Seguridad a la cumbre del G20


seguridad a la cumbre del G20
Los trabajadores y técnicos del Invap presentaron recientemente el radar en Chile.

Radares de Invap darán seguridad a los presidentes en el G20

La Fuerza Aérea contrató al organismo rionegrino. Se espera la presencia de Trump, Putin, Merkel, y Theresa May.

10 ENE 2018 – 00:00

Invap, la empresa estatal rionegrina, ayudará con los radares que fabrica en Bariloche a darle seguridad a la cumbre del G20 que se reunirá en noviembre en Buenos Aires. La Fuerza Aérea la contrató para desarrollar un nuevo modelo y para el upgrade de otros dos aparatos que controlarán el espacio aéreo. Será un momento de máxima seguridad para nuestro país porque estarán en una misma ciudad líderes como el estadounidense Donald Trump, el ruso Vladimir Putin, la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y la británica Theresa May.

Lo que la Fuerza Aérea e Invap firmaron son dos contratos. Uno por la provisión de un nuevo Radar de Mediano Alcance (RAM 2) y la modernización de una unidad TPS-43. El otro, para la actualización del radar MTPS Prototipo.

El acuerdo fue firmado entre Enrique Amrein, jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, y Marcelo Basigalup, subgerente general de la empresa.

El RAM 2 es la evolución de un aparato que hace seis años Invap comenzó a fabricar para el Estado nacional, el Radar de Alcance Medio Experimental (RAME), y que ya está instalado en Tartagal (Salta), San Pedro (Misiones), Ingeniero Juárez y Las Lomitas (en Formosa). Sus partes entran en contenedores diseñados para tal fin y podrían caber en camiones o un avión como el Hércules.

El paso del viejo al nuevo modelo “refleja la experiencia de uso en campañas realizadas en diferentes zonas de nuestro país con este radar”, informaron desde la empresa.

Con los radares móviles TPS-43 y W-430, que la Fuerza Aérea adquirió hace más de 50 años, se llevará a cabo una profundización del proceso de modernización que ya había realizado Invap.

El contrato da un poco de aire a la empresa rionegrina, que vive de lo que desarrolla y vende, sin aportes de ningún Estado. La pausa al Plan Espacial Argentino, con la interrupción del desarrollo del satélite Arsat-3, puso a la compañía en una situación difícil. El año pasado anunció que buscará nuevos horizontes de negocios porque, además, el gobierno nacional discontinuó contratos que guardaban relación con la televisión digital.

Entre los nuevos horizontes, el gerente general Vicente Campenni reveló el año pasado que estaban en tratativas para hacer pie en el área de Seguridad y consolidarse en Defensa.

En materia satelital, se trabaja en el segundo de los Saocom (ver aparte). De todos modos, la gran apuesta de la empresa este año en el contrato para la construcción de un reactor nuclear en Holanda, para la empresa Pallas.

Datos
2  son los contratos cerrados. Uno es para la provisión de un nuevo radar RAM 2 y la modernización de TPS-43.
3.260  son los millones de pesos que facturó la empresa rionegrina INVAP durante el último ejercicio, según los balances.
El Saocom 1A terminó la integración
El Satélite Argentino de Observación con Microondas (Saocom) terminó de armarse en el cuarto limpio de Invap la semana pasada. Se trata del primer aparato de una de las dos constelaciones que tiene el proyecto, que se propone la observación de la Tierra con un radar de apertura sintética (SAR, por sus siglas en inglés) que fue diseñado para detectar la humedad del suelo.
La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), dueña del proyecto, informó que “el ‘cuerpo’ del satélite y los ‘ojos’ con los que observará la Tierra están comunicados, con todas las interfases conectadas en forma correcta, en buen estado y seguras”.
Con la antena integrada, el Centro de Ensayos de Alta Tecnología (Ceatsa), una sociedad entre la estatal nacional Arsat e Invap, comenzará a someter el aparato a las pruebas que simulan las condiciones a las que estará sometido en el lanzamiento y en su órbita en el espacio, además de testear las condiciones de comunicación.
Saludos
Mario Meneses
Anuncios

La ignorancia es más peligrosa que la #LeyDeSeguridadInterior


Miembros de la Marina y soldados marchan en la CDMX, 2016. Foto: Carlos Tischler/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

En estos días, leo y escucho por todos lados lo terrible de la Ley de Seguridad Interior, incluyendo que entrarán soldados a nuestras casas, tomarán las calles y cometerán todo tipo de tropelías.

Francamente, creo que hay una incomprensión enorme de conceptos básicos. En México, hay tres instituciones militares permanentes dependientes de dos Secretarías de Estado: el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada; el comandante supremo es el Presidente.

El Ejército y la Fuerza Aérea Nacionales tienen la misión de defender la integridad, independencia y soberanía de la nación mexicana, garantizar la seguridad interior, auxiliar a la población en casos de necesidades públicas, realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país y, en casos de desastre, presentar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio a las personas, sus bienes y la reconstrucción de zonas afectadas.

La Armada de México tiene como misión emplear el poder naval de la Federación para la defensa exterior y coadyuvar en la seguridad interior del país.

Digo esto porque parece que muchos creen que atribuciones básicas de las Fuerzas Armadas les serán concedidas con la Ley de Seguridad Interior, y otros parecen querer que nuestras Fuerzas Armadas solo tengan funciones ornamentales en el desfile del 16 de septiembre.

Ceremonia de clausura del curso básico de formación #Militar 2016-2017, en las instalaciones del Heroico Colegio Militar.


Se gradúan 1,092 cadetes del curso básico de formación militar

La Secretaría de la Defensa Nacional llevó a cabo la ceremonia de clausura del curso básico de formación militar 2016-2017, en las instalaciones del Heroico Colegio Militar,  ubicado en Tlalpan,  Ciudad de México, la cual fue presidida por el titulas de la secretaría, Salvador Cienfuegos.

Fueron graduados 1,092 cadetes, de los cuales 236 son mujeres y 855 hombres, provenientes  de los planteles educativos del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos, entre ellos del Heroico Colegio Militar, Escuela Médico Militar, Escuelas Militares de Ingenieros, Transmisiones, Odontología, Oficiales de Sanidad, Enfermería, Escuela Militar de Aviación y de Especialistas de la Fuerza Aérea.

Este curso está diseñado para que los cadetes de nuevo ingreso se adapten a la vida militar dentro de los planteles que eligieron para iniciar su carrera, tiene una duración de seis meses y se divide en tres fases. Es este paso el inicio de su formación militar.

El cadete encargado de brindar el discurso de graduación aseguró:

“Ahora puedo decir, a diferencia de hace apenas muy corto tiempo, que conocemos el significado de lo que representa portar el uniforme e insignias de las fuerzas armadas mexicanas y que comprendemos la enorme responsabilidad de velar por el futuro y bienestar de miles de familias, que han depositado su confianza en nosotros.”

Fuente: revistamasseguridad

Saludos

Mario Meneses

¿Policía Federal de México opera sin manual de uso de fuerza?


Insight Crime

Oficiales de la Policía Federal mexicana
Oficiales de la Policía Federal mexicana

Escrito por Arturo Ángel* Martes, 16 Junio 2015

La principal institución de seguridad civil del país, la Policía Federal, opera sin que se conozca públicamente un manual que defina cuándo y cómo pueden usar la fuerza sus más de 40.000 agentes.

A diferencia del Ejército y la Marina —las otras dos fuerzas federales que participan en operativos de combate al crimen y seguridad pública— la corporación dirigida por el comisionado Enrique Galindo no ha querido revelar los datos mencionados pese a que se han hecho distintas solicitudes de transparencia. El manual de uso de la fuerza de las fuerzas militares fue publicado en el 2014. Ahí se establece por ejemplo, que no se puede disparar a través de paredes o ventanas o a coches en movimiento.

Este artículo apareció originalmente en Animal Político y fue editado y publicado con permiso. Vea el original aquí

Pero del lado de Policía Federal no hay disponible públicamente un manual de ese tipo. Lo único que se puede revisar son lineamientos generales de uso de la fuerza publicados en el 2012 por la ya desaparecida Secretaría de Seguridad Pública (SSP), y en los que se establecía que debería de existir un manual que contuviera las reglas.

El pasado viernes 22 de mayo policías federales “abatieron” a 42 personas, en lo que es el enfrentamiento con el mayor saldo humano en la historia reciente de combate al crimen organizado.

Según lo dicho por testigos y por los propios mandos, se disparó a los agresores escondidos en dos edificios incluso desde un helicóptero. Públicamente es imposible verificar si ese tipo de acción está permitida porque no se puede consultar documento alguno.

Los “lineamientos” de la Policía Federal

En 2012, cuando todavía existía la SSP (que luego fue reemplazada por la oficina del Comisionado Nacional de Seguridad) se publicaron los denominados “Lineamientos generales para la regulación del Uso de la Fuerza pública por las Instituciones policiales y órganos desconcentrados en la SSP”.

El documento aborda el marco general en cuanto al uso de la fuerza. Se establecen cinco principios para el uso de la fuerza, así como cinco niveles de fuerza (a diferencia de los cuatro que contempla el Ejército).

El último de esos niveles es el uso de la fuerza letal, es decir, de armas de fuego que pueden terminar con la vida de otra persona. Según el documento, la fuerza letal podrá emplearse “cuando los otros medios resulten ineficaces”. Se plantea que esto deberá hacerse con “moderación” y buscando “reducir al mínimo las lesiones o los daños”.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

“Las Instituciones Policiales encargadas de […] preservar el Estado de Derecho especificarán las reglas para el uso de la fuerza pública en los manuales que contengan los procedimientos de actuación” indica el capítulo tres de esos lineamientos.

Un ciudadano pidió a la Policía Federal que se le facilitara una versión del manual de Uso de la Fuerza, pero la corporación dijo que tal documento era inexistente y que lo que estaba disponible eran los lineamientos generales publicados en el 2012.

El manual militar

El Manual de Uso de la Fuerza, de aplicación Común a las tres Fuerzas Armadas da luz verde a militares, marinos y miembros de la Fuerza Aérea para usar fuerza letal —como se le conoce técnicamente a las armas de fuego— en contra de potenciales agresores incluso antes de que estos ataquen primero. Pero existen condiciones.

De entrada el manual establece que deben cumplirse cinco requisitos básicos para que se legitime el derecho a la defensa y por lo tanto proceda una respuesta de cualquier tipo: 1) que exista un intento de agresión; 2) que la amenaza sea real y no hipotética; 3) que el hecho sea actual o inminente; 4) que se analice racionalmente la posibilidad de defensa; 5) que no haya habido provocación de parte de las autoridades.

En resumen, se trata de que haya una respuesta que sea acorde con la amenaza o el tipo de agresión que se esté recibiendo.

Llegado a ese punto los militares deben seleccionar entre cuatro niveles de uso de la fuerza. El último de los niveles es el de “fuerza letal” que es válido cuando “los agresores o transgresores amenacen al personal de las fuerzas armadas o a terceros con armas de fuego, explosivos, vehículos”. Es decir, no es necesario que los militares esperen al primer disparo para que ellos abran fuego.

 

Pero el manual establece algunas reglas que deben seguirse al momento de usar las armas, entre ellas la prohibición a los soldados y marinos de disparar a través de paredes, ventanas o barreras sin que haya claridad de quienes están realmente dentro.

También está prohibido —y de hecho constituye un uso indebido de la fuerza letal— el disparar en contra de vehículos en movimiento excepto cuando exista el riesgo de que alguien resulte lastimado si no se lleva a cabo.

Número desconocido de muertos por acciones policiales

Los datos oficiales más recientes de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina, revelados a través de solicitudes de transparencia, arrojan que de diciembre de 2006 a 2014, un total de 4.074 presuntos agresores han muerto en los enfrentamientos en contra de las fuerzas armadas. El promedio en ocho años sería de hasta dos civiles muertos en choques con los militares todos los días.

Si se toma en cuenta que en ese mismo periodo aproximadamente 200 elementos de las fuerzas armadas murieron en los operativos contra el narcotráfico, la diferencia entre uno y otro es importante. Por cada militar muerto hay 20 sicarios presuntamente abatidos.

A diferencia de las fuerzas armadas, la Policía Federal no ha querido revelar el número de civiles muertos en choques con sus agentes en los últimos años. En varias solicitudes de transparencia, los ciudadanos pidieron a la Policía Federal conocer el número de civiles abatidos en enfrentamientos con los agentes, pero la respuesta fue que no se puede dar ese dato ya que “es facultad del Ministerio Público iniciar las averiguaciones por homicidio”.

Fuente: insightcrime.org

Saludos

@MarioMeneses_