Archivo de la etiqueta: Crimen Organizado

Exigen evitar ingreso ilegal de armas a México desde EU


La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades revisar las aduanas para evitar el ingreso ilegal de armas de fuego. Foto: Freepik

La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades revisar las aduanas para evitar el ingreso ilegal de armas de fuego

04/11/2017 17:56  HÉCTOR GONZÁLEZ ANTONIO

Ciudad Victoria, TAMAULIPAS

La Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas demandó a las autoridades federales y estatales revisar las aduanas, a fin de evitar el ingreso ilegal de armas de fuego.

El presidente del organismo que aglutina a por lo menos 14 cámaras locales, Julio Almanza, afirmó que éste se suma a la propuesta del gobernador Francisco García, consistente en impulsar acciones para erradicar la entrada de armamento, hecho que facilita un equipamiento desmedido de grupos delincuenciales.

Lamentablemente, para Estados Unidos el tema de producción de armas es altamente redituable y que genera sumas millonarias para el vecinos país”, lamentó.

“Sin embargo, se deben plantear acciones bilaterales para reducir la violencia en los Estados de la República Mexicana entre ellos, Tamaulipas”.

Señaló hechos violentos acontecidos en EU, como la masacre perpetrada en un festival musical en Las Vegas, donde un sujeto asesinó e hirió a decenas de personas desde un hotel, hecho que demuestra que facilitar la posesión de armas genera violencia.

“Esos hechos demuestran que también para los Estados Unidos representa un serio problema la facilidad con que una persona puede adquirir un número incontable de armas de fuego y cometer ilícitos”, indicó.

No obstante, también reconoció que entidades, entre éstas Nuevo León, y algunos organismos privados en localidades como Río Bravo, en Tamaulipas, han propuesto que los ciudadanos se armen para proteger sus patrimonios, lo cual resulta paradójico.

“Sí hemos visto esas propuestas y, en algunos estados, se han aprobado, en un principio por la preocupación de sectores productivos y sociedad en general de tener una mayor seguridad para su patrimonio y sus familias.

“Creemos que la verdadera acción a realizar es lograr la paz y tranquilidad que la ciudadanía exige y merece”, detalló.

Almanza recordó que, aunque por ley en México cualquier ciudadano puede contar con un arma de fuego para defensa propia, las autoridades responsables deben brindar seguridad para evitar que la de este país sea una sociedad armada.

Fuente. excelsior

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

Boom: Con Fox había 500 grupos de narcomenudistas en #CDMX; con EPN hay 20 mil puntos de venta. #Narcotrafico


Entre 2010 y 2011, las organizaciones criminales advirtieron que en la calle había mayores ganancias por la venta de drogas. Menguados por la guerra y por los operativos federales, los narcotraficantes dieron los primeros pasos para agregar el consumo a su modelo de negocio de producción y tráfico que por décadas privó.

El narcomenudeo funciona en una red horizontal de células locales menos rígidas y más ágiles que los cárteles tradicionales del narcotráfico, cuya organización era de forma vertical. Sus liderazgos pelean puntos de venta, aunque el producto que distribuyen provenga del mismo mayorista. Aunque trabajen para la misma organización.

Con Vicente Fox había 500 pequeños grupos de narcomenudistas, hoy en la Ciudad de México se tienen reportados 20 mil puntos de venta de droga en las 16 delegaciones. La verticalidad local representa un serio riesgo para la seguridad de los estados porque cada uno va a tener sus propios grupos delictivos locales con el consiguiente difícil control de ellos, y por supuesto, su combate, advierten especialistas.

Por Francisco Cuamea

Sinaloa/Ciudad de México, 3 de octubre (Noroeste/SinEmbargo).– Los últimos días de la guerra del Cártel de Sinaloa contra los Beltrán Leyva y aliados corrían en 2010 y en los caños de la delincuencia organizada surgía una transformación en el negocio ilícito de las drogas.

Entre 2010 y 2011, las organizaciones criminales advirtieron que en la calle había mayores ganancias. Menguados por la guerra y por los operativos federales, los narcotraficantes dieron los primeros pasos para agregar el consumo a su modelo de negocio de producción y tráfico que por décadas privó.

Para el caso de Sinaloa, las detenciones por narcomenudeo aumentaron 4 veces más en sólo 2 años, al pasar de 388 detenidos en 2012, cuando se facultó a los estados a combatir este delito, a mil 647 en 2014.

Aunque después la cifra de detenidos por ese delito se fue en caída libre al descender en un 71 por ciento en 2016.

“Ahora las cosas han cambiado”, dice Daniel, un joven que desde los 15 años ha vendido droga, “pero antes ni el gobierno nos tentaba. Trabajábamos más a gusto”.

Noroeste entrevistó a cuatro fuentes del sector gubernamental especializadas en seguridad pública y también a vendedores de calle. Todos pidieron cuidar su identidad por considerarse en riesgo. Esto fue lo que explicaron.

“(El narcomenudeo) también cambió hace algunos años. El distribuidor de droga, el narcomenudista, el que vendía abajo, en las casitas, él compraba y él vendía, él obtenía una ganancia de esa venta”, explica uno de los especialistas en seguridad pública.

“Desde 2010, 2011, aproximadamente, el que vende en las casitas, el distribuidor directo, pasó a ser empleado, él ya obtiene un ingreso directo como un sueldo de la venta. Me vendes 40 mil pesos y te voy a dar 3 mil, te voy a dar mil 500, o te pongo un sueldo por semana de lo que me vendías, pero tienes que estarme vendiendo”.

El modelo de negocio tradicional respetaba las ganancias del vendedor al menudeo. Por ejemplo, podía comprar un kilo de mariguana al proveedor y quedarse con la utilidad de la venta de las dosis en que las que dividiera el “ladrillo”.

“Pero qué pasa”, describe otro especialista, “se dan cuenta de ese detalle, de que yo te estoy vendiendo a mil pesos el kilo y tú le sacas 7 mil, entonces les estaba yendo muy bien.

“¿Entonces qué hacen hoy? De 2010, de 2011, les ponen un sueldo y (les ordenan) ‘me vas a vender, vas a trabajar para mí, pero por un sueldo’. Ese es uno de los cambios que se dieron.

-Observaron que en la calle había más ganancia que estaban perdiendo…

Así es. Es mucho dinero que se mueve a ese nivel.

Hay otros, como Daniel, que aún pueden vender droga en la calle y quedarse con un porcentaje de la venta. A ellos se les permite por su productividad, es decir, por su alta eficiencia para generar ingresos.

“No te dejan ganar mucho, pero ganas”, explica Daniel. “El caso es que te den opción para que tú, si quieres jalar más, te sigas abriendo. Te dan protección y te mueves libremente”.

Pero su virtud es su condena, porque en algunos casos lo hacen bajo amenaza y presión. Son activos para la industria de la droga, por eso ya no les permiten salir.

Como fue el caso de Daniel, quien quiso dejarlo, pero lo obligaron a volver a base de presión.

“Me llegaron a la llaga y ya me tuve que doblar para poder seguir con ellos y empecé a vender (otra vez)”, lamenta.

LA RED DE CÉLULAS

El narcomenudeo funciona en una red horizontal de células locales menos rígidas y más ágiles que los cárteles tradicionales del narcotráfico, cuya organización era de forma vertical.
Sus liderazgos pelean puntos de venta, aunque el producto que distribuyen provenga del mismo mayorista. Aunque trabajen para la misma organización.

Bernardo Gómez del Campo, maestro en Ciencias Penales y Criminalística con 26 años de antigüedad en la carrera policial mexicana, explica la transformación de las estructuras organizativas de los grupos criminales.

“El narcomenudeo se hizo una estructura horizontal producto de la ruptura de estructuras verticales del narcotráfico. Y actualmente tiende de nueva cuenta a hacerse una estructura vertical, pero local”, describe.

“Es decir, de un trasiego de cuatro rutas para distribución para EU se rompe la verticalidad por la presión gubernamental; la falta de administración de delincuencia, la corrupción y la ineficiencia, genera el consumo local y entonces se ‘changarriza’ el narcotráfico”.

El narcomenudeo tuvo un periodo de “pax narca”, cada uno tenía su “tiendita” y se “respetaban”.

“Actualmente, las estructuras verticales voltean a ver a los estados, y vuelven a crear una verticalidad ya no nacional sino local, por lo tanto, se tiende a crear y a multiplicar los grupos delictivos”, explica Gómez del Campo. “Con Fox había 500 pequeños grupos de narcomenudistas, hoy en la Ciudad de México se tienen reportados 20 mil puntos de venta de droga en las 16 delegaciones”.

La verticalidad local representa un serio riesgo para la seguridad de los estados porque cada uno va a tener sus propios grupos delictivos locales con el consiguiente difícil control de ellos, y por supuesto, su combate, advierte el especialista.

Actualmente, la estructura criminal del narcotráfico se ha fragmentado en células menos rígidas que los grupos delictivos tradicionales, lo que a su vez ha multiplicado el número de liderazgos.

LA DISTRIBUCIÓN Y ROLES DE TRABAJO

La mariguana que se produce en la sierra o la metanfetamina que se fabrica en laboratorios clandestinos se coloca después con centros de distribución en las ciudades y poblados. De ahí surten a quienes colocan los enervantes en las calles, por medio de una “fuerza de venta”, es decir, un equipo de “puchadores”, vigías y seguridad.

“Los de abajo somos los que mantenemos fuerte a los de arriba”, dice Daniel con cierto dejo de queja.

“Por decirlo, si yo en mi venta vendo una o 2 libras, pero cuántos más habemos. Al final del día cuánto (dinero) no llega a arriba”.

Los vendedores asalariados, como Franco, ven en esa cadena de narcomenudeo una oportunidad para ascender a un mejor ingreso.

-¿Hay oportunidad de ascender?, ¿de ser más chingón?

Sí. A veces, que te suben directo con ellos, o que te cargan monitoreando, así llevándole las pilas o cargadores a los “punteros” (vigías) o haciéndole mandados a ellos.

-¿Eso es más chingón que “tiradero”?

-Sí, porque le pagan más a uno y es más allegado a ellos. A ellos le dan 5 mil (pesos) a la quincena. A los punteros les pagan mil 500 a la semana.

-Y tu patrón, ¿era de los vendedores y también de los punteros? De todos los punteros.

-¿De todo el sector (de cuatro colonias)?

-Sí.

-¿Era joven o viejo?

-Joven. Si acaso 30 (años).

-A los vendedores de mota y crystal se les asigna protección con “patrullitas”, que son personas en automóviles con la tarea de cuidarlos, de acuerdo con las posibilidades económicas del “patrón”.

Cada distribuidor distingue su producto con una marca de ropa deportiva o de diseñador, como Chanel, Prada o Versace, a la vez que le estampa el precio de 50 pesos en pequeñas bolsas con 200 miligramos de crystal, por ejemplo. La mariguana se vende en bolsas de plástico de 5 gramos a 50 pesos o cigarros de un gramo a 10 pesos. Pero principalmente, la marca pirata es para delimitar territorio.

Y cuando un distribuidor siente que otro le invade terreno o un vendedor es “Chapulín”, es decir, que también vende droga de otro, responde con el asesinato.

A partir de entrevistas con “puchadores”, cuatro especialistas gubernamentales en seguridad y con el subsecretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda Camarillo, se pudo determinar el funcionamiento del narcomenudeo.

La venta de droga al por menor inicia en un centro maestro que tiene diferentes puntos de venta, ya sea alguna casa, llamada usualmente “tiendita”, o vendedores colocados en la calle, describe Castañeda Camarillo.

“Es un centro de distribución más grande, tienen una red de distribución bastante amplia. Hay un lugar donde tiene que llegar la droga como tal, ahí la dividen en piececitas, y ya a cada quién le dan sus dosis”, explica.

Uno de los cuatro especialistas consultados, ejemplifica las redes de narcomenudeo como un árbol genealógico en las cuales se distingue un crimen poco organizado.

“Puede haber distribuidores de dos, tres, cuatro, cinco, en la ciudad y de ellos dependen muchos… ponen dos, tres, y de esos dependen otros tres… es una red de distribución”, detalla.

“Muchas veces entre ellos, unos y otros no se conocen, invades el campo de acción de uno, de otro, y hay veces que empiezan los problemas, ahí muchas veces es cuando los homicidios se pueden disparar”.

– ¿Aunque sean del mismo proveedor?

– Así es. Hay veces que no se conocen… muchas veces el homicidio tiene que ver con esto… mucho es por eso, que te metiste en territorio, no estás vendiendo la cantidad que te estoy dando, no estás vendiendo la mía, estás vendiendo la de otros, estás chapulineando (cuando te brincas el mando y te metes en otro territorio, estás vendiendo otro tipo de droga que no te estoy dando a ti, estás agarrándole a otro proveedor), todo eso los lleva a tener problemas ahí en el narcomenudeo, en la venta de menor escala.

Los vendedores de calle suelen desconocer la ubicación del centro de distribución. De acuerdo con otro especialista oficial, quien por seguridad también accedió a la entrevista a cambio del anonimato, esto es una medida de protección en caso de que llegue a ser detenido.

“Se cuidan mucho, al vendedor se la llevan al lugar donde está, para que el vendedor no sepa dónde está (el centro distribuidor), para cuando se le detiene no sepa nada”, dice.

– ¿Cuáles son las zonas más marcadas con venta de droga?

– Yo creo que no sólo en Culiacán, sino en todo el país, son las zonas más marginales. Hay muchos problemas sociales, su entorno no es el más adecuado.

Entonces, la droga es llevada en motocicleta al punto donde se colocan los “tiraderos”. En algunos casos son mochilas principalmente con mariguana y metanfetamina.

“Normalmente, el modus operandi que nosotros hemos notado, por los aseguramientos, es que no todos cargan la misma cantidad de dosis”, dice el subsecretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda.

“Casi todos traen más mariguana, y si hay algo, tiran la mariguana, pero la droga sintética se la llevan. La mariguana la traen en mochila y la droga sintética la traen en bolsas”.

Tan solo la SSP de Sinaloa, de enero a agosto de 2017, ha decomisado 12 mil 955 dosis de metanfetamina con valor de un millón 295 mil 500 pesos y 13 mil 676 dosis de mariguana valuadas en 683 mil 800 pesos.

Entre ambos aseguramientos suman un millón 979 mil 300 pesos, el equivalente al 76 por ciento del presupuesto de 2017 asignado a la Comisión Estatal de Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones.

El modo de venta varía. Va desde lugares fijos en la calle, las casas conocidas como “tienditas”, así como en bares y cantinas, hasta la modalidad de entrega a domicilio, la cual tiene la ventaja de trasladar las dosis que la Ley General de Salud permite para uso personal y evitar así cargos por narcomenudeo en caso de ser detenido.

En el caso de la mota se permiten hasta 5 gramos y hasta 200 miligramos de metanfetamina. Las medidas precisas que se venden en la calle.

DÓSIS AL MENUDEO, ALINEADAS CON LEY DE SALUD 

Las dosis promedio del narcomenudeo son las que permite el artículo 479 de la Ley General de Salud para consumo personal. Es decir, su portación está despenalizada.

Tampoco portan armas, con frecuencia, son otras personas quienes les brindan protección.

“Hay otras áreas de esas organizaciones en las que cuentan con seguridad, son las ‘patrullitas’, que son muy camufladas, no se distinguen, son cualquier carro”, explica uno de los especialistas en seguridad pública.

– ¿Culiacán, en cuántos sectores estaría dividido?

– Es muy fluctuante. Ahí es poder, qué tanto poder tiene uno más que otro.

En cuanto a los homicidios, sí tiene que ver. Ha habido desmembramiento de cárteles, ha habido problemas de que quieren seguir vendiendo en el mismo territorio, y ya desmembrado el cártel con problemas entre ellos, empiezan a tumbar a los que le llaman ellos punteros, halconeo, inclusive en este año se vio hasta a los mismos consumidores, “no le vas a comprar a él, me compras a mí”.

El descontrol violento por la venta “canibalizada” al menudeo explica, en parte, porqué no disminuye el índice de homicidios, porqué a la mitad de 2017 la tasa de asesinatos en México se mantiene en los niveles de los años en que chocaron el Cártel de Sinaloa y el de Los Beltrán Leyva.

En 2010, la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes en México fue de 18.10 casos. Luego, al año siguiente, subió a su punto más alto, 19.75 homicidios por cada cien mil habitantes, según la estadística del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Como si fuera un columpio, descendió hasta 12.96 casos en 2014, mismo año en el que la producción, venta y uso de mariguana en Colorado y Washington comenzó a operar legalmente y en el que Oregon, Distrito de Columbia y Alaska legalizaron la hierba.

De ahí en adelante, los homicidios en el país volvieron a tomar una tendencia ascendente, hasta cerrar 2016 con una tasa nacional de 16.80 asesinatos por cada cien mil habitantes. A la par, el consumo de mariguana se duplicó en México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017.

Este año, 2017, podría cerrar con una tasa de 20.36 homicidios por cada cien mil habitantes, según arroja una proyección anualizada realizada por Noroeste con datos del SESNSP.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE NOROESTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción. 

Fuente. http://www.sinembargo.mx/03-10-2017/3320971

Saludos

Mario Meneses

Mercados negros conectados: Cómo la web oscura ha potenciado el #CrimenOrganizado en Latinoamérica


Los crímenes cibernéticos son un gran negocio en Latinoamérica

Escrito por Timothy L. Quintero 

La proliferación global del acceso a internet ha transformado las sociedades, permitiendo la inclusión digital y financiera de los países en desarrollo. Pero también ha potenciado el crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe, como advierten los funcionarios internacionales.

Con el 43 por ciento de la comunidad digital del planeta, la región de Latinoamérica y el Caribe —donde se asientan algunas de las redes criminales más poderosas del mundo— se ha vuelto cada vez más importante para el crimen transnacional, como señaló Amado Philip de Andrés, representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDD) en Centroamérica y el Caribe.

De Andrés dice que la aparición de la “internet de las cosas” —término con el que se describe el desarrollo de dispositivos móviles, electrodomésticos, vehículos e infraestructura con acceso a la web—está cambiando la manera como las redes criminales operan. La compañía de investigación Gartner proyecta que el número global de dispositivos conectados pasará de 8,4 mil millones este año a 20 mil millones en 2020.

Las organizaciones criminales de Latinoamérica y el Caribe están aprovechando la democratización del acceso a la web, afirma de Andrés. La conectividad de los usuarios ha aumentado en un 1.300 por ciento en los últimos 10 años. Y con la caída de los precios de los teléfonos inteligentes, la ONU prevé que la venta de móviles en la región llegará a dos mil millones en 2018.

El crimen como servicio

La proliferación de teléfonos inteligentes ha impulsado el “crimen como servicio” en la economía regional, un amorfo mercado en línea donde los criminales pueden adquirir herramientas o servicios digitales que les permiten llevar a cabo sofisticadas actividades criminales.

De Andrés dice que el crimen como servicio en Latinoamérica y el Caribe ha crecido cinco veces en los últimos tres años y medio, fomentando un ecosistema de crímenes cibernéticos simbióticos en el que confluyen diversos mercados criminales que se apoyan mutuamente.

Además de hacer que los criminales puedan acceder más fácilmente al hampa digital, la creciente ubicuidad de los dispositivos móviles crea más objetivos potenciales de los cuales robar datos sensibles, como la información bancaria y de tarjetas de crédito.

Según la empresa de ciberseguridad Palo Alto Networks, la banca en la que más se presentan infecciones de malware es la de Brasil, donde abundan las campañas de correo electrónico vandálico con las que se engañan a las personas para que hagan clic en enlaces de web alterados en los que roban sus claves de acceso y datos financieros.

Debido al crecimiento del crimen como una economía de servicios, el costo anual de los crímenes cibernéticos en los países de Latinoamérica y el Caribe ha llegado a los US$90 mil millones al año, según un informe de seguridad cibernética del Banco Interamericano de Desarrollo publicado en 2016.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre crímenes cibernéticos

De Andrés le dijo a InSight Crime que los grupos criminales existentes han comenzado a sacar provecho de la industria de los servicios criminales.

“Con base en investigaciones recientes que vinculan los carteles del narcotráfico con las redes del crimen organizado transnacional, uno podría decir que los grupos del crimen organizado tradicionales están empezando a usar el mercado de los servicios de crímenes cibernéticos, y por lo tanto están comprando acceso a habilidades técnicas”, dijo.

En algunos casos, los carteles de la droga incluso han secuestrado o reclutado especialistas para cometer crímenes cibernéticos. Por ejemplo, los grupos criminales mexicanos Los Zetas y el Cartel del Golfo fueron acusados de secuestrar en el año 2013 al ingeniero de telecomunicaciones Felipe Pérez. Ha habido rumores de que Pérez fue obligado a participar una “brigada de hackers” para construir una de las redes de radio clandestinas de los carteles.

Y en 2016, el capo del Cartel de Sinaloa, quien ya fue capturado, Dámaso López Núñez, supuestamente contrató a un hacker para que adelantara una campaña de desprestigio en las redes sociales contra los “Chapitos” —los hijos del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien se encuentra extraditado— cuando les estaba disputando el control de la organización a los hijos del capo.

La expansión de la internet de las cosas en Latinoamérica aumenta los temores por el crimen como una industria de servicios no sólo porque estos dispositivos suelen contener información personal vulnerable, sino también debido a que todos los dispositivos conectados pueden ser vinculados a los llamados botnets, enormes redes de computadores infectados que los hackers utilizan para llevar a cabo ataques de denegación de servicio distribuidos (conocidos en inglés como DDoS), con los cuales se pueden cerrar sitios web y sistemas de control industrial en línea sobrecargándolos de tráfico. De hecho, un informe elaborado en el año 2015 por la empresa Level 3 Communications reveló que en Latinoamérica se presentan el 12 por ciento de los eventos de DDoS en el mundo.

Además, los ataques DDoS y otro tipo de infracciones pueden tener un impacto directo en los esfuerzos de incautación de drogas. Los organismos policiales de Estados Unidos han informado que las organizaciones narcotraficantes mexicanas han vulnerado sus drones de vigilancia en la frontera y los han “engañado” con coordenadas de GPS falsas.

La web oscura

Pero es la web oscura —una colección de miles de sitios web a la que solo se puede acceder con software de navegación especial— la que ha llevado a que el crimen internacional se convierta en un mercado de servicios.

Usando sitios similares a Amazon en la web oscura, como Silk RoadAlphaBayand Playpen, que ya han sido cerrados, tanto criminales como piratas informáticos, funcionarios corruptos, terroristas y pornógrafos infantiles están formando redes cada vez más interconectadas y promoviendo lo que algunos han llamado la “globalización perversa“.

De Andrés señala que los carteles de Latinoamérica y el Caribe están utilizando la web oscura para encontrar compradores de grandes cargamentos de cocaína; por su parte, las pandillas centroamericanas han utilizado estos sitios para anunciar su disposición de participar en el tráfico transfronterizo. Otros narcotraficantes regionales han supuestamente utilizado foros web clandestinos para conseguir opioides sintéticos de Asia.

Pero en la web oscura se comercializan mucho más que narcóticos. Por ejemplo, la investigación sobre pornografía infantil internacional que llevó al cierre de Playpen permitió hacer capturas en Chile y Perú. Y México se ha convertido en “líder mundial” en esta industria ilegal, pues algunas de las más importantes investigaciones internacionales han dejado en evidencia el papel de la web oscura en el fomento de estos crímenes en el país.

Transacciones invisibles

De Andrés dice que la web oscura les permite a los criminales explotar tres funciones legítimas del internet moderno: la anonimidad, el cifrado y las monedas virtuales. Esta última ha revolucionado el lavado de dinero y ha llevado a que los crímenes financieros cibernéticos sean la principal prioridad de los investigadores.

Los grupos del crimen organizado están usando monedas virtuales centralizadas como WebMoney y Perfect Money, o criptomonedas descentralizadas como bitcoin, para ocultar mejor sus huellas financieras.

En Latinoamérica y el Caribe surgió el primer gran escándalo internacional relacionado con lavado de moneda virtual: el desmantelamiento, por parte del gobierno de Estados Unidos, del sistema bancario cibernético clandestino denominado Liberty Reserve, en el año 2013. Las autoridades dijeron que, antes de que fuera clausurado, dicho sistema logró lavar US$6 mil millones en transacciones ilícitas vinculadas al tráfico de drogas, fraudes de inversiones, fraudes de tarjeta de crédito, robo de datos y pornografía infantil.

Para confundir aún más a los organismos de seguridad, las organizaciones criminales latinoamericanas están utilizando redes de “mulas de dinero”, que dividen las transacciones virtuales y convencionales en sumas más pequeñas y así generan menos sospechas. De Andrés dice que cada mula recibe una comisión de entre 3 y 5 por ciento por cada transacción.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el lavado de dinero

Las organizaciones criminales también están utilizando sitios legítimos de compras en línea, donde se venden bienes y servicios legales, así como sistemas de pago de internet móvil como Remitly, Transferwise and Xoom, para organizar sus pagos.

De Andrés señala que en Latinoamérica, donde según la firma de investigación de mercados Forrester se proyecta que las ventas de comercio electrónico alcanzarán los US$42 mil millones en 2021, los grupos criminales suelen blanquear los dineros sucios a través de sitios web ficticios de aerolíneas y hoteles, mediante los llamados esquemas de lavado de transacciones. De Andrés dice además que él supone que la economía de distribución por la web oscura crecerá de manera paralela al comercio electrónico legítimo en los próximos siete a diez años.

A la par con las crecientes transacciones de comercio electrónico en la región, se encuentra el inevitable aumento de los fraudes de pagos, a través de transacciones “sin tarjeta”, mediante las cuales los criminales utilizan información de tarjetas robadas para obtener bienes en línea, así como esquemas de reembolsos, que implican disputas fraudulentas por  compras. Estos esquemas les están causando miles de millones de pérdidas a los comerciantes en línea y a los emisores de tarjetas, según un estudio de 2016 elaborado por The Nilson Report, una publicación especializada en transacciones con tarjetas de crédito.

De Andrés afirma que el 60 por ciento de los fraudes relacionados con pagos en Centroamérica y el Caribe tiene que ver con operaciones sin tarjeta. Y, según la empresa de análisis de mercado Juniper ResearchBrasil y México, dos de las economías más importantes de Latinoamérica, tuvieron en el año 2016 las más altas tasas de fraude de reembolsos en el mundo, con 3.5 por ciento y 2.75 por ciento, respectivamente.

¿Influencia terrorista?

Además de los temas antes mencionados, de Andrés hace especial énfasis en los vínculos entre las redes criminales suramericanas y las organizaciones terroristas islámicas.

A pesar de que por razones políticas se ha tendido a exagerar acerca de los temores en torno al terrorismo islámico en Latinoamérica, la web oscura se presenta como un camino fácil para que los grupos terroristas lancen ataques en una parte del mundo donde tradicionalmente han tenido poca presencia física. Refiriéndose al reclutamiento en línea de potenciales militantes en Trinidad y Tobago por parte de Estado Islámico, de Andrés percibe el riesgo de que los terroristas insten a sus seguidores en Latinoamérica y el Caribe a lanzar ataques contra importantes infraestructuras utilizando armas cibernéticas de grado militar que se venden en la web oscura.

De Andrés señala además la utilización de la web oscura para coordinar el envío transatlántico de cargamentos, que según él salen por los corredores de Centroamérica y el Caribe y se dirigen a África occidental, desde donde los grupos terroristas como Boko Haram transportan las drogas suramericanas a través del Sahara y las llevan a Europa; las ganancias que obtienen son utilizadas para financiar actividades terroristas.

Además, el lavado de dinero a nivel transnacional ha llevado a que en ocasiones los grupos criminales entren en contacto con organizaciones terroristas. Por ejemplo, fiscales de Estados Unidos sostienen que un presunto operador del grupo militante libanés Hezbollah utilizó comunicaciones encriptadas para coordinar actividades de lavado de dinero del grupo criminal colombiano Oficina de Envigado.

Enfrentar las amenazas

Para hacer frente a las crecientes amenazas en el ambiente cibernético, la ONUDD recomienda una estrategia de cuatro puntos: “prevención, colaboración, protección e investigación”.

El primer paso de esta estrategia consiste en que los gobiernos regionales generen conciencia e inviertan recursos para entrenar adecuadamente a los investigadores de crímenes cibernéticos. De Andrés dice que la iniciativa de la ONUDD para entrenar a la policía de El Salvador en la investigación de crímenes cibernéticos es un buen modelo de estrategia preventiva.

En segundo lugar, de Andrés llama la atención sobre la necesidad de una mayor coordinación entre los gobiernos latinoamericanos y los de otras regiones, con el fin de promover un mejor intercambio de inteligencia y la “armonización de la legislación”. Esto último implica específicamente la redacción de acuerdos multilaterales de asistencia mutua y tratados de extradición que permitan regímenes policiales más eficaces para enjuiciar los delitos cibernéticos. También recomienda que los gobiernos socios de Latinoamérica y el Caribe creen centros regionales contra los crímenes cibernéticos, que actúen como ejes continentales para el intercambio de inteligencia.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre la política de seguridad

En tercer lugar, de Andrés dice que los gobiernos regionales deben redactar leyes nacionales que reflejen más claramente la evolución de las tipologías de los crímenes cibernéticos y su intersección con el crimen organizado transnacional. Una sólida estrategia protectora también requerirá invertir en mejores recursos de seguridad en red y explorar nuevas vías para proteger los dispositivos del internet de las cosas, así como infraestructuras importantes, como oleoductos, centrales eléctricas e instalaciones de tratamiento de agua. Esto último es imprescindible dado que un informe de 2015, elaborado por la empresa alemana de seguridad de información Trend Micro y la Organización de Estados Americanos, señala que sólo el 21 por ciento de las organizaciones participan en el diálogo con los gobiernos sobre la resiliencia de sus principales infraestructuras frente a los ataques cibernéticos.

Por último, de Andrés reclama una estrategia basada en la inteligencia, y destaca la labor del Consejo Centroamericano y del Caribe de Ministerios Públicos, que reúne a los fiscales especializados en investigaciones sobre crimen organizado y a los expertos en la investigación de crímenes cibernéticos, para que cooperen en las diversas jurisdicciones.

Fuente. insightcrime

Saludos

Mario Meneses

El #CrimenOrganizado es la principal amenaza para la #LibertadDeExpresión. 


El oficio más peligroso.

Héctor de Mauleón. (Cuartoscuro)

“Me tenía sin cuidado el ídolo, lo que me preocupaba al escribir la nota eran los casos de las dos menores”. Habla el historiador y periodista Héctor de Mauleón, quien la semana pasada recibió el Premio Nacional de Periodismo –en la categoría de columna– del Club de Periodistas de México; próximamente recibirá la Medalla al Mérito en Ciencias y Artes de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. Los reconocimientos son muy merecidos, tomando en cuenta que Héctor publica de lunes a jueves la columna que ha revelado algunos de los fenómenos delictivos más estremecedores de los últimos tiempos. El ‘ídolo’ al que se refiere De Mauleón es el finado cantautor José Manuel Figueroa, mejor conocido como Joan Sebastian o El Poeta del Pueblo. Las dos menores son ‘Amanda’ y ‘Julieta’, víctimas de trata de personas, quienes de forma independiente identificaron en sus declaraciones ministeriales a Joan Sebastian como explotador sexual.

Publicar la columna “Joan Sebastian, señalado por víctimas de trata”
–donde simplemente se reproducen los testimonios de ‘Amanda’ y ‘Julieta’– le ha valido a Héctor una demanda y un nuevo dolor de cabeza. Lo acusan miembros de la familia Figueroa, de la cual forma parte Federico Figueroa (hermano del Poeta del Pueblo), quien ha sido señalado por el propio gobernador Graco Ramírez como líder del grupo delictivo Guerreros Unidos. La demanda es particularmente preocupante, pues fue presentada ante un juzgado de Morelos, donde es bien sabido que en los sistemas de procuración e impartición de justicia opera una mafia de funcionarios corruptos, dedicados a proteger los intereses de los criminales.

Desafortunadamente, la demanda de la familia Figueroa es sólo el último de los frentes que Héctor tiene abiertos como resultado de su labor periodística. El año pasado trascendieron las amenazas de las que fue víctima, luego de denunciar públicamente las prácticas mafiosas de la Asamblea de Barrios para apoderarse de predios ‘vulnerables’ (sólo en la Delegación Cuauhtémoc, donde se ubican varias de las colonias con mayor plusvalía de la capital, la Asamblea de Barrios ha ocupado más de 700 predios).

El caso de un edificio ubicado en la Calle Benjamín Hill, en la colonia Condesa, que se había convertido en base para el narcomenudeo y el cobro de cuota, adquirió particular notoriedad. Cosa excepcional, la presión de los medios y de los vecinos logró que se recuperara el inmueble. Posteriormente, Héctor Mauricio González, líder de la Asamblea de Barrios, fue detenido por despojo. Después de documentar ese caso, De Mauleón, junto con Denise Maerker y Rafael Pérez Gay, recibieron una avalancha de tuits que buscaban intimidarlos (incluyendo imágenes grotescas y amenazas de muerte). A De Mauleón también le han llegado rumores de que el líder de la Asamblea de Barrios, quien sigue preso, le guarda un profundo rencor.

En México investigar y denunciar el poder criminal es una labor esencial, pero tremendamente ingrata. En un país donde se puede criticar al gobierno (con algunas excepciones, como el caso que comenté la semana pasada), el crimen organizado es la principal amenaza para la libertad de expresión. Hemos cambiado el autoritarismo de los viejos tiempos, por una democracia con espacios de represión: las regiones y las actividades que controla el crimen organizado (que desafortunadamente constituyen ya enormes porciones del territorio y de la economía).

La Secretaría de Gobernación cuenta con un mecanismo para brindar protección a periodistas y defensores de derechos humanos amenazados. Desafortunadamente, las medidas de protección son intrusivas, e incluso pueden obstruir la labor de los beneficiarios (en las regiones más golpeadas por la delincuencia, la única forma eficaz de proteger a una persona amenazada es mandarla a vivir fuera de su localidad). En este contexto es importante que los medios y el gremio periodístico dejen del lado fobias y celos profesionales, y hagan frente común para defender a los periodistas amenazados, y para denunciar a los criminales.

La entrega del Premio Nacional de Periodismo, la semana pasada, no tuvo un carácter festivo. Se guardó un minuto de silencio por el brutal asesinato de Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua; un nombre más a una lista larga. En su discurso, Héctor de Mauleón lamentó que el periodismo se haya convertido en el oficio “más peligroso del mundo”. Sin embargo, cuando platico con Héctor en privado, no percibo miedo en su voz, sólo un profundo malestar por el asfixiante poder intimidador que las mafias criminales han acumulado en el país, y que en ocasiones se confunde con el poder político y hasta con el poder judicial. Para mi sorpresa, en otros momentos de la conversación Héctor cambia de tono y me pide que le “dé nota”. Ni las amenazas ni las demandas lo han doblegado. Héctor de Mauleón quiere seguir desentrañando el lado oscuro de México y siempre está ávido de nuevas pistas.

Twitter: @laloguerrero

Fuente: www.elfinanciero.com.mx

Saludos

Mario Meneses

Las extorsiones de las que ha sido objeto la #CFE ponen de presente que los grupos criminales están aprovechando las debilidades del Estado mexicano.


Soldados patrullando planta eléctrica en el estado de Michoacán

Escrito por Leonardo GoiViernes, 24 Marzo 2017 

Los grupos del crimen organizado están extorsionando a la compañía de electricidad federal de México, lo que indica que las organizaciones criminales están explotando la debilidad del Estado para incrementar sus ingresos.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México ha sido objeto de las extorsiones de los grupos del crimen organizado en el norte y el oeste del país, informó Zeta Tijuana.

Según Gustavo Cuevas, ejecutivo de CFE, los delincuentes están presuntamente diciéndoles a las empresas locales que no le paguen por sus servicios a la empresa de energía, y que en su lugar les paguen a los grupos del crimen organizado.

“Llegan a una empresa, a una maquiladora, y le dicen: ‘A partir de ahora tú no pagas la luz. Me la vas a pagar a mí’”, le dijo Cuevas a Reforma.

Al mismo tiempo, los grupos criminales están presuntamente amenazando a los empleados de CFE para que no les corten el servicio de energía a las empresas que les están pagando a los criminales en lugar de hacer los pagos a la empresa de energía.

“Pero tampoco se le puede cortar [la energía a estas empresas], porque también está amenazado el superintendente de la CFE”, explicó Cuevas.

Cuevas también denunció que, aunque la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y el personal de la Armada de México deben ayudar a proteger las 125 plantas de energía de CFE, los grupos del crimen organizado les han ordenado a los superintendentes de la compañía que retiren el personal de seguridad asignado a las plantas.

“Les puedo asegurar que el personal [de CFE] ya ha pedido retirar los helicópteros usados para vigilar las líneas de alta tensión”, dijo, y agregó que los criminales “han llamado para decir: ‘quita tu helicóptero o lo bajo’”.

Análisis de InSight Crime

Las extorsiones de las que ha sido objeto la CFE ponen de presente que los grupos criminales están aprovechando las debilidades del Estado mexicano para consolidar su control sobre las comunidades y para aumentar sus ganancias.

Por cierto, CFE no es la primera empresa de energía que ha sido víctima del crimen organizado en México. El robo de combustible de Pemex, la petrolera estatal mexicana, ha aumentado dramáticamente en los últimos años. La Fiscalía General de la República de México registró un promedio de 1,6 incidentes de robo de petróleo por día en 2010. En el año 2015, esta cifra había aumentado a 8 por día. Esta práctica ha sido por mucho tiempo un lucrativo negocio de los grupos criminales del país, en especial de Los Zetas y el Cartel del Golfo.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el hurto de petróleo

Pero México no es el único país de la región cuya infraestructura energética ha sido afectada por el crimen organizado. Se sabe que grupos de milicianos de Río de Janeiro, Brasil, han obligado a los residentes de las favelas a pagar servicios como lo son el gas y la electricidad a precios inflados, y que al parecer utilizan su control sobre las comunidades locales para influir en los resultados electorales.

Sin embargo, el caso de México parece potencialmente más nefasto que el de Brasil. Al prohibirles a las empresas locales que les paguen por el servicio de electricidad a la CFE, los grupos del crimen organizado mexicano están en efecto sumiendo a la empresa estatal en un círculo vicioso. Si las empresas no le pagan a la CFE, los ingresos de la compañía disminuirán y no tendrá el dinero requerido para los costos de seguridad, lo que a su vez significa menos protección frente a los grupos del crimen organizado.

Fuente: es.insightcrime.org

Saludos

Mario Meneses

El #GobiernoMexicano ha fracasado en materia de #Seguridad.


Durante los últimos años en México se ha incrementado de forma alarmante el numero de homicidios, secuestros y desapariciones forzadas de personas a consecuencia de violentas pugnas entre poderosas organizaciones delictivas que compiten por el control del narcotráfico y otras actividades ilícitas lucrativas.
Como reacción, el gobierno mexicano decidió militarizar diversas regiones del país, generando con esto un clima de caos y temor que predomina en todo México, ya que el combate frontal a la delincuencia organizada, ha provocado un fuerte incremento del número de homicidios, torturas y otros abusos por parte de los miembros de las fuerzas de seguridad.
Asimismo, para combatir la descomposición social e institucional que se vive, el Presidente Enrique Peña Nieto, ha impulsando un paquete de reformas en materia de seguridad con el objeto de revertir la crisis por la que atraviesa el país, militarizando los cuerpos policiacos e integrando a miles de soldados y marinos a la Gendarmería Nacional para sustituir a la Policía Federal en el combate al crimen organizado, pero es importante mencionarse, que este modelo en el que militares asumieron labores policiacas ya ha fracasado en el pasado, es un cuento autoritario de dictaduras como las de Francisco Franco en España, Augusto Pinochet en Chile y Alberto Fujimori en Perú.
En México, desde 1999, el entonces presidente Ernesto Zedillo, decidió transferir soldados del ejército para formar la Policía Federal, Vicente Fox y Felipe Calderón, siguieron el ejemplo con el mismo resultado negativo, se incrementaron los índices de criminalidad, aumento la violencia, se dispararon los niveles de corrupción y las violaciones a derechos humanos se convirtieron en algo cotidiano. En pocas palabras, la militarización de los cuerpos policiacos y la Gendarmería Nacional, son un remake de otros libretos del pasado, nada original, nada nuevo, nada que vaya a funcionar, pero eso si, con nuevos y más atractivos crímenes cometidos por el Estado como sucedió en Ayotzinapa, Guerrero.
Por lo anterior, la estrategia del gobierno para combatir la delincuencia organizada a través de la nueva Ley de Seguridad Interior, resultará ineficaz, cuando existen policías y políticos que forman parte de las estructuras criminales, la creación de una nueva policía de mando único con las mismas bases putrefactas es insuficiente, se trata de una propuesta superficial que arrastrará al Presidente Enrique Peña Nieto a un abismo sin fondo.
México, es un país donde la impunidad se ha convertido en una forma de gobierno, mientras los involucrados en la corrupción de alto nivel no sean controlados mediante mecanismos ciudadanos, el país continuará igual o peor a pesar de que nuestros políticos propongan millones de reformas como la Ley de Seguridad Interior. ¿Quizás en estos momentos y ante las recomendaciones de la ONU en materia de derechos humanos, resulta interesante cuestionarnos si fue adecuado que la Secretaria de Gobernación absorbiera a la Secretaria de Seguridad Pública? 
El Presidente Peña Nieto, debe blindar el sistema de seguridad antes de cualquier intento por modernizarlo. Militarizar los cuerpos policiacos será un grave error del gobierno debido a que en cada región del país se presentan fenómenos sociales distintos y no pueden atacarse de la misma forma. Por ejemplo, tanto en Ayotzinapa como en Noxchitlan, el ejercito intervino en los conflictos, actuando de la misma forma represora que caracteriza al actual gobierno federal, generando con sus acciones un conflicto social severo para los mexicanos.

Conforme a lo anterior, podemos concluir que la gendarmería nacional, el mando único policiaco y en general la militarización de los cuerpos policiacos son estrategias superficiales para solucionar los problemas de seguridad por los que traviesa México, un policía de la frontera requiere de distinta capacitación que un policía que combate el narcotráfico, por lo que una política pública encaminada a la unidad de los cuerpos policiacos generará ingobernabilidad.

En este sentido, ante el evidente fracaso del gobierno para restaurar la paz social, surge la necesidad de que exista un cambio de rumbo en materia de seguridad, el proyecto de la gendarmería nacional simplemente no funcionó y a falta de policía seria, más bien de políticos capacitados en el tema, la inseguridad continuará creciendo en todo el territorio nacional de forma descontrolada de la mano de los grupos de autodefensa que no han dejado de existir.

México, está en crisis no por sus instituciones, no por sus leyes, no por sus policías, no por su pueblo; sino por sus políticos corruptos, los esfuerzos del gobierno federal para combatir la corrupción y la delincuencia son un intento de curar un cáncer con una aspirina. Al Presidente Peña Nieto le urgen cambios en materia de seguridad, han fallado todas las estrategias, cada día estamos peor y esta situación está arrastrando a nuestro país a un colapso generalizado de todos los sectores del Estado.
Saludos
Mario Meneses

CIESAS y UAM Azcapotzalco acaba de publicar un estudio exhaustivo sobre “La Privatización de la #SeguridadPública en metrópolis mexicanas. Retos institucionales, socio-culturales y territoriales”


 

Las paradojas de la seguridad

Martín Espinosa
10/06/2015

Mario Meneses
Seguridad Personal y Profesional.

#México, ¿ #EstadoFallido ?


 

san-lazaro-clausurado
México, ¿Estado fallido?

 

Fernando Buen Abad Domínguez

“No hay ningún poder en el mundo capaz de resistir a la clase obrera, una vez que ésta se movilice para transformar la sociedad”. Ted Grant

Aunque suena a eufemismo, el sello de “Estado Fallido”, que califica el desempeño del Estado burgués y sus Gobiernos en México, tiene el valor provisional de servirnos para hacer un recuento de fracasos y traiciones propias de un Estado que, por definición, sucumbió a los embates coloniales del imperio yanqui. Ha sido incapaz de cumplir con sus propias mentiras. La soberanía ha sido asesinada. Hay que recordar: no merece esperanza alguna el Estado burgués que sólo tiene el destino que Marx ya definió hace tiempo. Tampoco abriguemos confianza en un Estado de gerentes, impuesto por la vía del fraude, para entregar recursos naturales, para regalar la mano de obra, para reprimir a la clase trabajadora y para hundir al país en un modelo de alienación y humillaciones ya inmarcesibles.

Era de esperarse desde su origen. Es “Fallido” el Estado burgués en México porque es incapaz de garantizar la defensa del territorio y la defensa de los recursos naturales. Es “Fallido” porque es incapaz de garantizar la democracia. Es “Fallido” porque es incapaz de garantizar el ejercicio independiente de la Justicia. Es “Fallido” porque es incapaz de frenar al “Crimen Organizado” y su metástasis en todas las estructuras sociales y culturales del país. Es “Fallido” porque es incapaz de ejercer rectoría alguna en materia de democracia comunicacional. Es “Fallido” porque es incapaz de garantizar el derecho a la educación, el derecho al trabajo, el derecho a la salud, el derecho a la alimentación… Es “Fallido” por todo eso junto y porque además profesa, desde su cuna, una moral entreguista y rastrera, adoradora del imperio yanqui al que sirve de las maneras más ignominiosas que uno pudiera haber imaginado.

Ese carácter “Fallido” no proviene de una calamidad del destino ni de una mala pasada de la suerte. Ese “Fallido” es un plan concreto diseñado para atacar a la clase trabajadora y para secuestrar la economía mexicana con todas sus riquezas, que son enormes y son más que suficientes para asegurar a los mexicanos un buen vivir duradero. Ese carácter de “Fallido” es una decisión, es un plan, que no surge por culpa de funcionarios ignorantes o ineficientes, todo lo contrario, son gerentes entrenados y con buenas calificaciones para la traición, para la explotación laboral y para el saqueo del país. Y son sirvientes eficaces a la hora en que hay que dar la orden (las muchas formas de las órdenes autoritarias) para reprimir, matar o desaparecer a todos aquellos que resulten incómodos a su plan neoliberal. Por eso asesinaron y desparecieron a los estudiantes de Ayotzinapa.

Es un “Estado Fallido” que no es víctima de la corrupción sino su artífice principal, porque extiende la corrupción empresarial al conjunto del país y la hace invisible disfrazándola como “problema estructural”, como “problema cultural de todos los mexicanos” o como folklore del cinismo que convierte en parte del paisaje el poder del dinero por encima de toda ley. Es esa la regla de oro tatuada silenciosamente en el alma de los gerentes burocráticos que se hacen pasar por “políticos” ungidos por alguna suerte de fraude propio o de sus jefes.

La expresión “Estado Fallido” no nos distrae del significado más profundo que la burguesía le asigna a sus siervos “gobernantes” encargados de proteger la “propiedad privada”, saqueada a los pueblos por la clase dominante. Son ellos, con todo su aparato, recaudador de impuestos, asignador de infracciones, monopolizador de las herramientas represivas policíacas y militares… ellos inventaron el concepto moderno del Estado y sus funciones “supremas” que nos son otras que darle mantenimiento privilegiado a la vida ostentosa de la burguesía y evitar (vigilar y castigar) para que el proletariado no interrumpa la pachanga.

Así que el “Estado Fallido” burgués en México hoy es “Fallido” en doble sentido. Al menos. Por una parte ha fallado a sus jefes y ya es incapaz de mantener a raya al proletariado insurrecto que eleva su conciencia y piensa en transformar al mundo y, por otra parte, ha fallado a sus propias argucias ideológicas que le dan “razón (burguesa) de existir” para sí y para sus planes de burocracias reformistas sectarias. No es “Fallido” para el pueblo simplemente porque no lo representa, porque es su enemigo también, aunque fabriquen todo tipo de engaños para vivir en esa “delgada línea”, transformista y ambigua, de la demagogia del verdugo.

El Estado burgués debe ser tomado por los trabajadores para ser transformado íntegramente y sin demoras. Con su fuerza y su ingenio la clase trabajadora hará del Estado una herramienta simplificada que se transformará sistemáticamente en herramienta aceleradora de su propia disolución. Más temprano que tarde. Lenin lo explicó con precisión extraordinaria. Marx y Engels lo vieron claro y es llamativo el poco trabajo crítico que se dedica a la comprensión del papel del Estado burgués, y las tareas de los trabajadores, para diluir toda confianza, toda demagogia y toda ilusión por más creativas que sean las campañas de propaganda y la parafernalia electoral burguesa siempre traidora de los pueblos.

México tiene una oportunidad extraordinaria para mirar el rostro desnudo de un “Estado Fallido” que hoy, para colmo de males, asesina estudiantes, que los desaparece y que sólo atina a inventar “pactos” de cúpulas para asegurarse perdurabilidad con acuerdos mafiosos y con más militarización, espionaje y acoso contra el pueblo trabajador. México tiene una oportunidad magnífica para movilizarse organizado, para sumar fuerzas en la única fuerza que puede salvarnos que es su clase trabajadora, cada día más consciente de su independencia política y de sus tareas transformadoras, de cabo a rabo, en un país que no soporta más a las mafias PRIANRD-TELEVISA que se adueñaron del poder y que hoy son protagonistas de ese “Estado Fallido” al que, si queremos sobrevivir, debemos extinguir y pronto.

Fuente: Rebelión/Universidad de la Filosofía

Saludos

@MarioMeneses_

 

La #Criminalidad como una forma de movilidad social


 

La criminalidad como una forma de movilidad social

POR: Leo Zuckermann
Leo Zuckermann

Hace poco leí un estupendo artículo del famoso ensayista canadiense Malcom Gladwell en la revista The New Yorker. Titulado The crooked ladder (en español podría traducirse como “la escalera torcida”, aunque el adjetivo también podría ser “fraudulenta” o “deshonesta”), trata sobre un tema fascinante: ¿Es el crimen organizado una forma que tienen los individuos con pocas oportunidades de mejorar su situación social? ¿Qué pasa con las generaciones futuras de los delincuentes organizados? ¿Se convierten en respetables hombres de negocios gracias a la fortuna acumulada originalmente en actividades ilícitas?

Gladwell cita a Robert K. Merton quien hace seis décadas hizo un estudio para ver cómo reaccionaban los estadunidenses frente a la presión cultural de tener éxito en América y subir en la pirámide social. Uno de los grupos que encontró el renombrado sociólogo fueron los “innovadores”. Resulta que la gente de la parte más baja de la pirámide, sobre todo inmigrantes recientemente llegados a Estados Unidos, eran los más creyentes en el “sueño americano”. No conformes con su situación, y viendo que era difícil tener éxito en una sociedad estratificada con pocas oportunidades para los desembarcados, encontraron una alternativa para hacer realidad su sueño: subir la pirámide por una escalera torcida, fraudulenta o deshonesta.

Se convirtieron en criminales. No es gratuito que, a finales del siglo XIX y principios del XX, las principales bandas mafiosas fueran de inmigrantes irlandeses, judíos e italianos. Se dedicaron a todo tipo de negocios ilegales como la prostitución, la venta de protección, la extorsión y el juego. Tuvieron un momento de gloria cuando el Congreso estadunidense tomó una de las decisiones más estúpidas de su historia: prohibir las bebidas alcohólicas. Ahí se hicieron verdaderas fortunas en la venta del producto ilícito. Luego, cuando se volvió a legalizar el alcohol, se dedicaron a otras drogas.

Lo interesante es que aquella generación de mafiosos, contra lo que se presenta en las películas de El Padrino, eventualmente fueron subiendo la pirámide social operando ya negocios lícitos. La escalera torcida sí les sirvió. Con la fortuna obtenida de manera ilegal, hijos y nietos de los mafiosos se convirtieron en ciudadanos modelo, muchos de ellos exitosos en diversos campos de la sociedad. Hicieron real el sueño de don Corleone de que por lo menos uno de sus hijos, Michael, fuera un americano hecho y derecho.

Lo interesante de la pieza de Gladwell es la diferencia con los nuevos mafiosos de hoy en día. Las mafias de ahora siguen siendo de grupos de la parte más baja de la pirámide social que, ante la falta de oportunidades, deciden escalar de manera deshonesta. Son, sobre todo, afroamericanos y latinos. La diferencia es que los criminales organizados de antes solían durar mucho tiempo en las calles de tal suerte que podían dar el salto a negocios lícitos. Los de ahora, en cambio, terminan muy rápido en la cárcel, huyendo de las autoridades o de plano asesinados. Esto es lo que demuestra otro libro, citado por Gladwell, de la socióloga AliceGoffman (On the Run: Fugitive Life in an American City).

¿Qué explica esta diferencia? Nada menos que el papel de las autoridades. Antes la policía toleraba la prostitución, la venta de drogas y el juego, sobre todo por la corrupción existente. Pero ahora, de acuerdo a Goffman, la policía se ha vuelto más eficaz y dura en perseguir a los criminales organizados en parte, según ella, porque la corrupción policial se ha reducido de manera importante en Estados Unidos. Esto ha generado que la estructura criminal esté siendo constantemente amenazada por las autoridades con citatorios, apariciones en las cortes, juicios y encarcelamientos. Muchos de los delincuentes de plano deciden escaparse. Otros terminan asesinados producto de la violencia criminal. De esta forma, la escalera torcida ya no sirve para escalar.

Al terminar el artículo de Gladwell, uno acaba preguntándose qué pasará aquí en México. ¿Será el crimen organizado una manera de escalar la empinadísima pirámide social que existe en el país? No lo sé. Voy a buscar estudios académicos. Por lo pronto, me parece muy interesante el argumento de que individuos ambiciosos, ante la falta de oportunidades, delincan como una forma de movilidad social y, si la policía los deja, puedan lograrlo convirtiéndose, eventualmente, en ciudadanos modelo.

Fuente: Excelsior            Twitter: @leozuckermann

Saludos

@MarioMeneses_

Unidos Hacemos la Diferencia


 

¡Bienvenidos a Unidos Hacemos la Diferencia! Unidos Hacemos la Diferencia, es el sitio web de la Comisión Unidos Vs Trata que busca ser un observatorio del fenómeno de la trata de personas en México.

Proporciona documentación y comunicados de los avances y actividades sobre la trata de personas, así como videos de ayuda para entender el fenómeno y las noticias diarias sobre la trata de personas. Defender la ley, a víctimas y a sobrevivientes es tarea de todos. NoalretrocesodeLeyVS.Trata.

Conoce la actual ley en la opinión de expertos en derechos humanos y fiscales involucrados contra el delito de trata de personas. ¡No demos marcha atrás!. Utiliza HT #Noalretrocesoleyvstrata 01800-5533-000 es el número del call center VS. trata, comparte la información y promueve la denuncia. ¡Unidos hacemos la diferencia!

Tu denuncia es importante

Tu denuncia es fundamental para terminar con este delito que viola todos los derechos humanos.

Para atención personalizada, tu denuncia es anónima al 01800-5533-000

Puedes usar también un formulario en el sitio y daremos seguimiento a tu denuncia.

Rosi Orozco es la Presidenta de la Comisión Unidos vs Trata.

Fuente: http://unidoshacemosladiferencia.com/