvenes. Salir de la espiral de la violencia es posible.

* Alan López es investigador del Programa de Seguridad de México Evalúa. El autor agradece los comentarios y sugerencias de Jesús Gallegos y Mariana Nolasco, la edición de Laurence Pantin, así como el diseño de Miguel Cedillo. Este artículo está basado en el estudio de México Evalúa (2017). Evaluación de impacto del Programa Jóvenes con Porvenir, que fue posible gracias al trabajo de investigación de Beatriz Magaloni, Alberto Díaz y Brenda Jarillo de la Universidad de Stanford y a las facilidades otorgadas por la administración municipal de Zapopan 2012-2015, encabezada por el Dr. Héctor Robles Peiro.

[1] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2016). Microdatos de mortalidad 2004-2015; Preliminares de mortalidad por homicidio 2016. Consultados aquí.

[2] Farrington et al. (1986). Unemployment, school leaving, and crime. The British Journal of Criminology. 26:4. 335-356

[3] Levin, J. y J. Fox (2001). Dead Lines: Essays in Murder and Mayhem, Needham Heights, MA: Allyn & Bacon. Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (2013). “Policy scan and meta-analysis: Youth and employment policies in Latin America. Buenos Aires, Argentina”. Disponible en: http://www.labor-al.org/vlaboral/downloads/Youth_and_Employment_Policies_in_Latam.pdf

[4] Un diagnóstico de este programa realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford identificó una estrecha vinculación entre los índices elevados de desempleo y estancamiento económico y la inseguridad y vulnerabilidad social que afecta al municipio.

[5] Algunos ejemplos de estos cursos son carpintería, cosmetología, diseño de modas, fontanería, soldadura y herrería.

[6] La técnica de matching busca individuos en el grupo de control que sean similares al grupo de tratamiento respecto a las de variables que predigan la participación en el programa y que, a su vez, estén relacionadas con las variables de impacto que se analizan.

[7] Las variables que se utilizaron para realizar el matching fueron: género, edad, hijos, escolaridad, escolaridad de los padres, motivación para estudiar, tipo de escuela y grado de marginación de la manzana donde reside.

Fuente: mexicoevalua.org

Saludos

Mario Meneses

Expendedores de drogas operan libremente en mayor #Universidad de México: Video


Escrito por Parker Asmann Martes, 29 Agosto 2017

Un nuevo video ofrece una mirada al interior de las operaciones de los grupos dedicados al microtráfico en la mayor universidad de México, una señal de que la falta de control de las fuerzas de seguridad sobre los grupos criminales ha permeado la principal institución académica del país.

El video, filmado por el periodista mexicano Humberto Padgett para Grupo Imagen, parece mostrar la venta de estupefacientes sin reparos frente a la escuela de ingeniería en el campus principal de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuyo inmenso complejo alberga a casi 350.000 estudiantes y a más de 30.000 empleados por año académico.

En el video, al menos dos grupos de microtraficantes parecen estar vendiendo drogas a Padgett sin preocupaciones o dificultades. Padgett pudo comprarles marihuana, basuco, cocaína en polvo, heroína y LSD, y el grupo añadió que no había “nada que no pudiera comprar” (ver el video abajo).

Pero una persona descubrió que Padgett estaba filmando la transacción con una minicámara cuando compraba drogas a uno de los grupos.

“¿Está grabando con su celular?”, pregunta uno de los vendedores.

Padgett niega varias veces la acusación, afirmando que no está grabando. Entonces, los presuntos expendedores sacan tres pistolas y proceden a amenazar y agredirlo físicamente.

“¿Qué es lo que más quiere, su trabajo o su vida?”, se burlan de él.

Después de que se conociera el video en la red y de la amplia difusión sobre el hecho en diferentes medios informativos mexicanos, la UNAM denunció los ataques contra Padgett en un comunicado e interpuso una denuncia en la Procuraduría General de la República (PGR).

En un comunicado, la UNAM alega que esas personas no “tienen relación” con la universidad y que ya se han denunciado “en numerosas ocasiones” a las autoridades competentes. La universidad añadió que “seguirá promoviendo las medidas necesarias para combatir la venta de sustancias ilegales en espacios universitarios”.

Análisis de InSight Crime

Este nuevo video parece demostrar una vez más la incapacidad de las fuerzas de seguridad, sean federales o de la policía del campus, de controlar los grupos del crimen organizado en México.

La UNAM y otras grandes universidades no son, por supuesto, ajenas al microtráfico. En junio de este año, 13 presuntos microtraficantes fueron arrestados en el campus de la UNAM en posesión de varios narcóticos, principalmente cocaína y marihuana. Y poco después de eso se descubrió que en el campus operaba una red de por lo menos 20 personas vinculadas al cartel Tláhuac, grupo dedicado al narcotráfico, la extorsión, el secuestro y el homicidio en Ciudad de México y sus alrededores. La red supuestamente vendía marihuana, cocaína, metanfetaminas, LSD y hachís, lo que le reportaba ganancias superiores a los 100.000 pesos mexicanos (más de US$5.600) diarios.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Microtráfico

Sin embargo, las autoridades se han visto en problemas para limitar las actividades del grupo, pese al hecho de que se las ha asociado a actividades criminales violentas y sofisticadas. El personal de seguridad del campus ha realizado dos operativos para intentar capturar a los jefes de la banda, pero no han tenido éxito, pues estas personas presuntamente usan a otros estudiantes como “escudos” para salir del campus, usando motocicletas pequeñas (scooters) para desaparecer en las congestionadas calles de Ciudad de México.

La incapacidad de expulsar a los microtraficantes del campus de la UNAM refleja una lucha más generalizada en Ciudad de México para lidiar con esos grupos del crimen. En el pasado, los funcionarios se han resistido a admitir la presencia del crimen organizado en Ciudad de México pese a la evidencia que indica lo contrario, y parecen carecer de una estrategia para enfrentar sus operaciones cada vez más desvergonzadas.

Fuente: es.insightcrime

Saludos

Mario Meneses

Vivir en México con miedo. #Inseguridad  


Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila son los estados donde la percepción sobre la inseguridad ha tenido las mayores repercusiones en la vida cotidiana de las personas.

Dejar de salir de noche

Cuando por miedo evitamos salir de noche, perdemos una buena parte de nuestro día. De 2010 a 2015, en promedio, 46 % de las personas adultas en México ha dejado de salir en la noche por miedo a ser víctima de un delito. El rango va de 20 % (Yucatán, en 2010 y 2011, y Baja California Sur, en 2012) a 79 % (Tamaulipas, en 2011).

Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León son los estados con las mayores tasas de adultos que han dejado de salir de noche. Sin embargo, en los tres casos se reporta una tendencia a la baja durante este periodo. La mayor reducción ocurrió en Chihuahua –que pasó de 74 % a 50 % en seis años–, seguido por Nuevo León –que redujo su tasa de 64 % a 54 %– y Tamaulipas, que pasó de 70 % a 66 %.

Por otro lado, Baja California Sur, Campeche, Chiapas y Yucatán tienen las menores tasas: iguales o menores a 30 %. No obstante, estos cuatro estados han tenido una tendencia al alza entre 2010 y 2015.

Dejar de viajar por carretera a otro estado o municipio 

Las carreteras son uno de los principales medios para la comunicación y el comercio. A nivel nacional, en promedio, 18% de las personas de 18 años y más han dejado de viajar por carretera por miedo a la inseguridad. El rango va de 5% (Baja California Sur, en 2012) a 54% (Tamaulipas, en 2011).

Tamaulipas es el estado con la mayor tasa del país en todos los años y ha promediado 46 % durante los seis años del periodo. Sin embargo, entre 2010 y 2015, la tasa se ha reducido de 47 % a 42 %. Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Durango y Zacatecas tienen promedios superiores a 25 % (1 de cada 4). En estos casos, las tasas de 2015 son inferiores a las de 2010.

En contraste, los estados con las menores tasas son Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Tlaxcala y Yucatán, con promedios iguales o menores a 10 %. Sin embargo, de nuevo, estos estados con bajas tasas presentan tendencias al alza durante el mismo periodo.

Conclusiones

Como hemos podido observar en este análisis, en Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila la percepción de los ciudadanos sobre la inseguridad ha tenido las mayores repercusiones en la vida cotidiana de las personas. No obstante, Chihuahua ha tenido importantes disminuciones en todos los indicadores analizados, mientras que Tamaulipas ha tenido pequeñas reducciones en los mismos indicadores. Coahuila tuvo incrementos en todos los indicadores, excepto en el de viajes por carretera.

Baja California Sur, Chiapas y Yucatán son las entidades con el mejor desempeño. El tema con estos estados con buenos indicadores –como ya se mencionó antes– es que todos ellos tienen tendencias al alza, por lo que será importante prestar atención a la evolución de la violencia y atender de inmediato cualquier aumento en incidencia delictiva.

La inseguridad es un fenómeno que daña de manera directa a las víctimas de los delitos, pero solemos olvidar el impacto que tiene en la sociedad en su conjunto. La percepción y el miedo, fundamentados en lo que las personas experimentan o saben a través de historias o noticieros, tienen un impacto negativo en nuestra calidad de vida y provocan que nosotros mismos limitemos nuestras libertades en aras de protegernos.

* Jimena David es investigadora del Programa de Seguridad de México Evalúa. La autora agradece los comentarios de Jesús Gallegos, Alan López y Mariana Nolasco, así como los gráficos de Miguel Cedillo.

[1] Vilalta, Carlos. 2010. El miedo al crimen en México: estructura lógica, bases empíricas y recomendaciones iniciales de política pública. Gestión y Política Pública, Volumen XIX, Número 1, p. 3-36. México.

[2] La pregunta de la ENVIPE dice “Durante 200X, por temor a ser víctima de algún delito (robo, asalto, secuestro, etc.), ¿dejó de…”

[3] Sharpin, Anna Bray. 2014. Caminar la ciudad: políticas de seguridad peatonal en la ciudad de México. ITDP. México.

Fuente: mexicoevalua.org

Saludos

Mario Meneses

Inseguridad es culpa de la Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública. ONG @ObsNalCiudadano @frarivasCoL


Ante los señalamientos del gobierno de la Ciudad de México de que la inseguridad en la capital es por culpa del nuevo Sistema de Justicia Penal, el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) aseguró que la culpa es de la Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública por no capacitar adecuadamente a su personal.

Francisco Rivas, director del ONC, consideró que es una debilidad de la autoridad responsable que se cumplan los objetivos que mandata el nuevo Sistema.

Te puede interesar: Juez dicta prisión a sujeto por fraude en CDMX

“¿Pues qué están haciendo para subsanar estas deficiencias? Me parece que nadie puede descartar que exista una posible corrupción en otros poderes, sin embargo, no podemos siempre justificar las fallas por debilidades del sistema.

“Porque las debilidades del nuevo sistema penal son debilidades de la autoridad, si el nuevo sistema de justicia penal no funciona es por que las procuradurías y las secretarías de seguridad pública no lograron capacitar bien a su gente, es admitir que quienes no hicieron su trabajo son las cabezas de las autoridades”

Rivas aseguró que en cierta forma es parcialmente válido que hayan fallas en la ejecución de las nuevas normas, pero rechazó que sea utilizado como una justificación para “maquillar” los registros de violencia que han aumentado en la capital del país.

Fuente: www.noticiasmvs.com

Saludos

Mario Meneses

“En pañales”, la capacidad de México para desarticular bandas de secuestradores: Torres Landa (Video). #Secuestros


El Secretario General de México Unido contra la Delincuencia Juan Francisco Torres Landa, denunció que la captura de Julio Escobar, un ex guerrillero chileno dedicado al secuestro, fue “fruto de la casualidad”.

Subido el 16 jun. 2017

A través de un comunicado difundido en internet, justifican participación de Julio Escobar Poblete en asesinato de senador chileno, pero callan sobre secuestros cometidos en México.

Fuente: aristeguinoticias.com

Saludos

Mario Meneses

La #Seguridad en la #CDMX ¿Qué hacer ante la alza de delitos?


MESA DE ANÁLISIS

Hiram Almeida

Secretario de Seguridad Publica de la CDMEX

Maia Elena Morera

Presidenta de Causa en Común

Franscisco Rivas

Director del Observatorio Nacional Ciudadano

Saludos

Mario Meneses

Mentes criminales… ‘made in Spain’


Juan Enrique Soto, en el centro, junto con su equipo de la Policía Nacional

8 JUN. 2017

La Guardia Civil fue pionera al contar con estos profesionales desde 1994

Su función es elaborar un perfil para orientar las investigaciones

“Papá, mamá, quiero ser perfilador criminalístico“. Esta conversación imaginaria ya no es extraña en España pues los análisis de conducta son cada día más fundamentales en las técnicas policiales. Una importancia que las series y la ficción han multiplicado hasta el infinito.

En Sin rastro (CBS), una unidad del FBI formada por psicólogos investigaba qué había sido de un desaparecido. En Hannibal (NBC), se asistía a la precuela del mítico profesor Lecter antes de El silencio de los corderos, así como su relación con el departamento de ciencias del comportamiento del FBI. Pero ha sido sin duda Mentes criminales (CBS) -y todos sus spin-off– la serie que ha catapultado la figura del perfilador policial. ¿Cuál es la realidad más allá de la ficción?

Es habitual ya que los jueces españoles consulten a los policías de la conducta, y así quedó plasmado en las Primeras Jornadas de Perfilación Criminal organizadas por la Universidad a Distancia de Madrid el pasado febrero. Se fían de su criterio y, por eso, les reclaman tanto en la instrucción como en el juicio.

De la mano de los dos líderes de las unidades de análisis de conducta de Policía Nacional y Guardia Civil EL MUNDO se adentra en su trabajo en España y las diferencias con las series americanas. Lo primero que destaca es que son grupos pequeños, casi una familia. En ambos casos son cinco personas y los dos tienen sede en sus comisarías centrales y actúan sobre toda España.

La Guardia Civil fue pionera en estas lides y tiene unidad desde 1994, mientras que la Policía Nacional lo tiene desde 2010. Tienen la maleta permanentemente preparada para ir allá donde sus compañeros les reclamen. Estos policías sólo actúan a demanda de los agentes que investigan el caso o a demanda de un juez; nunca motu proprio.

“Normalmente, nos llaman para homicidios o agresiones sexuales“, explica Andrés Sotoca, capitán responsable de la Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Guardia Civil. “Desde Desapariciones también nos reclaman porque, al final, muchas acaban siendo homicidios”, añade Juan Enrique Soto, inspector jefe de la Sección de Análisis de Conducta de la Policía Nacional.

Al contrario que la imagen que muestran las series norteamericanas, las mentes criminales españolas no hacen perfiles únicamente para encontrar al autor de un hecho sino que, principalmente, ayudan a sus compañeros en detenciones e interrogatorios.

Una vez han recibido las diligencias del caso que han elaborado sus compañeros, estos especialistas las analizan con otra mirada, la del experto en conducta. En concreto, son dos los agentes asignados en cada caso y, para evitar sesgos y conseguir que su análisis sea objetivo, trabajan por separado. “Estudiamos la información e intentamos aislar el comportamiento del autor en los hechos”, ahonda al respecto Sotoca.

Cómo elaborar un perfil

¿En qué se fijan para hacer un perfil? Profundizan en cuatro áreas: víctima, escena del crimen, modus operandi y autor o firma del criminal. Sobre todo ello, elaboran sus hipótesis mediante un método científico y en absoluto improvisado. Cada indicio se registra en tablas específicas según el área que le corresponda. “No nos inventamos nada, no ponemos nada por escrito que no tenga fundamento en algún dato del caso”, explica el responsable de la Policía Nacional, Juan Enrique Soto.

Por ejemplo, los perfiladores pueden ver con otra mirada una misma evidencia física: el arma del crimen. Lo que hace un agente ordinario es buscar huellas, pero un criminólogo investigará si se trató de un arma de oportunidad, de un objeto que estaba por allí “o si la llevaba encima, cosa que implicaría premeditación”, matiza Sotoca.

En una segunda fase, se entrevistan con las víctimas y se desplazan al lugar de los hechos, pero nunca son los primeros en llegar. He aquí una primera gran diferencia con la ficción. No son los psicólogos españoles los primeros en llegar sino los agentes de la zona; ellos levantan el cordón policial. “Llegar los primeros sería lo ideal”, dice el capitán Sotoca, “pero es muy raro”.

“En el caso Arriate, en el que una niña de 13 años desapareció, mientras tomábamos declaraciones a los menores apareció el cadáver. Es decir, estábamos in situ. Pudimos ver la escena del crimen y dimos un perfil concreto: el criminal era un joven de su entorno”. Y acertaron.

Pero un perfil da únicamente un prototipo de persona, no un individuo único. Las mentes criminales no dan nombre y apellidos, eso también queda para las películas. Tal como dice Sotoca, «la técnica sólo permite dar un circulo reducido en el que, luego, los investigadores podrán concretar quién es el autor. El perfil no va a servir para condenar a nadie sino para orientar». Un perfil que, al ser científico, luego se puede llevar a juicio. “Nuestros informes en tribunales son potentes y hemos logrado un 100% de condenas en los casos en que se ha usado”, asegura Soto.

Ayuda en el interrogatorio

Hasta aquí la tarea puramente de perfilado, esto es, la que se desarrolla cuando no hay autor conocido. Pero la mayoría de intervenciones que hacen estos expertos sirve para analizar la conducta de un detenido. Otra diferencia, las mentes criminales españolas no detienen, lo hacen los policías encargados del caso. Los expertos en análisis de conducta, como máximo, les asesoran a la hora de enfocar ese trámite.

“En la serie, ellos son los que ponen los grilletes y esto para nosotros es impensable. Una vez que entregamos la hipótesis nuestro trabajo acaba”, matiza Soto. Esto es así porque en Mentes criminales sus protagonistas hacen una doble función: la de perfilador y la de policía investigador, una licencia que se ha permitido la ficción, porque ni siquiera en Estados Unidos se trabaja así. “La serie está asesorada por el FBI”, cuenta Sotoca, pero su realidad no es ésa, trabajan como nosotros: hacen un informe y luego son los investigadores los que detienen.

¿Cómo ayudan en el interrogatorio de un detenido? Puede ser en persona, como hace la Guardia Civil, o a distancia. La Policía Nacional se conecta por ordenador con sus compañeros y ve por webcam cómo se produce. “A través de un chat interno vamos dando indicaciones al interrogador” cuenta el inspector jefe Soto.

“Luego analizamos esa grabación, devolvemos a los investigadores nuestro análisis y les damos hipótesis sobre si el detenido está siendo sincero o no”, añade. ¿En qué se fijan? En el discurso y, sobre todo, en la comunicación no verbal.

La gran diferencia de los expertos en conducta españoles con los norteamericanos está en el tipo de criminal al que se enfrentan. ¿Por qué se inventaron la figura de perfilador en EE.UU.? “Ellos tenían un problema grave de asesinatos en serie y tuvieron esta idea, que les ayudó”, asegura el responsable de la Guardia Civil. Aquí, los asesinos en serie son una rareza.

Por eso, la manera de perfilar es diferente. “Como máximo, en España hay un asesino en serie cada cinco años», dice Sotoca. Su colega de la Policía Nacional, Soto, le da la razón: “El FBI tiene una base de datos tan grande que, cuando aparece un asesinato nuevo, el sistema les devuelve la hipótesis del perfil más probable.

Lo único que ellos hacen es comprobar si el perfil estadístico de la máquina encaja con el crimen”. En España, en cambio, se trabaja caso a caso. Y en el resto de Europa los agentes trabajan de manera similar a la española.

¿Beneficio o perjuicio?

¿Y el hecho de que estas series expliquen el trabajo de los expertos, les beneficia o perjudica? Para el inspector jefe Soto, lo malo es que se genera una imagen que no se corresponde con la realidad, así como “el prejuicio de ser muy peliculeros y que, en un juicio, el abogado defensor del criminal intenta colgarnos. Pero nosotros lo desmontamos rápidamente al demostrarles que nuestro trabajo es riguroso y científico”, asegura.

El capitán Sotoca cree, en cambio, que más que la ficción les perjudican los programas informativos que dan demasiadas pistas sobre las investigaciones. Pone como ejemplo el reciente show mediático alrededor del caso Diana Quer. “No sólo nos pasa a nosotros sino que en Reino Unido hay estudios que demuestran que, ahora, la gente sabe tanto de técnicas policiales que limpia las escenas del crimen o comete violaciones con preservativo para no dejar huella de ADN”.

La parte positiva es la inmensa marea de vocaciones que se está generando. Los dos jefes de conducta españoles saben que, cuando van a una universidad a dar una charla, a la salida van a tener una cola de alumnos preguntando qué hay que hacer para ser como ellos. De hecho, la mitad del equipo actual de análisis de Policía Nacional son personas a las que su hoy jefe despertó la vocación en una charla en la facultad. Pero no es fácil. Además de ser psicólogo o criminólogo, para trabajar en ciencias del comportamiento hay que ser, obviamente, policía. Es decir, se trata de una doble carrera. El país está en buenas manos porque todas nuestras mentes criminales tienen másteres y doctorados en psiquiatría. Así que si su hijo le dice “mamá, quiero ser perfilador” vayan avisándole de que va a tener que estudiar bastantes años.

Los perfiles, caso a caso

José Bretón, 2011 (Policía Nacional). Para el parricida de Córdoba, fue el juez el que les pidió que analizaran desde su perspectiva de expertos en conducta las grabaciones de los interrogatorios en el juicio antes de dictar sentencia. Quería saber cuándo mentía y cuando no.

Pederasta de Ciudad Lineal, 2013 (Policía Nacional). Hicieron un perfil al interrogar a una de las niñas violadas que indicó que el hombre sudaba mucho. Expertos médicos les dijeron que una persona sigue sudando como máximo hasta 30 minutos después de hacer ejercicio. Con ese radio temporal hicieron un círculo en el mapa alrededor del lugar del crimen y les salieron varios gimnasios. “Sabíamos que debía ser uno de barrio” dice Juan Enrique Soto. Sólo quedaba un local con esas características.

Marta del Castillo, 2009 (Policía Nacional). Los perfiladores entraron a trabajar con el sumario ya cerrado pero trabajaron con los fiscales para preparar los interrogatorios del juicio. Y también han colaborado en las diferentes búsquedas del cuerpo de la chica.

Gimnasio de Collado Villalba, 2008 (Guardia Civil). La mujer de la limpieza fue encontrada muerta en este gimnasio. Los criminólogos hicieron un perfil en el que dieron 10 características de las cuales el autor final cumplía nueve. El punto que falló: dedujeron que el asesino debía vivir cerca del lugar del crimen y eso era así pero en el momento de los hechos y no cinco años después, cuando se solicitó su apoyo.

Asesinato en Arriate, 2011 (Guardia Civil). Una niña de 13 años desapareció en este pueblo de Málaga y se encontró su cadáver en una caseta de piscina con el cráneo destrozado. El asesino fue un amigo suyo de 17 años al cual condenaron las evidencias físicas pero los perfiladores dijeron que tenía que ser alguien de su entorno y así interrogaron a los chicos. La pista: tapó la cara de la víctima con un trapo, seguramente para no tener remordimientos de ver a su amiga cadáver. Una señal de conducta clara.

Fuente: www.elmundo.es

Saludos

Mario Meneses

Manual de capacitación para el diseño y la evaluación de políticas públicas de #PrevenciónDelDelito


Este manual tiene como fin apoyar a quienes diseñan, dirigen, evalúan y toman decisiones en el desarrollo de políticas públicas de prevención del delito. Es una guía práctica para diseñar, paso a paso, soluciones efectivas que ayuden a disminuir y eliminar factores de riesgo de comportamientos antisociales y que propicien la paz y el orden social en estados y municipios. El manual toma en cuenta las teorías más aceptadas sobre la delincuencia y la violencia y también aporta sugerencias basadas en buenas prácticas nacionales e internacionales.

A lo largo de sus páginas, se toman como ejemplo algunos de los lineamientos y objetivos de los programas y subsidios actualmente vigentes en México, como es el caso del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Sin embargo, las teorías de prevención, las metodologías de diseño y los procesos de evaluación presentados sirven como base para instrumentar cualquier programa de prevención social del delito.

 Saludos
Mario Meneses