Guardia nacional: otra ocurrencia para agravar la inseguridad


Medio de Comunicación Digital | Seguridad Personal y Profesional

El pasado 4 de enero, López Obrador abundó en sus ocurrencias en materia de seguridad: “Informo que vamos a integrar a todas las fuerzas policíacas y militares del país en una sola corporación; se va a crear una guardia nacional para garantizar la seguridad”, dijo en el acto donde anunció que Alfonso Durazo sería el secretario de Seguridad en caso de ganar la Presidencia. Hay que decirlo de manera rápida y directa: la propuesta no tiene pies ni cabeza.

En caso de ser llevada a la práctica, sería un enorme desastre, peor que el de la desaparición de la Secretaría de Seguridad, que se traducirá en los mismos o mayores niveles de inseguridad. Una de las causas estructurales de la impunidad e inseguridad en el país es el desfase entre la velocidad de fragmentación, expansión y diversificación de las organizaciones criminales y la lentitud con que crecen las capacidades estatales de prevenir, perseguir y castigar los delitos. Crear esa guardia nacional agravaría el desorden y la ineptitud de las instituciones responsables de la seguridad y la justicia. La razón es simple: la propuesta carece de sentido en términos jurídicos, políticos, administrativos y operativos.

Comencemos por lo jurídico. Dicen AMLO y Durazo que la figura ya existe en la Constitución, por lo que no se requeriría ninguna reforma legal. Falso. Es cierto que la Guardia Nacional es mencionada en diversos artículos constitucionales, pero se refieren a otra cosa muy diferente de lo que están proponiendo. En un buen análisis de esto, Pascal Beltrán, director de Excélsior, concluía lo siguiente: (la Guardia) “no puede ser creada por el Ejecutivo. Sus miembros no son militares, sino civiles, que tienen la obligación constitucional de inscribirse en ella. Depende de los gobernadores de cada estado (no del presidente). Un eventual presidente López Obrador sólo podría tener mando sobre ella en la entidad federativa donde él estuviese, a menos de que el Senado autorizara otra cosa. Ah, y no tiene ley reglamentaria”.

En otras palabras, es inviable jurídicamente a menos que modifiquen la Constitución. Suponiendo que lo consiguieran, veamos el galimatías político que se produciría. Agrupar a prácticamente todos los soldados, todos los marinos, todos los policías federales y ministeriales, a los agentes del Instituto Nacional de Migración, etcétera (para llegar a los 400 mil elementos) generaría enormes resistencias políticas. Si el Ejército se opuso a Peña Nieto a pasarle 40 mil soldados para formar la Gendarmería, ¿estarán Sedena y Semar dispuestas a desaparecer prácticamente y ceder casi la totalidad de sus elementos para formar la guardia nacional? No se aclara si las policías estatales y municipales también se incorporarán a esa guardia; en caso de que sí, ¿cree usted que los gobernadores entregarán gustosos esas facultades, presupuestos y recursos? Además, ello implicaría reformar la Constitución y muchas leyes más. Imposible. Pensemos que después de un par de años, AMLO vence las resistencias políticas que supone quitarles poder y presupuesto a muchas secretarias y a gobiernos estatales y municipales.

El caos administrativo y presupuestal de la nueva dependencia sería terrible: igualar plazas, niveles salariales, escalafones, reglamentos, prestaciones, niveles jerárquicos podría llevarse años, mientras la operación sería un completo desastre. Definir el organigrama de la nueva dependencia sería una hazaña. Algo similar, pero de nivel menor, se vivió con la integración de la Secretaría de Seguridad Pública en la de Gobernación. Mientras esos procesos pudieran ser diseñados, aprobados e instrumentados se iría el sexenio. Pero ello significaría que la operación de la Guardia Nacional sería de una ineficacia y un desorden monumentales, para gusto y placer de las organizaciones criminales.

Y eso sin contar que los policías y marinos reconvertidos no serían policías, sino soldados y marinos disfrazados y los policías estatales y municipales igual de malos que siempre. Crearía un monstruo burocrático, pero no una policía eficaz. ¿Alguna otra ocurrencia Sr. López Obrador?

Fuente: Guardia Nacional

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

SISTEMA DE CONSULTA DE DETENIDOS. #PGR


 

Búsqueda de personas detenidas en Ministerios Públicos

En este portal podrás buscar a una persona que esté detenida en una Agencia del Ministerio Público Federal así como encontrar información sobre otros sitios de búsqueda de personas que estén detenidas en Agencias del Ministerio Público del Fuero Común (de los estados de la República).

Para localizar a la persona que está buscando, te pediremos solo algunos datos de la persona detenida.

Es importante señalar que el Sistema de Consulta de Detenidos (SCD) sólo arroja:

  • Resultados de personas que se encuentran puestas a disposición de una Agencia del Ministerio Público Federal.

  • Resultados exactos por lo que se sugiere que pruebes tus búsquedas con nombres completos y abreviados.

El SCD no arroja resultados sobre detenciones en materia de Delincuencia Organizada, por lo tanto si buscas información sobre una persona que pueda estar detenida por Delincuencia Organizada comunícate al Centro de Denuncia y Atención Ciudadana al número 01 800 008 5400. No olvides que la información de detenidos en materia de delincuencia organizada sólo se entrega a familiares y defensores de los mismos.

Para realizar búsquedas utiliza las secciones de la barra de navegación en la parte superior de este portal.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los tipos de detención?

Una persona puede ser detenida en flagrancia, esto es en el momento en el que se está cometiendo el delito; porque un juez ha expedido una orden de aprehensión o reaprehensión, porque se está ejecutando una orden de cateo, porque existe una orden ministerial por caso urgente, o se detiene a la persona con fines de extradición.

¿Cuál es el proceso de una detención?

Una vez que la autoridad responsable de hacer la detención, aprehende al presunto responsable, debe ponerlo inmediatamente a disposición del Agente del Ministerio Público para que en un periodo no mayor de 48 horas, o 96 horas en caso de delincuencia organizada, éste último recabe pruebas con las que podrá presentar ante un juez a la persona que está detenida.

¿Cómo puedo saber si un familiar o conocido está detenido?

El Código Federal de Procedimientos Penales, determina las reglas de cómo se lleva un asunto penal; establece que cualquier persona puede solicitar información sobre una persona detenida. La Agencia del Ministerio Público Federal con base en esta Ley sólo puede proporcionar cuatro datos:

  1. Si la persona está detenida

  2. La Agencia del Ministerio Público Federal en la que se encuentra detenido

  3. La hora de puesta a disposición ante la Agencia del Ministerio Público Federal y

  4. La autoridad que llevó a cabo la detención.

Siempre puedes acudir a una Agencia del Ministerio Público Federal, la Procuraduría General de la República pone a tu disposición el Sistema de Consulta de Detenidos con el objetivo de hacer tu búsqueda más sencilla. Si no logras localizar a la persona de tu interés, recuerda que puedes llamar desde cualquier parte del país de forma gratuita al Centro de Denuncia y Atención Ciudadana al 01 800 008 5400 en donde se te podrá brindar mayor información.

¿Por qué no puedo encontrar información de detenidos de todos los Ministerios Públicos?

Es posible que una persona no sea localizada por encontrarse en una base de datos diferente a la que se está utilizando para la búsqueda. Si una persona se encuentra detenida en una Agencia del Ministerio Público Federal no se encontrará en las diversas bases de datos del fuero común así como una persona que está detenida en una agencia del ministerio público local, no estará en la base de datos federal. Del mismo modo, es posible que la persona que estás buscando se encuentre detenida por delitos en materia de delincuencia organizada, para acceder a esta información es necesario acreditarse como familiar o defensor del detenido. Si es tu caso, te recomendamos comunicarte al Centro de Denuncia y Atención Ciudadana al 01 800 008 5400.

Fuente: www.consultadetenidos.pgr.gob.mx/

Saludos

@MarioMeneses_

Israel capacita a policías federales en defensa personal


Israel capacita a policías federales en defensa personal
Israel capacita a policías federales en defensa personal

Policías Federales

Como resultado de los convenios de cooperación e intercambio de estrategias de seguridad entre los gobiernos de México e Israel, elementos de la División de Fuerzas Federales y Gendarmería de la Policía Federal recibieron un curso de defensa personal Israelita, informó la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

La ceremonia de clausura se llevó a cabo en el Centro de Mando de la Policía Federal en la Ciudad de México, donde el titular de la Gendarmería, Benjamín Grajeda Regalado, en compañía de autoridades federales y de la embajada de Israel, reconoció la importancia de la profesionalización de los uniformados para dotarlos de habilidades y técnicas que les permitirán tener una mejor capacidad de reacción ante situaciones de emergencia.

“Hoy, la Policía Federal refrenda su interés en la capacitación permanente de todos los servidores públicos para fortalecer su desempeño en las funciones que se les asignen con una formación ética, objetiva, y profesional”, recalcó Grajeda Regalado en un comunicado de la CNS.

En su oportunidad, el embajador de Israel en México, Jonathan Peled, se congratuló por la graduación de los elementos y reconoció la importancia del curso para la preparación de los elementos de la Policía Federal.

“Enfrentamos muchos de los mismos retos México e Israel, y nos gusta compartir nuestra experiencia que hemos adquirido a través de muchos años para seguir cooperando con ustedes”, aseguró el diplomático.

Al término de la ceremonia, los elementos graduados recibieron un reconocimiento de sus mandos como muestra del esfuerzo realizado durante el curso.

Fuente: Policía Federal

Saludos

Mario Meneses

 

Policía Federal reincorpora a agente que no activó el código rojo tras fuga de “El Chapo” de El Altiplano.


Manelich Castilla Craviotto, comisionado General de la Policía Federal (PF), informó que se reincorporó a sus labores uno de los elementos de la corporación, Reyes Amir Mota Carrillo, quien había estado preso tras la fuga del capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 1, El Altiplano, ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México.

“Amyr, policía que estuvo preso tras fuga de Guzmán Loera, se reincorpora al servicio tras cumplir requisitos de reingreso, incluyendo Control y Confianza, caso que recuerda necesidad de reformar el 123 apartado B de nuestra Constitución.”, escribió el comisionado de la PF a través de su cuenta de la red social Twitter.

Mota Carrillo había sido acusado, junto con otros 11 policías federales, por no activar el código rojo tras la fuga de “El Chapo” Guzmán Loera, por lo que estuvo recluido en el Penal de Nayarit, hasta el 23 de agosto pasado, cuando fue liberado por falta de pruebas.

Sin embargo, la PF, a través de una carta enviada a la Procuraduría General de la República (PGR), afirmó que “ninguno de los policías federales adscritos, o comisionados, al área de monitoreo tenía la facultad, ni estaba en el reglamento la activación del código rojo. Su labor era únicamente monitorear. Cabe señalar que los monitores no tenían audio”.

La libertad que se le otorgó al policía federal, ahora reincorporado, fue “bajo reservas de ley por falta de elementos para procesar”, sin embargo, el proceso legal continúa, “siempre y cuando no haya alguna otra circunstancia legalmente”.

Según lo confesó el propio ex líder del Cártel de Sinaloa a las autoridades federales en enero pasado, el kilométrico túnel por el que escapó del penal de máxima seguridad, en julio de 2015, había sido el segundo que se construyó para tal fin, ya que en el primero, sus cómplices llegaron a la celda equivocada.

Así lo informó el semanario Proceso en diciembre del 2016, en un reportaje firmado por Jesús Esquivel, en el que cita declaraciones de uno de los funcionarios que interrogó al narcotraficante, luego de su recaptura, en enero de este año.

“En realidad fue muy fácil, desde que me metieron -a prisión- mis abogados se encargaron de preparar todo”, presuntamente dijo Guzmán Loera a las autoridades en enero pasado, luego que fuera capturado en Los Mochis, Sinaloa.

“No fue nada complicado. La primera vez que quisieron sacarme se equivocaron de celda, pero luego corrigieron y me fui”, según dijo “El Chapo” en sus declaraciones que fueron a su vez narradas por un funcionario al periodista.

“Al hablar de que sus personeros se equivocaron de celda la primera vez que intentaron liberarlo, dejó claro que se construyó otro túnel debajo del penal. De eso ya no quiso dar detalles porque dijo que ya no tenía sentido si lo habían vuelto a agarrar”, contó el funcionario a Proceso.

El pasado lunes, el diario Reforma publicó que un mes antes de la última fuga de “El Chapo” Guzmán, el entonces director de El Altiplano, Valentín Cárdenas Lerma, propuso a diversos mandos cambiar al capo de celda o de penal, sin embargo nada de eso sucedió y hoy el ex funcionario está en la cárcel.

Según el rotativo, Ramón Pequeño García, exjefe de la División de Inteligencia de la PF, reconoció ante un juez federal que en una reunión de trabajo que tuvo lugar en la primera semana de junio de 2015, Cárdenas Lerma pidió reasignar a otro penal al presunto líder del Cártel de Sinaloa.

A dicha reunión también acudió Juan Ignacio Hernández Mora, entonces comisionado de Prevención y Readaptación Social, según el testimonio que rindió Pequeño el pasado 31 de julio, en el Juzgado Cuarto de Distrito en Procesos Penales Federales de Toluca.

Fuente: zetatijuana.com

Saludos

Mario Meneses

Policía Federal se encuentra abandonada, los superiores desviaron recursos millonarios que eran para viáticos y hospedaje de los uniformados.


Imagen: Policías Federales desalojados

LNR.- Miembros de la Policía Federal denunciaron de manera anónima que se encuentran actualmente en una situación lamentable debido a que han sido desalojados de los hoteles que les brindaban hospedaje y alimentos en la diversas ciudades donde se encuentran en servicio por órdenes de la Comisión Nacional de Seguridad que a su vez depende de la Secretaría de Gobernación después de la reforma institucional que extinguió a la Secretaría de Seguridad Pública al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto.

La administración de los hoteles donde se hospedaban les informó que los encargados del área administrativa de la Policía Federal y de la Gendarmeria tienen un atraso en el pago de las facturas desde el mes de marzo de 2017, por lo que se ha suspendido el servicio de alojamiento a los uniformados. En el mejor de los casos se les ha permitido pernoctar en las habitaciones pero sin acceso a servicio de luz y agua ya que los operadores ya no pueden solventar el hospedaje de los policías sin recibir el pago correspondiente por los servicios.

Balance de deudas de la Policía Federal

Los federales denuncian que dicha situación se deriva del desvío de fondos destinados para el hospedaje y alimentación. El monto de los recursos se calcula en millones de pesos y la problemática se presenta en varias entidades federativas del país donde los policías continúan laborando sin acceso a la alimentación y pernoctando inclusive en casas de campaña en áreas verdes lo que representa una exposición ante el crimen organizado en ciertas regiones.

Los policías federales denuncia que la contingencia financiera que presenta la institución es culpa de la corrupción y no es la primera vez que esta situación se presenta en la institución policíaca que ha sufrido del abandono institucional en la presente administración bajo la dirección de Miguel Ángel Osorio Chong.

Policías Federales desalojados

 

Policías Federales en bodegas

 

Fuente : lanuevarevolucion.org

Saludos

Mario Meneses

El estado catastrófico de nuestras #policías


Nuestras policías son un desastre. O al menos así lo suponemos, así lo intuimos, así lo vemos, así lo dicen algunos datos sueltos y así lo grita nuestra experiencia cotidiana.

Pero una cosa es suponer y otra es saber. Para saber, hay que investigar, rascar y medir. Y eso, para fortuna de todos, es lo que acaba de hacer el equipo de la organización Causa en Común (Nota: soy asesor externo de esa institución).

El lunes, presentaron dos instrumentos cruciales para evaluar a las policías estatales. En primer lugar, un Índice de Desarrollo Policial (Indepol), diseñado para medir la distancia entre la realidad y la norma. La Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública (LGSNSP), aprobada en 2009, obliga a todas las corporaciones policiales a adoptar ciertos mínimos institucionales en cinco dimensiones: profesionalización, carrera policial, certificación, seguridad social y régimen disciplinario.

La obligación no parece muy obligatoria. La mayoría de las policías estatales no llega a esos mínimos. La Policía Federal tampoco ¿Qué tan lejos se encuentran? Esa es la virtud del Indepol: nos dice la magnitud del rezago. Y no es trivial. En una escala de 0 a -100, siendo 0 la mejor calificación posible, el promedio en las cinco dimensiones de todas las policías estatales más la PF es de -41.

Y en algunos temas, el asunto es mucho peor: en lo que se refiere a la certificación policial, el promedio nacional es de -57. En materia de seguridad social, el promedio es -52. Es decir, nuestras policías salen más que reprobadas.

Hay, por supuesto, de corporaciones a corporaciones. En Baja California, Morelos o Puebla, las policías estatales no salen tan mal paradas. Hay allí evidencia de esfuerzos de construcción institucional. Pero, en otros estados, en Nayarit o Baja California Sur, por ejemplo, el asunto es zona de desastre.

En Nayarit, por ejemplo, su academia de policía no cuenta con dormitorios, comedor, servicio médico, gimnasio o pista de manejo. Sabrá Dios que le enseñan allí a los reclutas.

En Baja California Sur, la unidad de asuntos internos de la policía estatal no tiene mecanismos para recibir denuncias anónimas, no realiza investigación de campo y no tiene protocolo de investigación. Es decir, no sirve de gran cosa.

Esta distancia frente a la norma es sólo una de las caras del desastre. Otra, más dramática, es lo que refieren los propios policías en una encuesta conducida por Causa en Común. Los resultados paran los pelos de punta.

Casi la mitad refiere que su salario mensual es inferior a 10 mil pesos. Nueve de cada diez afirmaron que nunca han recibido una promoción o reconocimiento. Dos de cada tres nunca han tenido un ascenso.

Y además de estar mal pagados y no recibir reconocimiento alguno, los policías tienen que poner de su bolsillo: 41% señaló que tuvo que pagar por sus botas, 38% por su uniforme, 26% por reparaciones de las patrullas, 12% por la gasolina de las mismas, 20% por los cartuchos, y 11% por sus chalecos antibalas.

De remate, los policías son objetos constantes de maltrato dentro de sus corporaciones: 30% afirmó haber sido objeto de humillaciones, 28% de discriminación, 16% de acoso sexual y 15% de abuso físico.

Esos policías —esos que deben subsistir en instituciones contrahechas, que medio sobreviven con malos sueldos, que no reciben prestaciones ni recompensas, que deben pagar por su equipo esencial, que son víctimas constantes de malos tratos— tienen la encomienda de protegernos.

¿A alguien le sorprende que no lo hagan o que lo hagan a medias? ¿Por qué nos cuidarían si no los cuidamos nosotros primero?

alejandrohope@outlook.com@ahope71

Fuente: eluniversal

Saludos

Mario Meneses

Policía Federal y FBI crean grupo de fuerza para atender delitos de alto impacto


El Comisionado General de la PF Manelich Castilla dijo que este acuerdo permitirá atender delitos que afectan a la población mexicana y poner énfasis en temas como ciberseguridad y trata de personas.

La Policía Federal y el Buró Federal de Investigación (FBI) crearán un grupo de trabajo entre ambas agencias con la finalidad de que contribuya a la atención de delitos de alto impacto como el secuestro y el tráfico de armas.

En representación del Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, el Comisionado General de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, se reunió con Carlos Cases, agregado jurídico del FBI, con la finalidad de continuar con la coordinación entre ambas corporaciones.

El encuentro tuvo lugar en las instalaciones de la Policía Federal en la Ciudad de México, donde el Castilla Craviotto reconoció la colaboración constante que se tiene con el FBI y celebró la creación de un grupo de trabajo entre diversas agencias de Estados Unidos de América con instituciones de seguridad de México.

“Celebro la conformación de esta fuerza de tarea entre agencias de ambos países, que permitirá mayor colaboración para atender delitos que afectan a la población mexicana y poner énfasis en temas como ciberseguridad y trata de personas; sin duda, unir esfuerzos entre los dos países nos permitirá tener mayor éxito”, enfatizó el comisionado de la Policía Federal.

Castilla Craviotto refrendó su compromiso de continuar colaborando con las agencias de seguridad de Estados Unidos de América como el Buró Federal de Investigación, con el fin de formar capacidades entre elementos policiales de ambos países, además de solidificar el grupo de fuerza de trabajo conjunto.

Por su parte, el Agregado Jurídico del FBI expresó que la conformación de este grupo multiagencial beneficiará por completo a México y que tiene por objetivo trabajar en los delitos de alto impacto.

Ambos funcionarios acordaron fortalecer las capacitaciones al personal de la Policía Federal en temas como la identificación y el adiestramiento en explosivos, así como la participación de elementos de esta institución en el programa de la Academia Nacional del FBI.

JMSJ

Principios Constitucionales de actuación en la función policial


Los Principios que rigen la actuación policial están consagrados en el artículo 21 de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y son los siguientes: legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos.

Principios Constitucionales de actuación en la función policial

Autor
Policía Federal
Fecha de publicación
07 de febrero de 2017
  • Legalidad: realizar sólo aquello que las normas expresamente les confieren y en todo momento someter su actuación a las facultades que las leyes, reglamentos y demás disposiciones jurídicas atribuyen a su empleo, cargo o comisión, por lo que conocen y cumplen las disposiciones que regulan el ejercicio de sus funciones, facultades y atribuciones.
  • Objetividad: limitarse a exponer los hechos que les constan de manera tangible, sin decantarse por alguna postura en base a sus creencias personales o prejuicios y no añadir en sus informes y valoraciones, situaciones que no les consten de manera tangible.
  • Eficiencia: actuar conforme a una cultura de servicio orientada al logro de resultados, procurando en todo momento un mejor desempeño en sus funciones, a fin de alcanzar las metas institucionales según sus responsabilidades, mediante el uso responsable y claro de los recursos públicos, eliminando cualquier ostentación y discrecionalidad  indebida en su aplicación.
  • Profesionalismo: mantener una actitud personal positiva hacia la función policial por parte de quienes se desempeñan dentro de ésta, y que los lleva a buscar una constante superación.
  • Honradez: conducirse con rectitud sin hacer uso del empleo, cargo o comisión para obtener o pretender ganar algún beneficio, provecho o ventaja personal para sí mismos o a favor de terceros; de igual forma no buscar o aceptar compensaciones, prestaciones, dádivas, obsequios o regalos de cualquier persona u organización, sabiendo que ello compromete sus funciones y que el ejercicio de cualquier cargo público implica un alto sentido de austeridad y vocación de servicio.
  • Respeto a los Derechos Humanos: en el ámbito de sus competencias y atribuciones, garantizar, promover y proteger de conformidad con los Principios de Universalidad, Interdependencia, Indivisibilidad y Progresividad.

Fuente: Código de Conducta de la Policía Federal

Saludos

Mario Meneses

 

MENOS ESCOLTAS MÁS POLICÍAS


La bancada de Movimiento Ciudadano propone ajustar el periodo en el que los exfuncionarios gozan de seguridad privada, la cual es pagada por el erario. Esta propuesta busca regresar por lo menos a 150 elementos de Fuerza Civil a cuidar las calles.

Diputados de la bancada de Movimiento Ciudadano pretenden imponer candados a la asignación de escoltas que tienen para su protección funcionarios estatales y exservidores públicos.

Los legisladores de MC impulsan una reforma a la Ley de Seguridad Pública de Nuevo León, en su capítulo de protección a funcionarios públicos que es pagada con recursos públicos.

Además, los legisladores ciudadanos buscan dejar establecido de manera muy clara qué funcionarios en activo sí requieren escoltas y quién no, así como reducir el número de elementos, gasto operativo y vehículos.

La Ley de Seguridad establece que los exgobernadores continúen con protección personal hasta por 6 años después de dejar su cargo, mientras que los alcaldes, magistrados, entre otros, por 3 años.

Pero ahora, los legisladores de Movimiento Ciudadano buscan modificar estos periodos, así como otros beneficios que tienen los funcionarios y exfuncionarios estatales y municipales.

Propondrán ante el pleno del Congreso local reducir los plazos de protección solo 3 años posteriores a la conclusión del encargo del gobernador, el Procurador de Justicia y el secretario General de Gobierno.

También se busca bajar el periodo de hasta año y medio posterior a la conclusión del ejercicio de los alcaldes, magistrados y jueces del Poder Judicial.

Reporte Indigo publicó la semana pasada que mientras los índices de inseguridad y de violencia crecen en la entidad, el Estado desvía alrededor de 200 elementos de Fuerza Civil para ser usados como escoltas de funcionarios estatales, jueces y excolaboradores priistas de la pasada administración.

Este periódico tuvo acceso a la nómina de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, clasificada como reservada, donde aparece la lista de elementos de Fuerza Civil asignados como escoltas a los funcionarios, jueces y exsecretarios estatales.

EL GASTO DE LOS ESCOLTAS

Actualmente el Congreso no tiene una cifra exacta del número de escoltas que operan en el Gobierno independiente.

“No hay una cifra exacta del número de escoltas, pero se presume que 300 elementos de Fuerza Civil están asignados como escoltas a funcionarios y exfuncionarios.  Ni siquiera en el presupuesto se puede visualizar cuántos son escoltas”, detalló la diputada de Movimiento Ciudadano, Mariela Saldívar.

La legisladora cuestionó que no solo es el número de escoltas asignado a empleados administrativos, sino también las prestaciones como la gasolina y vehículos.

“Tienen escoltas hasta administradores de dependencias,  y no sólo es el número de escoltas que cubren tres turnos -porque son para 24 horas- es también el automóvil, gasolina, entre otras prestaciones”, señaló Saldívar.

BAJO VIGILANCIA

Funcionarios de la administración estatal que acaparan mayor número de elementos de Fuerza Civil para labores de protección personal:

>> Manuel González

Secretario general de Gobierno

Es de los funcionarios que tiene asignados para su protección el mayor número de elementos de Fuerza Civil con cerca de 50 policías.

>> Nicole Saviñón

Enlace del Estado con el Secretariado Ejecutivo de Seguridad

Tiene asignados cuatro elementos de Fuerza Civil para su protección personal.

>> Jueces y magistrados del Poder Judicial del Estado

Tienen en funciones de escolta a 30 efectivos de Fuerza Civil.

“Espero que 150 elementos que de tajo regresarían al cuerpo de reacción de Fuerza Civil, prácticamente lo que estamos planteando es que todo se baje a la mitad, tanto escoltas, vehículos, gasolina y tiempo de protección. Este tema tenemos más de un año”

– Samuel García

Diputado de Movimiento Ciudadano

REGRESARÍAN POLICÍAS A CUIDAR LAS CALLES

El coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano, Samuel García, aseguró que con esta iniciativa regresarán por lo menos a 150 elementos de Fuerza Civil a cuidar las calles metropolitanas.

“Espero que 150 elementos que de tajo regresarían al cuerpo de reacción de Fuerza Civil,  prácticamente lo que estamos planteando es que todo se baje a la mitad, tanto escoltas, vehículos, gasolina y tiempo de protección. Este tema tenemos más de un año”, dijo el diputado.

García recriminó que el exgobernador Rodrigo Medina, a pesar de estar procesado, aún tenga 8 escoltas cuidando su domicilio en la colonia Las Misiones.

“Resulta aberrante para los ciudadanos, este hombre huido de la justicia, y que se la pasa en la Ciudad de México, y aquí Nuevo León le tiene que pagar 4 vehículos y 8 escoltas diarios”, dijo.

El diputado añadió que algunos  funcionarios estatales están ocupando escoltas para cubrir su seguridad por 24 horas.

“Hay escoltas que cubren tres turnos, imagínate cualquier funcionario de primer nivel que tenga 4 escoltas él, 4 la esposa y que tenga dos hijos, estamos hablando de 16 custodios por turno… casi 50 sueldos”, concluyó García.

Los legisladores de MC buscan dejar establecido de manera muy clara cuáles funcionarios en activo sí requieren escoltas y cuáles no

Fuente:  reporteindigo.

Saludos

Mario Meneses

El abandono de la #PolicíaFederal


Opinión publicada en El Universal aquí.

En 2006, el gobierno de la República no sólo tomó la decisión de confrontar al crimen organizado; igual, o más importante, fue la determinación de construir una Policía Federal (PF) que le brindara al Estado mexicano capacidades permanentes para combatir a las expresiones criminales más violentas. Ello tendría tres ventajas evidentes: retiraría gradualmente la presión sobre las Fuerzas Armadas para fungir como policías; definiría una perspectiva civil, como corresponde a una función de seguridad pública; y serviría de ejemplo para el desarrollo de capacidades análogas en los cuerpos de policía locales.

El proceso de construcción de una PF eficaz y profesional incluyó el diseño de un marco normativo al modificar el Art. 21 constitucional y promulgar la Ley de la Policía Federal y su reglamento. Además, se aprobó el Sistema Integral de Desarrollo Policial, que constituye el fundamento del nuevo modelo policial a lo largo de cinco ejes: carrera policial, profesionalización, régimen disciplinario, certificación (individual y por corporación) y seguridad social.

A pesar de errores e insuficiencias, la PF se fortaleció. De hecho, su presupuesto se triplicó y su estado de fuerza se quintuplicó. No cabe duda de que los años del presidente Calderón estuvieron marcados por incrementos muy significativos en los niveles de violencia, pero tampoco cabe duda de que la tendencia al alza se detuvo y se revirtió a partir del 2013. Es decir, el presente gobierno heredó índices delictivos a la baja y tuvo la oportunidad de continuar con el proyecto de crecimiento y desarrollo de la PF el cual, por cierto, no debería tener una marca política ni partidista, pues se trata de un proyecto de Estado. No fue así. Hoy nos encontramos en una situación peor que la del sexenio anterior: los índices de violencia rompen récord, al tiempo que las policías locales presentan un estado lamentable y la PF ha enfrentado años muy adversos. Sobre este último punto, cabe recordar que:

1) La corporación ha sufrido una merma presupuestal significativa. En 2013, los recursos de la institución disminuyeron casi 11% respecto al año anterior, y actualmente apenas se ha recuperado el nivel presupuestal que alcanzó en 2012.

2) En esas condiciones ha sido imposible que la PF crezca. Incluso con la creación de la “gendarmería”, cuya misión todavía no nos acaban de explicar, el número total de elementos es prácticamente el mismo que hace cinco años. Y no sólo se trata de crecimiento; también se interrumpieron los procesos de equipamiento e infraestructura que la corporación requería para poder cumplir con su responsabilidad.

3) La PF atravesaba por una evolución cualitativa, basando su operación en el desarrollo de inteligencia policial. Como parte de ese diseño se creó Plataforma México, un sistema de interconexión y acopio de información a nivel nacional, el cual, como ya he mencionado en otras colaboraciones, se encuentra en un lastimoso abandono. Tan es así que ahora el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública manifiesta que el Informe Policial Homologado, insumo base de Plataforma México, es poco útil. Es lamentable que se presenten estos pretextos a un año de concluir el sexenio.

4) Es ya conocida también la manera en que fueron desplazados innumerables elementos de la PF con experiencia de años en labores policiales y cómo fueron incorporadas personas cuyo único mérito ha sido su cercanía al grupo político en el poder.

Ahora, después de abandonar a la PF, y en medio de la peor crisis de inseguridad en décadas, el gobierno federal echa la culpa a los gobernadores y le endilga el problema a las Fuerzas Armadas. Así de irresponsables.

*Con la colaboración de René Rejón Piña, investigador de Causa en Común

Fuente: causaencomun

Saludos

Mario Meneses

A %d blogueros les gusta esto: