Archivo de la categoría: Prevención del delito

Prevención del #Suicidio


Si necesitas ayuda o conoces a alguien que podría necesitarla llámanos al #ConsejoCiudadanoMx 5533-5533, las 24 horas, donde recibirás atención psicológica gratuita #PrevenciónDelSuicidio

Consejo Ciudadano Mx

 

Anuncios

Cómo reconstruir espacios públicos y hacerlos seguros.


La reconstrucción de inmuebles y espacios públicos dañados tras los sismos representa una oportunidad para rediseñar la CDMX y convertirla en una ciudad más accesible y segura para las personas.

Jimena David (@jimena_dag) y Alan López (@alanfabian07) /Animal Político

La reconstrucción y el reforzamiento de viviendas, edificios y comunidades enteras tras los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre representa una oportunidad no sólo para mejorar la infraestructura urbana, sino también para diseñar espacios públicos menos vulnerables a la delincuencia y la inseguridad.

Una de las corrientes teóricas de la prevención del delito (prevención situacional) busca reducir las oportunidades que ofrece el entorno físico para que un individuo cometa un delito, incrementando el riesgo y la dificultad de hacerlo (Clarke, 1995). La premisa central es que resulta más fácil modificar el espacio, el diseño y el medio ambiente que al propio agresor (Cozens y Love, 2015). Destaca en particular la metodología de Prevención del Delito mediante el Diseño Ambiental (CPTED[1] por sus siglas en inglés), que surgió en la década de los setenta y que ha sido aplicada desde entonces en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Chile.

Esta metodología consiste en crear o rescatar espacios públicos de calidad, seguros, accesibles, integradores, que acojan la diversidad de funciones que sus usuarios buscan en ellos, que generen una mayor cohesión social y que reduzcan la percepción de inseguridad de la población. Esta estrategia se puede aplicar tanto en zonas habitacionales como comerciales.

¿Cómo (re)diseñamos espacios seguros?

Primero, se tiene que realizar un diagnóstico del espacio público para identificar los principales factores de riesgo: calles sin iluminación, mobiliario urbano dañado, terrenos baldíos, poca vigilancia en accesos, entre otros. El diagnóstico incluye marchas exploratorias, talleres de trabajo y mesas de deliberación con los vecinos, comerciantes y líderes locales.

La participación ciudadana es clave porque precisamente son los habitantes quienes conocen mejor su entorno, transitan por las calles e identifican las principales necesidades en materia de seguridad. De esta manera, son co-participes y co-responsables de la estrategia.

En segundo lugar, se implementan diversas acciones para reforzar la seguridad, entre las cuales destacan las siguientes:

  1. Vigilancia natural: incrementar la visibilidad sobre los espacios mediante la inclusión de fachadas visualmente activas (ventanas y paredes parcial o completamente transparentes y espacio abierto accesible), fachadas físicamente permeables (entradas peatonales a tiendas y edificios), banquetas amplias, suficiente iluminación (tanto peatonal como vehicular) y vegetación nativa atractiva que no bloquee la visión. A través de este diseño, los ciudadanos pueden observar lo que ocurre en su entorno y reportar comportamientos peligrosos o delictivos. Éste también fomenta el tránsito de las personas por las calles e incentiva a que los vecinos se involucren más con su entorno, pues produce un sentimiento de mayor seguridad. Estos factores contribuyen a generar lo que Jane Jacobs (1961) llamó “eyes on the street” (ojos en las calles).
  1. Control natural de accesos: conectar los accesos con áreas visibles por los vecinos, evitar colocar pasillos en zonas oscuras o con obstáculos y delimitar rutas de acceso a través de elementos como bancas, biciestacionamientos, arbustos, cubresuelos, macetas u otros que reorienten el tránsito de personas sin afectar su movilidad. De esta manera, existe un mayor control del espacio por parte de los habitantes y se desincentiva la comisión de delitos. Cuando el diseño falla en proporcionar un control natural de accesos, los ciudadanos pueden recurrir a la instalación de elementos “hostiles”, como altas bardas, plumas de acceso o casetas de vigilancia, las cuales refuerzan la percepción de inseguridad y mandan un mensaje de exclusión para quienes no son vecinos.
  1. Reforzamiento territorial: incrementar el sentido de pertenencia y afecto del ciudadano con su entorno inmediato. La inclusión de áreas verdes y espacios de uso común, con diseños atractivos, infraestructura con accesibilidad universal y señalamientos promueve que los ciudadanos se apropien de estos espacios, los disfruten y los protejan. Una vez que se cuenta con espacios públicos de calidad, éstos también pueden ser usados para desarrollar actividades que fortalezcan los lazos de la comunidad, como clases de baile o deporte, exposiciones artísticas, entre otros.
  1. Actividades de mantenimiento: limpieza de las calles, cuidado de las áreas verdes, protección del inmobiliario urbano y reparación de los desperfectos. También es importante que los ciudadanos desarrollen vínculos de afecto con sus espacios públicos, con el fin de que se involucren en su cuidado. Éste es el factor clave para que la metodología CPTED sea sostenible en el tiempo.

La metodología se puede complementar con otras acciones, como la instalación de cámaras, alarmas, monitores y mayor vigilancia. Además, resulta deseable articular estas intervenciones con otras estrategias de prevención y contención de la delincuencia.

Logros y propuestas

Casteel y Peek-Asa (2000) evaluaron la efectividad de la metodología aplicada en zonas comerciales y de negocios de varias ciudades de Estados Unidos, con el objetivo de reducir los índices de robos. Los resultados muestran una reducción de entre el 30% y 84% de los robos cometidos en los espacios intervenidos.

Por su parte, Welsh y Farrington (2008) encontraron que la mejora del alumbrado público ayudó a reducir, en promedio, 27% los robos a transeúntes, a casa-habitación y de vehículos en diferentes ciudades de Estados Unidos y Reino Unido. Otras evaluaciones también muestran resultados positivos en la disminución de los índices delictivos (Armitage, 2000).

Los sismos del mes pasado generaron trágicas pérdidas humanas, así como el colapso o derrumbe programado de decenas de inmuebles y daños en espacios públicos (banquetas, camellones, parques, entre otros). A estos eventos, seguirán las labores para la reconstrucción de lo perdido y el reforzamiento de lo debilitado, abriendo la oportunidad para rediseñar partes de nuestras ciudades con una mejor planeación, pensando en la accesibilidad y seguridad de las personas.

* Los autores son investigadores del programa de seguridad de México Evalúa y agradecen los comentarios y la edición de Laurence Pantin y el diseño de Miguel Cedillo.

Bibliografía

Armitage, R. (2000). An Evaluation of Secured by Design Housing within West Yorkshire. Policing and Reducing Crime Unit Briefing Note 7/00. London: Home Office.

Casteel, C. y C. Peek-Asa (2000). Effectiveness of Crime Prevention Through Environmental Design (CPTED) in Reducing Robberies. American Journal of Preventive Medicine. 18(4S) 99-115.

Clarke, R. (1995). Situational Crime Prevention. Crime and Justice: A Review of Research. 19: 91-150.

Cozens, P. y T. Love (2015). A Review and Current Status of Crime Prevention through Environmental Design (CPTED). Journal of Planning Literature. 1-20

ITDP (2014). TOD standard. https://www.itdp.org/wp-content/uploads/2014/03/DOT-Est%C3%A1ndar-2.1.pdf

Jacobs, J. (1961). The Death and Life of Great American Cities. Nueva York: Random House.

Welsh, B. y D. Farrington (2008). Effects of Improved Street Lighting on Crime. Campbell Systematic Reviews:13.

[1] C. Ray Jeffery acuñó el término en inglés Crime Prevention Through Environmental Design en 1971.

Fuente: Mexicoevalua.

Saludos

Mario Meneses

Empleo: antídoto contra la #Violencia juvenil.


¡No inventemos el hilo negro! Podemos adaptar buenas prácticas en otros contextos del país y así ampliar las oportunidades de desarrollo personal y profesional de nuestros jóvenes. Salir de la espiral de la violencia es posible.

Alan López (@alanfabian07/ Animal Político

Los jóvenes son uno de los grupos más afectados por la crisis de violencia e inseguridad que vive el país. De 2004 a 2016, una de cada tres personas asesinadas en el país tenía entre 15 y 29 años. De éstas, el 88.8% eran hombres[1].

Además, el 50% de los jóvenes ha presenciado situaciones de conflicto en su hogar, el 66.5% ha sufrido actos de maltrato en su escuela y el 12% ha cometido un acto de vandalismo o ha tenido problemas con la policía, según datos de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2014.

Esta situación se agudiza cuando viven en zonas marginadas y con carencias sociales. La deserción escolar, el desempleo y la precariedad laboral son factores de riesgo relacionados con la delincuencia y violencia juvenil[2].

¿Qué podemos hacer para atender este problema?

A nivel internacional, algunos programas de prevención de la violencia y delincuencia se han enfocado en brindar a jóvenes oportunidades de realizar actividades productivas, incrementar su capital social y fomentar habilidades sociales y profesionales, al considerar que estas actividades pueden ayudar a reducir los comportamientos de riesgo y fortalecer sus factores de protección[3].

En esta línea, desde 2013, el gobierno municipal de Zapopan, Jalisco ha implementado el programa Jóvenes con Provenir, que ofrece becas para que jóvenes que han dejado de estudiar asistan a cursos de entrenamiento vocacional, independientemente de su condición laboral. Su premisa es que, al tener mejores empleos o continuar con su educación formal, los beneficiarios particularmente, aquellos que habitan en colonias con altos índices delictivos, tendrán menores riesgos de involucrarse en pandillas o con la delincuencia organizada[4].

La oferta de capacitación comprende una amplia gama de temas: tecnología digital e informática, entrenamiento físico, salud, idiomas, gastronomía, administración y finanzas, cultura y arte, oficios[5] y otros. Estos cursos se imparten en universidades públicas y privadas, institutos, academias y centros de capacitación.

Al concluir los cursos, los jóvenes deben prestar un servicio social comunitario. De esta forma, pueden aplicar los conocimientos adquiridos para mejorar aspectos de su comunidad.

En México Evalúa, publicamos recientemente un estudio realizado por investigadores de Stanford que analiza el impacto de este programa en la vida personal y profesional de los jóvenes de Zapopan. Específicamente, se evaluaron los efectos sobre su situación laboral y educativa, la transformación de su capital social mediante el acceso a redes profesionales, el incremento de sus expectativas académicas y laborales y, finalmente, la desvinculación de pandillas y grupos delictivos.

La evaluación comparó los efectos de un grupo de jóvenes residentes de Zapopan que recibieron el programa (grupo de tratamiento) y de un grupo de jóvenes que vivía fuera del municipio y que por razones ajenas no pudieron participar en los cursos (grupo de control). Se utilizó una metodología de aparejamiento (matching)[6] para identificar a los jóvenes de ambos grupos con características similares[7].

Los principales resultados del programa sobre el grupo de beneficiarios, en comparación con el grupo de control, fueron:

  • Más empleos: incrementó en 13 puntos porcentuales la probabilidad de obtener un empleo en aquellos jóvenes menores a 23 años.
  • Mejores salarios: mejoró en 14 puntos porcentuales el ingreso salarial de los jóvenes varones de menos de 23 años y que residían en colonias marginadas.
  • Mayor tiempo de trabajo: el número de horas laboradas a la semana aumentó entre 6 y 10 horas.
  • Más redes profesionales: incrementó en 22 puntos porcentuales la probabilidad de conocer a alguien con un título profesional.
  • Mayor optimismo sobre su futuro: incrementó en 7 puntos porcentuales la probabilidad de sentirse “muy bien” con respecto a su futuro.
  • Desvinculación de grupos delictivos: disminuyó en 22 puntos porcentuales la probabilidad de contar con amigos asociados a pandillas entre los jóvenes menores de 23 años que residen en zonas de alta marginación.

Este programa es un ejemplo exitoso de cómo realizar intervenciones focalizadas basadas en diagnósticos locales y evidencia empírica. Además, demuestra que la colaboración entre autoridades municipales, académicos y sociedad civil organizada es clave para la reducción de la violencia y la delincuencia.

¡No inventemos el hilo negro! Podemos adaptar estas buenas prácticas en otros contextos del país y así ampliar las oportunidades de desarrollo personal y profesional de nuestros jóvenes. Salir de la espiral de la violencia es posible.

* Alan López es investigador del Programa de Seguridad de México Evalúa. El autor agradece los comentarios y sugerencias de Jesús Gallegos y Mariana Nolasco, la edición de Laurence Pantin, así como el diseño de Miguel Cedillo. Este artículo está basado en el estudio de México Evalúa (2017). Evaluación de impacto del Programa Jóvenes con Porvenir, que fue posible gracias al trabajo de investigación de Beatriz Magaloni, Alberto Díaz y Brenda Jarillo de la Universidad de Stanford y a las facilidades otorgadas por la administración municipal de Zapopan 2012-2015, encabezada por el Dr. Héctor Robles Peiro.

[1] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2016). Microdatos de mortalidad 2004-2015; Preliminares de mortalidad por homicidio 2016. Consultados aquí.

[2] Farrington et al. (1986). Unemployment, school leaving, and crime. The British Journal of Criminology. 26:4. 335-356

[3] Levin, J. y J. Fox (2001). Dead Lines: Essays in Murder and Mayhem, Needham Heights, MA: Allyn & Bacon. Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (2013). “Policy scan and meta-analysis: Youth and employment policies in Latin America. Buenos Aires, Argentina”. Disponible en: http://www.labor-al.org/vlaboral/downloads/Youth_and_Employment_Policies_in_Latam.pdf

[4] Un diagnóstico de este programa realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford identificó una estrecha vinculación entre los índices elevados de desempleo y estancamiento económico y la inseguridad y vulnerabilidad social que afecta al municipio.

[5] Algunos ejemplos de estos cursos son carpintería, cosmetología, diseño de modas, fontanería, soldadura y herrería.

[6] La técnica de matching busca individuos en el grupo de control que sean similares al grupo de tratamiento respecto a las de variables que predigan la participación en el programa y que, a su vez, estén relacionadas con las variables de impacto que se analizan.

[7] Las variables que se utilizaron para realizar el matching fueron: género, edad, hijos, escolaridad, escolaridad de los padres, motivación para estudiar, tipo de escuela y grado de marginación de la manzana donde reside.

Fuente: mexicoevalua.org

Saludos

Mario Meneses

Voz ciudadana contra la #Delincuencia


El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reconoce que, desde que en el 2013 se permitió la incorporación de miembros de la sociedad civil a su consejo, estos han aportado en la construcción del sistema de justicia.

 

Desde que se permitió el acceso a representantes de la sociedad civil organizada dentro del Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP), estos han logrado modificar sustancialmente las acciones del Gobierno federal para el combate a la delincuencia.

Desde el 2013, cuando la Federación permitió que cinco representantes de la sociedad civil asistieran en calidad de Invitados Permanentes a las sesiones del CNSP, las voces ciudadanas han contribuido en “la construcción y definición de protocolos, acciones y modelos que abonan al proceso de consolidación del Sistema de Justicia Penal”, en al menos 13 ejes temáticos de importancia.

Así lo reconoce el propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en un documento del que Reporte Índigo tiene copia.

Los nuevos consejeros del CNSP que se integran a partir de la siguiente sesión ordinaria de trabajo son: María Isabel Miranda de Wallace, Orlando Camacho Nacenta, Francisco Rivas Rodríguez, Mario Arroyo Juárez y Ricardo Humberto Preciado Jiménez.

Todos son representantes de organizaciones civiles que han abonado a las propuestas para fortalecer las políticas públicas de combate a la delincuencia. Los cinco consejeros ciudadanos se integran por dos años a la CNSP. Como suplentes quedan Alejandra Wade Villanueva y Juan Manuel Hernández Niebla.

Entrarán en funciones en la Cuadragésima Tercera Sesión Ordinaria del CNSP. Permanecerán en su cargo dos años contados a partir de dicha sesión, supliendo a sus homólogos Angélica Garnica Sosa, Adelina Lobo-Guerrero, Elena Azaola Garrido, Luis Wertman Zaslav y Alberto Javier Olvera Rivera, que hasta la semana pasada cumplieron con su encargo.

Aportaciones de peso

Como resultado de la participación ciudadana dentro de la CNSP, se han logrado aportes en al menos 13 acciones de peso en el combate a la delincuencia y la consolidación del Sistema de Justicia Penal.

Destaca el mejoramiento al formato del Informe Policial Homologado con la correspondiente actualización del Protocolo Nacional del Primer Respondiente, que da certeza a la rendición de cuentas de los cuerpos policiales.

También, a través de la consolidación de las Unidades de Atención Temprana de las procuradurías y fiscalías del país, que fue una propuesta ciudadana, se ha logrado promover una mayor eficacia de la justicia alternativa y de los dispositivos de la Ley de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en todo el país.

Igualmente se ha logrado tener un programa de trabajo para desarrollar el modelo homologado nacional de policía en funciones de seguridad procesal, e implementar un modelo homologado de Unidades Estatales de Supervisión a Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso.

Además de instrumentar el sistema integral de justicia penal para adolescentes mediante las acciones coordinadas por el grupo de trabajo interinstitucional.

Destaca el sistema de indicadores que permite evaluar el desempeño de los operadores de las instituciones de seguridad pública, procuración de justicia y sistema penitenciario en el Sistema de Justicia Penal, “para detectar brechas y estandarizar la operación”.

Actualmente, la propuesta ciudadana dentro del máximo órgano de políticas contra la delincuencia se centra en la promoción de un programa de gestión y reorganización institucional que busca hacer palpables los resultados esperados del Sistema de Justicia Penal.

Sus logros

La Comisión Nacional de Seguridad Pública reconoce el impulso de los ciudadanos incorporados a su consejo:

> Destaca el diseño y evaluación de políticas públicas en materia de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

> Es una plataforma unificada que refiera información estratégica en materia de violencia de género, asignación de recursos federales del FORTASEG 2017 en aquellos municipios que registran alerta de género.

> Sensibilización permanente de la población respecto de un uso responsable del 911.

Herramientas para la transparencia

La Comisión Nacional de Seguridad Pública también ha reconocido que los ciudadanos incorporados al consejo de ese organismo han logrado aportar nuevas herramientas que fortalecen la transparencia tanto de las instituciones como de los programas oficiales de aplicación de la justicia penal y de combate a la delincuencia.

Como la nueva metodología para el registro de las incidencias delictivas, que hoy permite clasificar e integrar de mejor manera toda la información generada en el tema, en donde se atienden estándares nacionales e internacionales, a fin de proporcionar información más certera.

También los consejeros ciudadano del CNSP han logrado transparentar el uso de recursos federales asignados a entidades y municipios, para atender temas de seguridad pública, mediante la aplicación del Mecanismo de Evaluación y Transparencia, disponible a toda la ciudadanía a través del portal del SESNSP, que permite conocer el avance en el ejercicio del gasto por cada uno de los Programas con Prioridad Nacional.

Cumplen

Ciudadanos que dejan su cargo en el Consejo Nacional de Seguridad Pública:

>> Angélica Garnica Sosa

>> Adelina Lobo-Guerrero

>> Elena Azaola Garrido

>> Luis Wertman Zaslav

>> Alberto Javier Olvera Rivera

Vital incorporación

La inclusión de las voces ciudadanas en el diseño de las políticas públicas de combate al crimen organizado es un importante avance en nuestra sociedad, reconoce el consejero Orlando Camacho Nacenta.

Por su parte, la consejera María Isabel Miranda de Wallace, reconoció la importancia de que el Gobierno federal incorpore a ciudadanos en la toma de decisiones para el combate a la delincuencia, pues estima que así la ciudadanía puede “influir en Políticas Públicas de Seguridad”, a fin de “que se dé cumplimiento a todos los acuerdos que aún están pendientes, y sobre todo que se mejore la calidad en la procuración y administración de justicia”.

Esta visión de algunos de los consejeros ciudadanos de la Comisión Nacional de Seguridad Publica del Gobierno federal, empata plenamente con el planteamiento que el propio organismo observa desde que se decidió la inclusión ciudadana, en donde se ve “fundamental” la corresponsabilidad entre instituciones, poderes y órdenes de gobierno para el diseño de la estrategia federal para el combate delictivo.

Por mejores leyes

Los consejeros del CNSP que se integran a partir de la siguiente sesión ordinaria:

> Francisco Rivas Cultura de la legalidad

Director general del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, y consultor para México del National Strategy Information Center.

Cuenta con diferentes publicaciones en el tema de la cultura de la legalidad, y sus líneas de investigación son reconocidas en el tema de seguridad pública

Ha convertido al Observatorio Nacional Ciudadano en una de las organizaciones civiles más importantes del país para incidir en acciones de la autoridad, para hacerla más eficaz en la instrumentación de políticas públicas de combate a la delincuencia con rendición transparente de cuentas.

> Orlando Camacho Mesas de seguridad

Director de la organización México SOS. A través de Agenda México 12.18 planteó al entonces candidato presidencial, Enrique Peña, la necesidad de la Reforma Penal vigente, y ha sido protagonista en la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

También trabajó en la integración de la Red Nacional MSJ, modelo de gestión y colaboración entre ciudadanos y autoridades bajo el esquema de Mesas de Seguridad y Justicia. Promotor de las reformas al Código Nacional de Procedimientos Penales.

“Pasamos de la protesta y la confrontación a la propuesta y la colaboración”, dice el nuevo consejero.

> Isabel Miranda Contra el secuestro

Presidenta de la organización civil Alto al Secuestro, que busca visibilizar a las personas víctimas de este delito, e influyó en criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en materia de defensa de los Derechos Humanos.

Logró mejorar criterios en transparencia de la Secretaría Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Se le atribuyen acciones, colectiva e individual, para la creación de la Ley de Secuestro y Ley de Víctimas.

“Que se dé cumplimiento a todos los acuerdos que aún están pendientes, y sobre todo que se mejore la calidad en la procuración y administración de justicia”, es su intención como consejera.

> Humberto Preciado Activismo por los jóvenes

Encargado del área jurídica de la asociación civil Ánimos Novandi, enfocada en los problemas de la juventud en México, con temas desde la sexualidad hasta prevención de adicciones, para desarrollar modelos de intervención en contextos de violencia.

Ha sido promotor de iniciativas como la Desaparición de la Carta de No Antecedentes Penales, la creación de un Certificado Nacional judicial, reformas para la adecuación de la Ley Nacional de Ejecución Penal en San Luis Potosí.

“La sociedad debe ser parte de la solución a la inseguridad de nuestro país”, detalla como parte de su expectativa.

> Mario Arroyo Por las mujeres y niñas

Director ejecutivo de Seguridad Humana S.C., donde se elaboró la primera encuesta de victimización y percepción de seguridad pública en México, y se coordinó el Primer Diplomado sobre Violencia Social en la UNAM.

Su aporte se reconoce en la creación de la maestría en victimología en el Instituto Nacional de Ciencias Penales; precursor de los estudios de homicidio con perspectiva de género, y reducción de violencia contra las mujeres y niñas.

“Realizar un trabajo desde lo local, impulsando el conocimiento técnico como el requisito indispensable para un uso eficiente de los recursos”, es parte de su propuesta como consejero.

Fuente: www.reporteindigo.com

Saludos

Mario Meneses

Capacita SSPE a ciudadanos sobre como prevenir #Delitos. #SeguridadPersonal


Por: Redacción FRONTERA | 28/08/2017 15:37

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), de manera permanente sostiene acercamiento con diversos sectores del puerto para informar sobre temas de seguridad personal y como inhibir la violencia en sus diversas modalidades.

En seguimiento al plan estratégico de seguridad, la jefa del Centro de Prevención del Delito en Ensenada, Marisela Luna Sánchez, se reunió con directivos y trabajadores de Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, en Ensenada.

Durante la conferencia impartida a 25 choferes de la empresa, Luna Sánchez destacó que para evitar pérdidas materiales o agresiones físicas a mano de algún delincuente es necesario estar siempre alerta a lo que sucede a nuestro alrededor.

Las principales recomendaciones para evitar asaltos o accidentes son:

– Reservar información personal y de la empresa.
– Activar seguros de la unidad al subir y durante el trayecto.
– Evitar distractores como música alta, chat, mensajes y llamadas.
– No dejar abierto el tracto camión mientras descargan la mercancía.
– No detener la marcha ante un desconocido ni aceptar ayuda para descargar.
– No caminar o conducir solos de noche por lugares sin alumbrado o solitarios.
– Denunciar ilícitos, sujetos sospechosos y emergencias a la línea 9-1-1 y 089.
– El abuso de bebidas alcohólicas vulnera a ser blanco de ataque y accidentes.
– Tener las llaves del auto, casa o empresa en la mano minutos antes de usarlas (no detenerse a buscarlas en bolso o vestimenta)

Para brindar información preventiva se realizarán más pláticas con personal del área administrativa de la citada empresa, así como prevención de robo a comercio en expendios de la localidad.

Fuente: www.frontera.info

Saludos

Mario Meneses

Vivir en México con miedo. #Inseguridad  


Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila son los estados donde la percepción sobre la inseguridad ha tenido las mayores repercusiones en la vida cotidiana de las personas.

Dejar de salir de noche

Cuando por miedo evitamos salir de noche, perdemos una buena parte de nuestro día. De 2010 a 2015, en promedio, 46 % de las personas adultas en México ha dejado de salir en la noche por miedo a ser víctima de un delito. El rango va de 20 % (Yucatán, en 2010 y 2011, y Baja California Sur, en 2012) a 79 % (Tamaulipas, en 2011).

Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León son los estados con las mayores tasas de adultos que han dejado de salir de noche. Sin embargo, en los tres casos se reporta una tendencia a la baja durante este periodo. La mayor reducción ocurrió en Chihuahua –que pasó de 74 % a 50 % en seis años–, seguido por Nuevo León –que redujo su tasa de 64 % a 54 %– y Tamaulipas, que pasó de 70 % a 66 %.

Por otro lado, Baja California Sur, Campeche, Chiapas y Yucatán tienen las menores tasas: iguales o menores a 30 %. No obstante, estos cuatro estados han tenido una tendencia al alza entre 2010 y 2015.

Dejar de viajar por carretera a otro estado o municipio 

Las carreteras son uno de los principales medios para la comunicación y el comercio. A nivel nacional, en promedio, 18% de las personas de 18 años y más han dejado de viajar por carretera por miedo a la inseguridad. El rango va de 5% (Baja California Sur, en 2012) a 54% (Tamaulipas, en 2011).

Tamaulipas es el estado con la mayor tasa del país en todos los años y ha promediado 46 % durante los seis años del periodo. Sin embargo, entre 2010 y 2015, la tasa se ha reducido de 47 % a 42 %. Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Durango y Zacatecas tienen promedios superiores a 25 % (1 de cada 4). En estos casos, las tasas de 2015 son inferiores a las de 2010.

En contraste, los estados con las menores tasas son Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Tlaxcala y Yucatán, con promedios iguales o menores a 10 %. Sin embargo, de nuevo, estos estados con bajas tasas presentan tendencias al alza durante el mismo periodo.

Conclusiones

Como hemos podido observar en este análisis, en Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila la percepción de los ciudadanos sobre la inseguridad ha tenido las mayores repercusiones en la vida cotidiana de las personas. No obstante, Chihuahua ha tenido importantes disminuciones en todos los indicadores analizados, mientras que Tamaulipas ha tenido pequeñas reducciones en los mismos indicadores. Coahuila tuvo incrementos en todos los indicadores, excepto en el de viajes por carretera.

Baja California Sur, Chiapas y Yucatán son las entidades con el mejor desempeño. El tema con estos estados con buenos indicadores –como ya se mencionó antes– es que todos ellos tienen tendencias al alza, por lo que será importante prestar atención a la evolución de la violencia y atender de inmediato cualquier aumento en incidencia delictiva.

La inseguridad es un fenómeno que daña de manera directa a las víctimas de los delitos, pero solemos olvidar el impacto que tiene en la sociedad en su conjunto. La percepción y el miedo, fundamentados en lo que las personas experimentan o saben a través de historias o noticieros, tienen un impacto negativo en nuestra calidad de vida y provocan que nosotros mismos limitemos nuestras libertades en aras de protegernos.

* Jimena David es investigadora del Programa de Seguridad de México Evalúa. La autora agradece los comentarios de Jesús Gallegos, Alan López y Mariana Nolasco, así como los gráficos de Miguel Cedillo.

[1] Vilalta, Carlos. 2010. El miedo al crimen en México: estructura lógica, bases empíricas y recomendaciones iniciales de política pública. Gestión y Política Pública, Volumen XIX, Número 1, p. 3-36. México.

[2] La pregunta de la ENVIPE dice “Durante 200X, por temor a ser víctima de algún delito (robo, asalto, secuestro, etc.), ¿dejó de…”

[3] Sharpin, Anna Bray. 2014. Caminar la ciudad: políticas de seguridad peatonal en la ciudad de México. ITDP. México.

Fuente: mexicoevalua.org

Saludos

Mario Meneses

Todos queremos #Seguridad, pero…¿Qué le comunicamos a la #delincuencia?


Seguridad por México es una iniciativa ciudadana de los profesionales de la seguridad para la sociedad, por ello te invitamos a nuestra próxima conferencia que apoya para fortalecer la seguridad y civilidad, colaborando para consolidar la paz y divulgar una cultura de seguridad con base en los valores nacionales y derechos humanos.

En esta conferencia se tratará el tema de “Todos queremos seguridad, pero…¿Qué le comunicamos a la delincuencia?” que te ayudará a reconocer qué nos hace elegibles para ser víctimas de la delincuencia y cómo podemos prevenirlo.

Conferencista invitado: Adrián G. Charansonnet

  • Es egresado del Instituto Politécnico Nacional
  • Entrenado en Formación de Negociadores y Ponentes por Mercedes-Benz en México, Brasil y EUA.
  • Director General de Trasciende Relaciones Públicas, empresa dedicada a la comunicación e imagen principalmente en el entorno de la seguridad.
  • ExSecretario de ASUME y asesor de diversas asociaciones civiles relacionadas a la seguridad.
  • Coordinador de Enlace de Seguridad por México.
  • Editor de MDRT LATAM Magazine
  • Actualmente cursa la Maestría en Imagen Pública y se especializa en entrenar personalidades en comunicación e imagen.

Al término del evento se te hará llegar el decálogo de la conferencia

Evento gratuito

¡¡Te esperamos!!

Registro: 8:30 horas

Preguntas frecuentes

¿Cómo puedo contactar con el organizador si tengo preguntas?

Puedes enviar un correo a comunicacion@seguridadpormexico.com y con gusto te apoyaremos

¿Qué debo llevar para mi acceso?

Es importante contar con tu acceso impreso o el código QR en tu celular para poder agilizar el acceso

FECHA Y HORA

mar., 22 de agosto de 2017

9:00 – 11:00 hora de verano central hora de México (Ciudad de México)

Añadir al calendario

UBICACIÓN

Auditorio Bicentenario Naucalpan

Av. Juárez No. 39

Fraccionamiento El Mirador

Naucalpan, EdoMex 53050

Ver mapa

Fuente: ingresa para mayor informacion y registro  www.eventbrite.es

Saludos

Mario Meneses